Hablas como si supieras todo de mí,
De quién soy, a dónde voy, qué pienso y espero.
Como si importara el tiempo y como si saberte fuera algo bueno.
Todo es momentáneo y ya no hay vuelta atrás
Estás en un error, estás dejando ir la vida.
Descuida, ya no espero nada
Ya no quiero buscarte, ya no quiero llamar
Ya me acostumbré a esto de no hablarte, a no esperarte… a no insistir.
Llenar de palabras, frases y miradas dejando todo con un “Lo siento”
Una frase vacía de la que no conoces significado.
Simplemente la has gastado demasiado.
Gracias por el tiempo que pasamos.
Por creer que llegaste a conocerme en algo,
Alimentando fantasías de un futuro inexistente,
Porque hoy puedo hablar de lo nuestro, de lo que no puede ser,
De las cosas que nunca existieron.
Y reír de mi propia estupidez y credulidad.
Tantas discusiones que no llegaban a nada,
Esos intentos de tener una amistad,
Mismos que terminaban en besos o en el sofá,
De traicionarme a mí misma, a mis creencias, al amor;
Intentando burlar al destino y convenciéndome de estar bien.
La realidad es que perdimos el piso y comenzamos a mentir.
Yo hacía como que no sabía por verte un día más,
Tú negabas que nos estábamos alejando y fingíamos.
Actuábamos una relación y no hacíamos nada
Se te hizo fácil olvidarme, reemplazar todo
Y no puedo entender nada, no nos entiendo.
Solo sé que hoy es 6 de septiembre,
Que quiero correr y abrazarte, buscar tu refugio,
Era interesante desvivirme los días 6 por ti
Te olvido poco a poco, no quiero más tratos
Juntos matamos todo, te quiero y se feliz.

Comenta en el recuadro