Tener a nuestros niños enfermos es un problema, y si le agregamos que lo que les sucede es que tienen un dolor de garanta que no les permite ni siquiera alimentarse, ahí ya la preocupación es mayor.

Existen una serie de trucos que nuestras abuelas tenían para aliviar la irritación de las tiernas gargantas y flemas de todos los niños de la familia.

En cualquier época del año, un leve cambio de temperatura en el ambiente, un chaparrón que nos agarre de improviso y el dolor de garganta se instala como uno de los síntomas más comunes en los catarros o resfriados. Algunas de las veces, el que ocasiona estos tan molestos síntomas suelen ser virus o bacterias que nos vamos agarrando desde respirar cerca de un enfermo o simplemente por contacto con los gérmenes en los lugares más insólitos e imaginados. Por más que nos pongamos antisépticos en las manos, los síntomas aparecen y terminamos con la garganta al rojo vivo y con un malestar generalizado tan molesto en los chicos como en los adultos.

Pocas veces, son producto de infecciones bacterianas por estreptococo, infecciones bacterianas que requieren la visita a un profesional de la salud que nos termina recetando antibióticos y antitérmicos. Pero, generalmente, el contagio se produce por un virus, como pasa con la gripe o el resfrío. Ahí es donde los consejos de los más sabios son de mayor utilidad, ya que no hay medicamento que pueda contra estos síntomas.

Gargaras para el dolor de garganta

Entre los remedios tradicionales y caseros que son más eficaces y nos liberan de la molesta tos, están la pimienta roja (cayena), disolviendo unas cucharaditas en un vaso de agua tibia se hacen gárgaras y es una cura milagrosa. Alivian la tos y el dolor de garganta. Una opción ideal para los amantes de la medicina natural.

Otra alternativa es calentar agua en un vaso y añadir una cucharadita de sal, con esta mezcla se deben hacer gárgaras cada una hora. Y si quieres potenciar el efecto de eliminar el dolor de garganta igual mezclas agua tibia con unas cucharaditas de bicarbonato de sodio, este es el remedio mágico para desaparecer el dolor de garganta. Claro estos dos remedios no son para bebés pero si tu niño ya tiene un par de años le puedes explicar como hacer gargaras para aliviar rápido el dolor de garganta.

Aliviar dolor de garganta en bebés

Para el caso de los bebés que aun no entienden puedes calentar agua en el microondas y añades una cucharadita de miel y una cucharada de jugo de limón exprimido, esta infusión la puede beber un bebé despacio y para los bebés es ideal porque la pueden tomar pues resulta tener un sabor agradable y dulce.

El jengibre tiene mil y una utilidades, se puede preparar un té caliente con él, con unas gotitas de limón y agregas una pizca de pimienta negra en polvo y listo.

Nunca debes dejar que la garganta del niño se enfríe, mantenla caliente siempre, para ello puedes humedecer una toalla en té de manzanilla tibio, envolviendo el cuello del niño unos minutos con ella.

La humectación de la garganta debe ser constante, hay que asegurarse que el niño o el afectado beban abundante agua o zumo de limón, esto otorgará un alivio inmediato.

Si lo anterior no le quito los síntomas, hierve agua en un cazo, coloca 30 gramos de salvia y mezcla durante unos minutos y déjala reposar. Con una pizca de pimienta de cayena que agregues, después de dejarlo en reposo por un minuto. Allí, hay que ayudar al niño a hacer gárgaras con el agua tibia aún. Este remedio te sirve de lujo par aun niño aunque para un bebé podrá ser de tus primeros retos en hacerlo hacer gargaras jajaja. Claro depende de la edad del niño, si aun no puede utiliza otro de los remedios que si apliquen.

Siempre, todo lo natural es bueno, pero toma en cuenta que ante fiebre, dolor persistente o malestar generalizado, es indispensable la visita al pediatra, ningún remedio natural compite con la consulta a tiempo con un profesional de la salud.curar bebé de gripe

10 Comentarios

Comenta en el recuadro