Existen partidos que portan un etiqueta notable dentro del argot del fútbol, “partidazo” es una mención especial que se le adjudica a encuentros que generan una emociono enorme, aquellos que desbordan pasiones entre las aficiones; bien sea gracias a los equipos que se enfrentan o a los jugadores que se batirán a un duelo durante 90 minutos. Sin embargo, el clásico del fútbol español, ese duelo de honor entre Barcelona y Real Madrid debería de ostentar otra distinción en el universo del balompie.

Lo ofrecido el pasado domingo 23 de Abril fue un espectáculo inolvidable, un encuentro para el recuerdo.

Los equipos que comparte liderato en la Liga Española y en balompie mundial demostraron ser los mejores clubes de la actualidad.

 El Real Madrid quería dar la estocada final

La semana previa a el clásico del fútbol español dejó un contraste marcado en las temporadas colectivas de ambos equipos. Barcelona iba, nuevamente, por una remontada heroica contra una aguerrida y tácticamente ordenada Juventus. El conjunto italiano desarticulo la armonía ofensiva del equipo culé, dejando sin opciones a Neymar, Messi, Suarez y compañía frente al arco rival.

Dos tiros al arcos y 0 goles anotados en 120 minutos, por parte de los catalanes. La renta de los 3 goles encajados en Turín permitió a los italianos ceder la pelota y plantarse en defensa, la eliminación en la UEFA Champions League, dejó la hazaña contra el PSG como una anécdota para conversaciones en un bar.

Resultado de imagen para real madrid v bayern 2017

En cambio el conjunto blanco, aquel equipo de la capital gozaba de una ventaja anímica superior ante un valiente Bayer Munich que fue vapuleado en una eliminatoria, que a principio se previa como pareja. El equipo de Zinedine Zidane demostró orden táctico, frescura física y sobre todo una precisión letal de cara al arco; propiciando al equipo alemán un humillación que hiere el orgullo nacional.

Por tanto, Real Madrid llegaba con la moral alta, encaminado al clásico con un estado anímico superlativo. Semifinalistas de la UEFA Champions League, lideres en la competición local, solo faltaba sellar una semana de ensueño ante su máximo rival; otorgando una estocada final que sepultarán las aspiraciones en ligas del conjunto catalán.

Sin embargo, el conjunto de Luis Enrique, capaz de gestas maravillosas y derrotas estrepitosas, sacó el guante blanco, y propinó una certera bofetada a su rival que lo quería humillar.

Messi recuperó la chispa

La temporada actual del astro argentino ha dejado a un lado aquellas galopadas en diagonal por la banda derecha que lo caracterizaban, muchos aseguran que ha perdido esa “chispa”, esa reacción que desarticula defensas y hace que la cámara se ralentice por unos instante y luego se reproduzca a una velocidad trepidante.

Lionel Messi es otro, la edad pesa, su piernas pierden frescura que otros jóvenes lucen. No obstante, la agilidad mental aumenta y la visión de juego mejora. En este sentido, Luis Enrique, tomando en consideración que no puede usar su equipo de gala con Neymar Jr en el 11 titular, decide colocar al argentino en una posición de enganche, aquel lugar extinto pero característica de su dorsal.

Esa posición desarmó la defensa y medio campo del Real Madrid, su pareja de baile sería el férreo e intenso Casemiro, un contención con la solidez defensiva de un roble, aún así, Lionel Messi logró convertirlo en un jugador frágil y amateur, lo desbordo en varias ocasiones, sacándolo de quicio con un enganche en el centro del campo que hirió el orgullo del carioca, quien le devolvió una “caricia” en forma de tijera sobre el tren delantero de su colega rival; de inmediato el arbitro señalaría falta y la tarjeta amarilla condicionara su duelo particular.

Resultado de imagen para Lionel messi v real madrid 2017

El conjunto merengue ha sufrido en reiteradas ocasiones los destellos de un jugador que se motiva ante ellos. Marcelo, lateral derecho del Real Madrid, en un embiste de juego, sin mayor trascendencia ofensiva, propina un codazo (no) intencional sobre la boca del argentino, la intensidad del golpe dejó herido a Messi, sangrando de manera preocupante durante unos instantes. Con ello llegaría un detalle anecdotico, la gasa, un mero material medico diseñado para proteger y detener el sangrado, pero que le agregaría un tono épico a un duelo que tendría un desenlace histórico.

Messi herido y confundido, comenzaría a pedir la pelota, a tomar el liderazgo del equipo. No necesita la bandana que lo identifique como capitán, porque su juego trasciende esa investidura. El argentino contagió a sus compañeros, quienes luego de recibir un gol en contra; a manos de Casemiro al minuto 28, lograron adueñarse de la esférica e iniciar acciones ofensivas. Así, en el minuto 33, una jugada colectiva del conjunto culé permitió empatar las acciones del encuentro. Rakitic se animó a llegar al horizonte del área para ceder un balón a Messi, quien consigue espacios, gracias al juego físico de Suarez que arrastró la marca personal de Nacho, permitiendo que el argentino driblara con facilidad a Carvajal para definir seco, y al ras del campo para batir a Keylor Navas.

Messi recuperó esa chispa “perdida”, corriendo de manera eléctrica y desbordando rivales, quienes solo observaban su dorsal de reojo. De esta manera,  empatado el marcador, el clásico se definiría en unos 45 minutos de ensueño.

Minuto 92, un número para el recuerdo

Ambos equipos regresaban con la total convicción de ganar el partido, el Barcelona necesitaba sellar el encuentro con un 3er gol (quizás un 4to) y el Real Madrid reducir distancias en el marcador para lograr una remontada, una reconvención del resultado a la que su afición está acostumbrada.

En este sentido, el accionar ofensivo de ambos equipos brilló con la mayor precisión posible, sin embargo, dos jugadores tomaron un protagonismos inesperado; Marc Andre Ter Stegen y Keylor Navas detuvieron un total, combinado, de 18 opciones de gol, eso hablar de las fragilidades ofensivas de ambos equipos, pero demuestra la seguridad y reflejos de ambos porteros.

El Real Madrid llegaba al área rival con la una facilidad asombrosa, cada opción en ataque dejaba la sensación de que el gol caería de inmediato. Sin embargo, todos los disparos fueron detenidos por el guardamenta alemán.

Resultado de imagen para real madrid 2017

Seguidamente, el Barcelona respondería cada ataque del Real Madrid con una opción clara de gol, terminado con disparos al arco en cada recuperación de la pelota, en jugadas a balón detenido, y en ofensivas elaboradas. El meta costarricense no permitiría, de momento, que su baya fuese vulnerada y realizó fantásticas atajadas.

El clásico se convertía en un intercambio de golpes, un ida y vuelta donde las defensas no existían y el medio campo no pausaba el encuentro. Un ritmo de juego trepidante que beneficiaba a ambos, el desenlace de la liga se definía en 45 minutos apasionantes. Mientras el reloj continuaba su particular danza hacia la culminación del duelo.

La resistencia en el arco del Real Madrid cedería ante un disparo descomunal de un intermitente Rakitic, el croata sorprendió a todos con un preciso pero certero chute desde fuera del área que se coló en el angulo del arco merengue, Keylor Navas se estiró, hasta donde su fisionomía le permitió, pero su esfuerzo solo quedó para que la postal del gol luciera esplendida. Minuto 73 y el Barcelona era líder de la liga de España.

Sin embargo, el Real Madrid goza de una mística distinta esta temporada al definir encuentros en los minutos finales, muchos la etiquetan como “suerte” o “flor”. Sin embargo, detrás hay un trabajo táctico y físico que permite al conjunto merengue llegar con mayor frescura al desenlace final de los partidos, y sellar duelos de una manera épica y emocionante.

Por ello, minuto 86 y con tan solo escasos minutos en el terreno de juego, el colombiano James Rodriguez, anotaría un fantástico gol a pase de Marcelo, una anotación valiosa para el equipo y para sus aspiraciones personales; quien lo celebró de una manera particular, poca efusividad pero con un seguridad pasmosa, señalando su valía en el equipo. El colombiano era consciente que había anotada su gol mas importante durante su etapa en el conjunto merengue, y sabía que; de mantenerse el resultado, ocuparía las portadas de los diarios deportivos universales.

Resultado de imagen para real madrid v barcelona 2017

Un gol que hubiese permitido que mayores oportunidades como titular, durante el tramo final de la temporada, llegasen para que su calvario en le banquillo terminase. Sin embargo, el clásico tenía un ultimo momento para el recuerdo, uno que dejaría enmudecida a la afición merengue y enaltecería a los culés.

El arbitro en asociación con su equipo, decidiría agregar tan solo 2 minutos de descuento, 120 segundos que extendería un duelo que ameritaba al menos 5 minutos más para el disfrute de las aficiones, y sobre todo por la expulsión de un Sergio Ramos que dejó a su equipo con inferioridad numérica; permitiendo que Messi y compañía armaran un jugada para ser mostrada durante lo que resta de año en cualquier reunión o compartir, pero sobre todo para que aquellos niños que practican el deporte entienda que el fútbol es un juego colectivo.

En este sentido con tan solo 40 segundos por jugar, el Barcelona ejecuta un saque lateral desde su área, Sergi Roberto cede el balón a Sergio Busquets, este le devuelve la esférica al lateral derecho, quien de primera intención se la entrega a Pique para que este, entendiendo la jugada, se la de a Busquets para que cede de inmediato a un Sergi Roberto que se proyectaba con libertad de espacios hacia el área rival, las embestidas de Luka Modric y Marcelo fueron inofensivas, porque la convicción del joven lateral era mayor, sin embargo, Marcelo decidió perseguirlo y evitar que entregara el balón con mayor facilidad de la que ya contaba; aún sí, el español logró ceder la pelota a André Gomes, quien, indeciso aguanto la posición hasta observar a un Jordi Alba que pasaba por su espalda y desbordaba por la banda, la jugada pedía a gritos el pase al lateral izquierdo, el centro-campista portugués, entregaría con precisión el balón al lateral y este de primera dejaría, de manera delicada la esférica al “corazón del área” para que Messi entrara en diagonal, y definiera a placer con su zurda para sellar un encuentro inolvidable al minuto 92.

Resultado de imagen para el clasico 2017

No restaban mas segundos en el marcador, el arbitro realizaría los tres pitidos finales y así como en la NBA; el Barcelona conseguía la victoria sobre la bocina. Un encuentro que se definió de manera dramática y revive una competición en la que restan 15 puntos por jugar.

El Real Madrid tenía todo a su favor para finiquitar la opciones del Barcelona, pero el factor Messi fue determinante; su gol número 500 con la camiseta blaugrana, esa anotación inesperada al final del partido mantienen las ilusiones culés intactas, al menos de momento.

Área de comentario

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre