Vivimos la Edad Dorada del super héroe en el cine. Independientemente de que la media de su calidad sea acaloradamente discutible, su abrumador éxito comercial, calada en la cultura popular y acaparamiento de reflectores internacionales así lo avalan. Este apabullante triunfo se le debe en gran medida a Marvel Studios, cuyo malévolo plan orquestó magníficamente. Mucho más allá de su cacareado sistema de lanzamiento por fases o división de películas multitudinarias/individuales, el autentico logro fue la manera en que modernizaron la nostalgia. La construcción de un entramado cuyas bases semientan viejas glorias pero que apunta a un publico netamente juvenil fue la clave de todo. Respaldada sin duda por la delicadeza con la que se estructuró este universo cinematográfico, es un todo conectado, referente y carismático pero principalmente vivo. Civil War supone un nuevo paso adelante.

civilwar-660x374

Análisis de la película Capitan América: Civil War

De entrada vale aclarar que el nombre “Civil War” responde a mero guiño fanservice, no se narra nada ni remotamente relacionado a guerra alguna (vamos, pura rimbombancia altisonante que funciona como publicidad gratuita). Los minutos iniciales se consumen en la correspondiente escena de acción multimillonaria que sirve para captar la atención del espectador según dicta el protocolo… pero algo inesperado sucede.

El desenlace de dicha destrucción sirve para introducir el tema principal, por extraño que parezca esta vez la acción tiene algo que decir. Esto marca el ritmo de toda la producción, las batallas son contadas y generalmente tienen un sentido. Se aprovecha lo dilatado de la duración para explicar y desarrollar el conflicto a la par de los personajes importantes. El cambio de tono es palpable. No hay buenos ni malos, solo ideas encontradas.

35
Referencias por doquier.

Esto por si solo bastaría para colocar a Civil War en el podio de Marvel Studios pero afortunadamente hay mucho más. Al abordar la problemática desde diferentes perspectivas el conflicto se presta para multitud de interpretaciones: choque de egos, de posturas, aversión al sistema, responsabilidad ante consecuencias, etc.

Estos puntos de vista se sustentan en escenas sencillas pero de poderosa carga dramática, el héroe es aquí visto como humano, se viste como humano, gesticula, sufre, constantemente aparta esa multicoloridas mascara de su rostro para mostrar vulnerabilidad. Al elenco conocido se suman BlackPanther que aporta enteros, un joven araña aun en ciernes, junto a otro puñado de personajes que están allí por sumar en número.

En realidad Chris Evans, Robert Downey Jr y Scarlett Johansson son quienes mantienen el drama. Mención especial para el antagonista cuyo significado y simbolismo esta a años luz de otros manidos villanos. Es aquí donde la evolución impresiona, casi parece otro estudio.

civil-war

Por supuesto lo mejor de Marvel no esta extenso de errores: sigue presentando una fotografía y música demasiados tímidas y subyugadas a tradicionalismos comerciales. Aunque el ritmo rara vez decae el metraje sigue siendo largo. El filtro Disney es tan incomodo como evidente, la clasificación “A” obligatoria pasa factura pues le verosimilitud de las situaciones quedan en entredicho ante arreglos demasiado concesivos o conciliatorios. Si vas a hablar sobre el control del poder y sus consecuencias debemos verlas mas directamente que en tercera persona, están allí pero demasiado lejos. Las proporciones del conflicto ameritaban consecuencias más devastadoras.

Al final Captain America: Civil War triunfa donde el bodrio impresentable de Batman VS Superman fracasa estrepitosamente. Aborda una compleja problemática desde aristas polivalentes con humor pero seriedad, el drama es creíble, los argumentos justificables y el conflicto inevitable. A parte de la profundidad como mero producto de entretenimiento masivo también cumple sobradamente. Civil War no solo finaliza una fase, también evoluciona un estilo, ojala Marvel Studios sea conscientes de los matices que han logrado y los apliquen a sus próximas obras. Sera una ardua tarea.

Comenta en el recuadro