En las redes sociales (vamos, en ese sector de Twitter: “#FilmTwitter”) cada vez que se da a conocer un nuevo proyecto donde trabajará Meryl Streep se bromea mucho sobre como es actualmente la única actriz de más de sesenta años que sigue consiguiendo trabajo. La verdad es no es la única que trabaja, pero sí es la que consigue mejores papeles; pero ni ella, ni sus contemporáneas tienen la oportunidad llegar, como protagonistas, al gran público. Si nos enfocamos solo en Streep, en los últimos años la hemos visto protagonizar dramas adultos (Florence Foster Jenkins junto a Hugh Grant, The Post junto a Tom Hanks) o hacer de secundaria de lujo en películas para todo público (Into The Woods, Mamma Mia 2!, Mary Poppins). ¿Alguien recuerda cuándo fue la última vez que vimos actrices de más de setenta años liderar los créditos de una comedia para el público medio? Book Club ha roto la mala racha demostrando que las historias de las señoras interesan y entretienen tanto (o más) que el resto de películas que abarrotan las carteleras semanalmente.

¿De qué trata Book Club?

Diane (Diane Keaton), Vivian (Jane Fonda), Sharon (Candice Bergen) y Carol (Mary Streenburgen) son un grupo de mujeres exitosas con más de cuarenta años de amistad. El mismo tiempo que tiene un club literario que formaron. Cada cierto tiempo una de ellas propone el libro de turno. Mientras Diane se debate entre la idea de mudarse de ciudad para vivir con sus hijas a petición de esta, Carol se enfrenta al nulo interés romántico de su esposo, Sharon se entera que su ex-esposo se volverá a casar y Vivian se reencuentra inesperadamente con su primer amor, esta propone leer Cincuenta Sombras de Grey. Aunque el resto de sus amigas no se muestran muy felices con la elección de su compañera; el libro empezará a cambiar la vida de cada una.

No juzgar el libro por la portada

Si leemos “películas de señoras” y “Cincuenta Sombras de Grey” en un mismo párrafo, podría sonar alarmante pero no hay motivos para perder la cabeza. Lejos de juzgar si el libro de E.L. James es una obra maestra o no, es innegable que sí es un fenómeno. Ha vendido millones de copias, dio paso a una adaptación cinematográfica que dio más de un billón de dólares en tres entregas, y ahora ha inspirado otra película, que generó más de ochenta millones de dólares en taquilla (frente a diez millones de presupuesto). Sin embargo Cincuenta Sombras es más un pretexto para contar una comedia protagonizada por mujeres de la tercera edad.

Y es que Book Club es eso, una comedia de manual, efectista y entretenida y por ello vale la pena si se quiere pasar un buen rato. Tiene todo lo que el género necesita y que hemos visto en docenas de películas donde normalmente los protagonistas son cuarenta años más jóvenes: chistes fáciles (que no tontos), un poco de romance y un buen uso de la banda sonora. Esta vez con una línea que apunta a los improperios de la edad; que allí recaen los problemas de nuestras cuatro protagonistas. Diane necesita hacer ver a sus hijas que aún se puede valer por si misma, mientras se abre una nueva oportunidad para amar; Carol busca encender la “chispa del amor” que parece haberse extinguido entre ella y su pareja; Sharon trata de reordenar su vida cuando su esposo e hijo parecen estar haciendo lo mismo y Vivian se encuentra en la cuerda floja entre finalmente sentar cabeza o seguir viviendo una vida sin ataduras.

La historia aborda cuatro historias diferentes, cuatro historias que a pesar de ser tratadas desde la comedia tiran de la lógica, cuatro conflictos que en diferentes porciones añaden drama, momentos entrañables y escenas hilarantes durante las casi dos horas de metraje. Además, a pesar de lo diferente de cada personaje, se percibe la química. Hay una buena relación que resulta genuina y hace que sea disfrutable. Los personajes secundarios también aportan mucha empatía a la trama; excepto Adrienne y Jill las dos hijas insoportables de Diane que ven a su madre como una anciana enclenque cuando está más activas que ellas dos juntas; y Mitchell que juega un poco al rol de Christian Grey para Diane.

Una historia de señoras blancas y ricas pero una historia de señoras

Como últimamente la moda es criticar todo, literalmente, habrá más de uno que acuse a Book Club de ser una película sobre señoras blancas, ricas y heterosexuales. Y la verdad es que sí. Las miembros de este Book Club son mujeres muy ricas, muy guapas, muy blancas y muy heterosexuales; quienes se hacen conscientes de sus problemas cuando empiezan a leer un libro erótico. Pero lo que importa es que se trata de una película de señoras. Punto. En los últimos años nos han llegado comedias de señores (como The Bucket List, Last Vegas, Going Style) que tampoco es que sean muchas pero Book Club es probablemente la única comedia para el gran público protagonizada por actrices de más de setenta años que ha llegado a los cines en los últimos… Siglos.

Hay que celebrar este tipo de películas que sin hacer alarde de dar visibilidad a una minoría, lo están haciendo a través de la cotidianidad; por medio de un género con el que todos conectan y con historias que se sienten familiares.

El elenco del año

El mayor triunfo de Book Club no es contar una historia de mujeres de la tercera edad que le interese a todo el público; es reunir a un elencazo de primera como estas cuatro leyendas. En primer lugar Diane Keaton que sigue teniendo un dominio natural para la comedia; seguida por la maravillosa Jane Fonda que con ochenta años luce de cuarenta; y junto a ellas Mary Streenburgen mantiene el mismo encanto que derrochó en Back to the Future III y Candice Bergen quién no pierde el estirpe que ya tenía en Murphy Brown. Estas cuatro actrices suman 4 Premios Oscar, 13 nominaciones y 4 Premios Emmy. Son leyendas del cine y la televisión y merecen seguir teniendo trabajo. Merecen seguir conectando con más generaciones de espectadores.

Junto a ellas está un magnífico elenco secundario que reúne a Andy García, Don Johnson (padre de Dakota Johnson, protagonista de las películas basadas en los libros), Craig T. Nelson y Richard Dreyfuss, como los intereses amorosos de ellas. E incluso tiene una participación pequeña Alicia Silverstone quien tras años pérdidas del público a vuelto paulatinamente con papeles en películas como El Sacrificio de un Ciervo Sagrado y King Cobra.

Book Club le gustará a los fanáticos de la trilogía de E.L. James, así como a los amantes de las películas; encontrarán una que otra referencia. Y aquellos que ni siquiera han leído los libros también disfrutarán de la película siempre y cuando esperen de esta una comedia correcta; cargada de buen humor, de buenas actuaciones, de una banda sonora muy pegajosa, que asegurarán casi dos horas de entretenimiento.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre