mirando-la-luna

Un millón de años  tardó la luz en ser libre. Producto de la fusión nuclear entre dos átomos. Recorriendo el vacío a 300 millones de metros por segundo, velocidad insuperable a la que a este planeta llego. Reflejada esta luz en la cara desierta de la luna, ilumina esta noche. 26° 1′ 0″ latitud Norte, 98° 14′ 0″ al oeste, en algún punto de esta tierra, reflejada una vez más en tu rostro, esta luz ahora lunar entra en mis pupilas y me hace ver por primera vez tu imagen. Mi subconsciente evolucionado,  en este juego de sombras y luz lunar, en una fracción de segundo encontró un rostro humano. Tu imagen desencadeno una reacción química que derramo una increíble cantidad de dopamina en mi cabeza, provocándome una sensación de euforia que agitó mi cuerpo. Yo inconsciente de lo que pasaba fui solo la victima de esos rayos de luz que a mi ojos, sin derecho alguno, entraron.

Texto de Guillermo de los Santos (18 años, estudiante), resultado del Taller de Narrativa de Centro Alaken.

COMPARTE en:
Miguel Pérez
Miguel Pérez, profesional del comercio exterior subempleado con una malsana obsesión por ser escritor. Ensayista, narrador y cuentero totalmente desconocido y parcialmente deslactosado. Escribe en su blog Gegenverfrendungs-Effectk (http://www.en-el-divan.blogspot.mx/) desde 2005. Ha colaborado en varias revistas electrónicas.

Comenta en el recuadro