El subgénero de robo y estafa en el cine ha existido desde tiempos inmemorables, aunque en los últimos años se ha vuelto más recurrente. La trilogía Ocean’s, The Wolf of Wall Street o Logan Lucky son los ejemplos más recientes. Sin embargo, tal como asoman estos trabajos, las películas han estado encabezadas por hombres. Hasta ahora. Hustlers o Las estafadoras de Wall Street es un respiro de aire fresco. No sólo está protagonizada por mujeres (una asiática y una latina), es que además son strippers.

Este tipo de personajes solo se había tomado en cuenta en el cine como un estereotipo, convirtiendo en un objeto de deseo a las mujeres. Pero Hustlers no solo se encarga de darles la oportunidad de contar su historia, también las humaniza. Y nos regala la mejor interpretación de Jennifer Lopez en toda su carrera.

¿De qué trata Hustlers?

Hustlers está basada en en en artículo The Hustlers at Scores de Jessica Pressler, que narra la historia real de Ramona (interpretada por Jennifer Lopez) y Dorothy/Destiny (interpretada por Constance Wu), dos strippers que empiezan a trabajar juntas en un club nocturno de Nueva York. Todo va bien para ellas recibiendo elevadas propinas mientras alimentan los deseos de su clientela hasta que llega el colapso financiero de 2008 y los clubes neoyorquinos se ven forzados a cerrar. El resultado es una grave debacle económica, que lleva a Ramona y Dorothy a crear algunas ideas audaces para recuperar sus antiguos estilos de vida.

Así comienza un plan de estafa, mezclado con drogas y alcohol, contra los “señores de Wall Street” (a su modo, muchos de ellos también estafadores) que nos hace pensar en sí están actuando como criminales o justicieras.

Un relato muy ‘scorsesiano’ pero con sello propio

Martin Scorsese ha dirigido un arsenal de películas muy diversas (dramas, comedia, thriller, cine familiar, etc) pero ha dedicado parte importante de su carrera al cine de mafia/estafa. Estas películas en su filmografía no solo comparten género, también estilo. Dualidad en la línea narrativa, montaje desenfrenado y un narrador poco confiable son algunas características que películas como El Lobo de Wall Street, Goodfellas, Casino y El Irlandés tienen en común. Y también Hustlers. Es notorio que Lorene Scafaria bebe mucho del cine de Scorsese pero es capaz de inyectar su propio estilo, no solo por atreverse a contar un tipo de historia a través de mujeres, en un género dominado por hombres, también es capaz de añadir pinceladas de buddy movie e incluso familiar para crear una historia que se siente humana sin victimizar a las protagonistas que, a pesar de todo, son criminales.

De hecho a pesar de contar con un metraje relativamente corto (no supera las dos horas), la película también muestra la otra cara de la moneda, dejando ver que no todos los hombres estafados son malos, ni todas las strippers son buenas.

Sin embargo, la historia es una epopeya completa, hecha por y sobre mujeres, que de alguna u otra manera denuncia los malos tratos hacia las mujeres (dentro del mundo de los clubes nocturnos), explica el por qué muchas mujeres eligen ese estilo de vida y en ningún momento las hace menos como suele ocurrir en muchas películas del género protagonizadas por hombres. Es por eso que es notable ver que una profesión que generalmente es objeto de muchas burlas (es decir, la mirada masculina) se vuelve casi no fetichista.

Los personajes masculinos son casi inexistentes. Solo unos pocos de los hombres tienen nombres, y de ellos, casi ninguno tiene más de una línea o dos.

Una producción impecable

A pesar de que Hustlers se produjo a toda marcha (se rodó en verano de este año y se estrenó en Toronto en septiembre) cuenta con una producción impecable, especialmente en vestuario, remarcando la catastrófica moda a principios de siglo, una fotografía que juega con luces de neón y unos planos absorbentes y una banda sonora que nos sitúa en el tiempo en el que se ambienta la película con temas como Work, bitch de Britney Spears.

La película cuenta con un reparto de lujo encabezado por Constance Wu en una interpretación cargada de mucha humanidad cuyos conflictos se sienten palpables y acompañada de una Jennifer Lopez que nunca había estado mejor en toda su carrera; su Ramona es una mezcla de audacia, carisma y coraje impregnada con un magnetismo brutal. El elenco está completado por Keke Palmer, quien se aleja de la sombra de Nickelodeon y Lili Reinhart quien ya ha demostrado su potencial en Riverdale. Cardi B, Lizzo e incluso Usher (haciendo de sí mismo) aparecen de forma casi anecdótica pero su presencia se agradece.

Hustlers se siente vieja y nueva a la vez; toma un género de toda la vida pero desde la perspectiva de las mujeres. Hustlers, sin ser reboot, o remake es capaz de incluir personajes femeninos auténticos y proveerlos de su propia voz para contar su historia. Desde luego, Lorene Scafaria ha dirigido una de las mayores sorpresas del año.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre