En el mundo existen personas que tienen la mala fortuna de padecer alguna enfermedad o determinada condición que les imposibilita disfrutar su vida y algunos hasta mueren a causa de ello. Sin embargo, es grato saber que dentro de nuestro agitado estilo de vida como humanidad, aún existen sectores de la población que son capaces de sensibilizarse ante la desgracia ajena y buscan crear conciencia sobre los demás.

   El reciente y viral #ALSIceBucketChallenge es un reto creado para promover al apoyo a una enfermedad llamada Esclerosis Lateral Amiotrófica; este padecimiento neuromuscular es degenerativo y produce una parálisis muscular que lleva hasta la muerte a quien la sufre.

   Pete Colts, ex jugador de béisbol, fue diagnosticado con esta enfermedad hace un par de años y es uno de los impulsores de este reto; el desafío consiste en vaciarse una cubeta con agua helada sobre la cabeza debido a que según quienes la padecen, la sensación que provoca el agua a esa temperatura es algo similar a las contracciones musculares que se experimentan con la ELA (también conocida como la enfermedad de Lou Gehrig).

   Cada persona que participe en el reto debe nominar a otras tres o cuatro personas para que también participen, y todos aquellos que no quieran cumplir deberán donar cien dólares a la Asociación ALS. En el lapso del 29 de julio hasta el 19 de agosto, se recaudaron 22.9 millones de dólares, mucho más que el año anterior (1.9 millones).

   Sin embargo, a pesar de que esta campaña ha tenido el efecto deseado –incluso uno mejor –las críticas no se han hecho esperar.

   Cerca de mil 200 millones de personas viven en zonas con escasez física de agua y 500 millones más están próximos a encontrarse en la misma situación; mientras que mil 600 millones de personas sufren de la escasez económica del agua, por lo que no se cuenta con la infraestructura necesaria para que este líquido llegue a todos los habitantes.

   Valdría la pena analizar este fenómeno y dar con una solución que beneficie a todos pues aunque “el fin justifica los medios” no hay nada que justifique el desperdicio del líquido del cual dependemos para vivir y que ya se está acabando. Quizá se pueda llegar a otras formas creativas y que no dejen de transmitir la idea. Por ejemplo, sumergirse en una tina con agua helada o, quienes no cuenten con una, podrían colocar un recipiente debajo de ellos para recolectar el agua que ha caído.

   No olvidemos que actualmente hay muchos problemas, enfermedades y situaciones que necesitan que todos cobremos conciencia al respecto de ellas y demos un paso hacia adelante en la solución de las mismas. Lo más importante es ser solidarios con el resto de personas y cuidar el lugar que nos da la vida.

COMPARTE en:
Mariana Huerta
Soy Mariana, estudiante de la escuela y de la casa, de las amistades y del día a día, estudiante de la vida. Quizá mis cortos años; porque sí, son pocos; no me permitan decirles todo lo que he hecho pero sí todo lo que soy. Me gusta sorprenderme pero me gusta aún más sorprender. Escribir es un lujo, mi pasión, mi escape y contacto con la Mariana de adentro, con todo lo que me rodea. Un gusto estar aquí.

Comenta en el recuadro