Adicción.

Antes, cuando todo era sencillo y mundano,
me bastaba el humo del cigarro.
Me relajaba, adormecía,
me hacía olvidar.

Crecí,
pero en realidad sólo cambié de vicio.
Me basta un beso, un par de palabras,
y vuelvo a respirar.

Decidir qué hace más daño
es elegir un verdugo.
Te escojo a ti, lo sabes.
Aunque me mates.

Eres más amargo, más volátil,
no puedo reemplazarte con un parche.
¿Qué hago entonces, si no puedo dejarte?

¿Qué hago entonces, si no quiero dejarte?

Fuente imagen: http://suzanazeidahnoireen.blogspot.com

Artículo anterior
Artículo siguiente
MigoWTF
MigoWTFhttp://migoimaginario.blogspot.mx
Chilanga, escritora, aplana calles y ñoña. Pero sobre todo, escritora. Coordinadora editorial de Marvel Cómics México.

Leer más

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizá te interesa

Recién publicados

Beneficios de tomar café en las mañanas

Los amantes del café de todo el mundo que buscan su bebida matutina favorita se alegrarán de saber que existen beneficios de tomar café...

Alimentos y bebidas para eliminar el insomnio

No hay nada mejor que descansar bien por la noche y despertarse renovado y con muchas ganas de tener un día muy activo. Todos...

Qué es la domótica: Explicación precisa

¿Qué es la domótica? ¿un nuevo tratamiento de belleza? ¿Se come? No. Nada de eso. Un sistema de domótica inteligente conecta y controla tu termostato, luces,...