Adicción.

Antes, cuando todo era sencillo y mundano,
me bastaba el humo del cigarro.
Me relajaba, adormecía,
me hacía olvidar.

Crecí,
pero en realidad sólo cambié de vicio.
Me basta un beso, un par de palabras,
y vuelvo a respirar.

Decidir qué hace más daño
es elegir un verdugo.
Te escojo a ti, lo sabes.
Aunque me mates.

Eres más amargo, más volátil,
no puedo reemplazarte con un parche.
¿Qué hago entonces, si no puedo dejarte?

¿Qué hago entonces, si no quiero dejarte?

Fuente imagen: http://suzanazeidahnoireen.blogspot.com

Artículo anteriorPoesía a la felicidad
Artículo siguienteCarta para el amor de mi vida
MigoWTF
MigoWTFhttp://migoimaginario.blogspot.mx
Chilanga, escritora, aplana calles y ñoña. Pero sobre todo, escritora. Coordinadora editorial de Marvel Cómics México.

Leer más

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizá te interesa

Recién publicados

Por qué Venom no salió en No Way Home

Cada vez que se estrena una película de Marvel, Elizabeth Olsen (la actriz que da vida a Wanda) tiene miedo de que sea un fracaso....

Los 5 cráteres más grandes del mundo

Los cráteres más grandes del mundo que estamos a punto de ver, se han formado cuando un meteorito, asteroide o cometa choca contra el planeta. Todos...

Entrevista a Elsa Garcia, la mente brillante detrás de ‘Por las grietas de Zoe’

“Cada día me doy cuenta de que de esta mujer me leería hasta la lista de la compra , por favor que bonita es...