Antes, cuando todo era sencillo y mundano,
me bastaba el humo del cigarro.
Me relajaba, adormecía,
me hacía olvidar.

Crecí,
pero en realidad sólo cambié de vicio.
Me basta un beso, un par de palabras,
y vuelvo a respirar.

Decidir qué hace más daño
es elegir un verdugo.
Te escojo a ti, lo sabes.
Aunque me mates.

Eres más amargo, más volátil,
no puedo reemplazarte con un parche.
¿Qué hago entonces, si no puedo dejarte?

¿Qué hago entonces, si no quiero dejarte?

Fuente imagen: http://suzanazeidahnoireen.blogspot.com

2 Comentarios

Comenta en el recuadro