A las niñas nos enseñan muchas cosas cuando estamos creciendo. Si un niño te pega, le gustas. Nunca trates de recortar tus expectativas y algún día te encontrarás con un hombre maravilloso y obtener tu propio final feliz. Cada película que vemos, cada historia que nos dicen nos implora que esperar a que se de el tercer giro acto, la inesperada declaración de amor, la excepción a la regla. Pero a veces estamos tan enfocados en encontrar nuestro final feliz que no aprendemos a leer las señales. ¿Cómo identificar a los que nos quieren y los que no lo hacen, los que se quedarán y los que irán?

Basada en el libro del mismo título, “A él no le gustas tanto” es una película que puedo ver una y mil veces. Quién no se ha hecho esas preguntas: ¿Por qué no me llama? ¿Por qué no me pide matrimonio? ¿Por qué no cambia? Bueno esto es lo que yo reflexioné. Mujeres: admítanlo, acéptenlo e introyéctenlo, a veces simplemente A ÉL NO LE GUSTAS TANTO. Conoces a alguien y algo se enciende dentro de ti, despliegas todas tus habilidades de ligue para que al final él te pida tu teléfono y tú te vas ilusionada, feliz y completamente convencida de que le has gustado. Al cabo de unos días él no te ha llamado y  buscas explicaciones, quizá perdió tu número, quizá su abuela enfermo, quizá tuvo un accidente y lo excusas y disculpas y piensas que él pobre hombre está desesperado tratando de contactarte cuando SIMPLEMENTE NO SE LE DA LA GANA LLAMARTE. Simple ¿no? Si no quiere no te llama, a quien le intereses te llamará. Fácil, sencillo y sin tanto drama. Ahora bien supongamos que el sujeto llamó y nos damos cuenta que es un patán horrible, a veces te trata bien, a veces mal, como si su humor dependiera del clima o de fuerzas alienígenas. ¿Qué haces ahí? Pues pensar en la romántica idea de que con tu amor y paciencia ese sujeto baboso se convertirá en el príncipe azul que has soñado y se convencerá de que eres la mujer de su vida. NO VA A CAMBIAR, nadie cambia con solo desearlo, sorry. Bien, si desde un principio hablando sobre la relación con él detectas que no es una persona que desea casarse y tú accedes a ello entonces ¿por qué lo presionas para que te pida matrimonio? Estuviste de acuerdo mujer, le dijiste que sí, te quedaste ahí ¿Entonces cuál es tu problema? Si el sujeto no quiere casarse probablemente no te pida matrimonio NUNCA. Acéptalo y si así te gusta entonces deja de reclamar y quejarte de que llevan años viviendo juntos sin anillo en mano. Por otro lado si el hombre en cuestión es casado o tiene pareja, no, no va a dejar a esa mujer por ti. Si eres la amante, aceptaste ser la amante y desde un principio te dio el rol de amante, es muy probable que así siga siendo por los siglos de los siglos. ¿Por qué? Pues porque tu accediste a ese juego, tú le dijiste que sí y seguramente él esta cómodo con eso. Si antes de ti estaba hastiado de esa relación y hubiera querido terminarla YA LO HUBIERA HECHO. No porque aparezcas tú en la foto algo va a cambiar. Si no tuvo el valor para darlo por terminado antes ¿qué te hace pensar que solo porque estas con él algo va a cambiar? Ok sí, los hombres son raros, nosotras también. Solo debemos dejar de escuchar esas historias de la amiga de una amiga que estaba en nuestra misma situación con un sujeto y pasó algo extraordinario que lo hizo cambiar. O esas donde el hombre perdió el teléfono de una chica que conoció y le gustaba; lo busco por cielo, mar y tierra hasta que meses después lo consiguió y fueron felices por siempre. O la del sujeto patán que gracias al amor de una mujer cambió completamente. ¡BASTA! Basta de preocuparnos por gustarle a alguien, cuando está destinado simplemente ocurre. Dejemos de hacernos cuentos y dramas mentales, basta de preocuparnos si dijimos lo correcto o no. Basta de mirar el celular cada 2 segundos en busca de su llamada o mensaje. Basta de creer que nuestro amor es la fuerza mágica para que la bestia sea príncipe azul. Basta de las historias donde la amante se convierte en la esposa y son felices. ESAS SON EXCEPCIONES Y TÚ ERES LA REGLA. Puede que suene cruel, pero las cosas son así. Debemos dejar de ilusionarnos, ojo, no digo que dejemos de buscar el amor. Simplemente busquemos cosas simples, realistas, sin drama. No es posible que entre tantos millones de personas en el mundo sigamos creyendo que entre más drama más romántico es. Dejemos de preocuparnos por encontrar al tipo correcto, solamente sal, diviértete, conoce y enfócate en ser feliz contigo misma. Tal vez entre todo el montón de gente que conocerás sin darte cuenta y sin buscarlo encuentres a esa persona. A ese hombre que te pedirá tu teléfono y sí te llamará, ese que saldrá contigo porque quiere pasar tiempo contigo conversando y no solo porque te imaginó en su cama, ese que querrás más que un simple amigo o escape de la rutina, ese que te hará sentir hermosa y especial… ese para quien tú eres su excepción.

Y tal vez un final feliz no incluye un hombre, tal vez… eres tú, por tu cuenta, recogiendo los pedazos y empezando de nuevo, liberarse para algo mejor en el futuro. Tal vez el final feliz es… sólo… seguir adelante. O tal vez el final feliz es esto, saber que después de todas las llamadas no devueltas, corazones rotos, a través de los errores y las señales mal interpretadas, a través de todo el dolor y la vergüenza, tú… nunca perdiste la esperanza.

cute-love-kiss-photography_large

Comenta en el recuadro