Con la nueva era en el desarrollo de aplicaciones móviles (Apps), casi cualquier persona con conocimientos básicos de programación puede hacer sus propias aplicaciones. El problema surge cuando de entre esta gran cantidad de personas queremos destacar y queremos hacer una aplicación que supere a las demás.

Todos quisiéramos hacer un Angry Birds, un Instagram o más recientemente un Candy Crush para después venderlo en miles de millones de dólares a alguna empresa como Google o Facebook.

Lamento decirles que no existe una fórmula mágica para hacer esto, o por lo menos no que yo sepa (Si la supiera quizá estaría en este momento en una bañera llena de billete y no escribiendo esto XD), pero lo que sí les puedo decir, son algunas cosas que podemos encontrar en la mayoría de aplicaciones populares y que deberíamos considerar al hacer una App. El hacerse ricos y famosos ya dependerá de cada quien.

  1. Sencillez.  Con ésto no me refiero a que debe ser simple, lo que quiero decir es que la aplicación debe ser tan sencilla que cualquier persona (o al menos con un IQ normal) la pueda manejar. ¿Han visto qué tan complejo puede ser usar una resortera (tirachinas para mis amigos españoles) virtual en Angry Birds?, o ¿Lo complicado que es deslizar los caramelos en Candy Crush? . ¿Ya entendieron?  ¡Exacto!, a eso me refiero con sencillez.
  2. Reta al usuario. Ataca el orgullo del usuario, ésto podría parecer contradictorio con el punto anterior, pero no es así. Mientras la sencillez va relacionada a la manera de utilizar el software, el reto viene relacionado con la habilidad del usuario de enfrentar los problemas o competir. En Candy Crush todos compiten entre sí por obtener más niveles; los que van adelante no quieren ser alcanzados y los que van atrás quieren alcanzar a alguien.
  3. Sé original. Todos quieren hacer los mismos programas o copiar a los que ya son populares. ¿Por qué no intentar algo loco y diferente? Que tus objetivos no sean los objetivos de otros, inventa algo nuevo. (Steve Jobs decía que la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas)
  4. Da incentivos. Alguien que está siempre haciendo lo mismo sin un refuerzo puede llegar a aburrirse, trata de que los usuarios obtengan algo que los haga sentir bien con ellos mismos y con sus logros y que los impulse a querer más. Regala una nueva herramienta, desbloquea un privilegio que nadie en los niveles inferiores puede permitirse tener o lo que se te ocurra.
  5. Permite la interacción. A nadie le gusta obtener logros o ventajas si no tiene a quién presumir, permite que el usuario se pueda conectar con otros que pueda compartir sus logros y que los demás puedan interactuar con él.
  6. Desconexión con acción. Muchas veces, si no es que siempre que no tenemos Internet, recurrimos a nuestras amadas aplicaciones para matar el aburrimiento. En el tráfico, en el autobús, en la fila del banco (bueno ahí no, están prohibidos los móviles), siempre necesitamos mantenernos en algo. Procura que la parte principal de tu aplicación funcione offline y que permita sincronizarse al conectarse nuevamente a Internet. Si tu aplicación necesita forzosamente conexión a Internet, al menos permite que algunas actividades puedan ser realizadas en ella de forma offline.
  7. Gratuito es más prolífico. Nadie quiere pagar por aplicaciones hoy en día. Si quieres sacar ganancias puedes crear una aplicación de paga y otra gratuita (con anuncios y menos utilidades).  Y si tu aplicación es muy buena entonces puedes ofrecer herramientas pero siempre busca que los costos no sean excesivos.

Como pueden ver, la mayoría de las aplicaciones populares tienen ciertas características que podemos intentar replicar, y lo anterior no sólo aplica a juegos, también existen aplicaciones como Waze que ha logrado posicionarse como una de las más descargadas siguiendo estos puntos. ¡Pues ahora a programar y a hacernos millonarios!.

Imagen Destacada tomada de : http://www.blogcompuplustecnologialdia.com/wp-content/uploads/2013/04/smartphones.jpg

1 Comentario

Comenta en el recuadro