Hoy les quiero hacer una pregunta a los que vivimos o circulamos por la Ciudad de México, y es ¿Si alguna vez han visto la estatua de Francisco I. Madero?, muy probablemente si la han visto, se han sentado a esperar a alguien, les ha resguardado del sol o simplemente como la gran mayoría de las personas, la ignorar y ya pasa desapercibida.

Tal vez esto se deba a que no tenga alguna placa que diga o que indique quién es.

¿Quién hizo la estatua de Francisco I Madero de ciudad de México?

Bueno les contaré que esta estatua fue realizada por el escultor Javier Marín y se muestra a un jinete, en este caso si el caballo esta erguido y sostenido únicamente por las dos patas traseras indica que éste murió en el campo de batalla; si bien tiene alguna de sus dos patas delanteras arriba, significa que murió por las heridas causadas por la guerra, pero no murió en el campo de batalla y si el caballo tiene las cuatro patas sobre la tierra, eso significa que murió por alguna otra causa, menos por la guerra. Aquí ocurrió un pequeño error, ya que recordemos que el mártir, en este caso Madero, su muerte ocurrió por otra causa y no por las heridas causadas por la guerra. Pero se conserva por el valor conmemorativo y por el homenaje a Madero.

Estatua de Francisco I Madero en ciudad de México
Estatua de Francisco I Madero en ciudad de México

Esta estatua fue inaugurada el 20 de noviembre de 2010, con motivo de la celebración del centenario de la Revolución Mexicana y en ella se muestra a un Francisco I. Madero conduciendo al pueblo hacia la “democracia”. Fue debelada por el expresidente Felipe Calderón, y se encuentra ubicada al costado derecho del Palacio de Bellas Artes y al lado izquierdo de la Alameda Central en la Ciudad de México.

A sí, lo olvidaba, otro dato curioso, es que, junto con la estatua se colocó una cápsula del tiempo que contiene varios objetos del año 2010 y la cual será abierta hasta el bicentenario de la revolución en el 2110.

Espero que la próxima vez que pasen junto a la estatua le presten atención y sepamos un poco más de nuestros monumentos históricos.

Bueno yo me despido por el día de hoy y les deseo que pasen un excelente fin de semana y si aprovechan el buen fin, sólo me resta decirles que no gasten de más, ya que después las deudas ahogan.

¡Adiós!

Comenta en el recuadro