Una chica se enamora de un hombre lobo y cambia su vida para aferrarse a una ilusión. Este podría ser la trama de una película adolescente que podría vender mucho y seguir llenando los bolsillos de escritores bestsellers, un género que genera diabetes y que se salta las reglas de lo paranormal. Sin embargo, ¿Es posible hacer una historia más allá de lo convencional?

Hablar de Wolf Children no es sinónimo de un romance entre una humana y un hombre lobo, esta cinta de Mamoru Hosoda, director de animación japonés trae a colación un debate sobre los sacrificios de una madre y el camino que toma cada personaje al final del camino.

Resultado de imagen para wolf children
Fast Japan

Realidad cruda

La animación siempre se ha enfocado en retratar realidades crudas de una forma original, Hosoda usa sus propios códigos y toma el contexto para hacer un relato personal con el que le rinde tributo a la reciente muerte de su madre. La historia se enfoca en Hana, una adolescente que se enamora de un hombre lobo.

Hasta aquí cierto fandom estaría satisfecho, pero hay más, puede haber mucho más, hacer una historia con trasfondo y Hosoda se encarga de trabajar en eso. Apropiándose de escenas que tienen menos diálogo y más música y factores simbólicos retrata cómo los personajes se conocen y van evolucionando.

El punto de quiebre vendrá cuando Hana deba enfrentar cierto reto: ser una madre soltera. Suena dramático y hasta algo novelesco, pero la realidad se retrata distinta en torno a la tragedia con algunos códigos en torno al humor: tiene dos hijos y justamente son mitad lobo-mitad humanos.

Resultado de imagen para wolf children
Imagen: Magnitude Reviews

El contraste que propone la cinta puede recordar a películas como Boyhood, habla de las lecciones que reciben los padres y de cómo los hijos terminan tomando sus propias decisiones, de un trayecto propio pero también de un contexto. Hosoda marca muy bien las actitudes de los personajes y cómo los influye su entorno.

Mitología y aspecto rural

Además, menciona el sacrificio que hace la madre al contemplar que se encuentra sola, encerrando una sonrisa para no defraudar a sus niños pero con una carga que la consume cada vez más. Es una cinta animada que podría haber abusado del drama, más no lo hace, sólo plantea la relación entre el ser humano y las bestias desde otra perspectiva.

Después de todo, Hosoda se ha enfocado en hacer una crítica y un acercamiento de lo humano-con lo animal, desde Summer Wars, hasta Bakemono no Ko recientemente. Al igual que rinde tributo a lo mitológico y a lo rural, otorgándole cierto respeto y espacio al campo.

Recomendada
@Chdnk

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre