Aprovechando que estamos en el mes del terror por todo este cuento de Octubre y demás, yo aprovecho para sacar lo mejor de las historias de princesas, si, no niego que me encantan las princesas (a veces me sale lo marica), pero lo mejor de estos cuentos son las villanas, esas que son malas por el puro gusto de ser malas y hacerle la vida de cuadrillos a las princesas.

Las villanas creo son lo más cercano a la realidad, seamos honestos, nadie puede ser tan bueno como pintan a las princesas, amigas de la naturaleza, esas sumisas que aguantan todo porque creen que un día llegará el amor verdadero. Amor verdadero que además es el primer príncipe guapito que paso por sus colinas  del cual se enamoran perdidamente porque les promete casarse con ellas y hacerlas felices para siempre. No, hoy no vamos a enfocarnos a ellas, sino a las villanas, esas brujas malvadas que dan sabor a las historias ¿qué sería de las historias sin esa parte mala?

Empecemos con mi favorita: Úrsula, la bruja mala del mar, la que por el puro gusto de reírse de Tritón, y de paso gobernar los siete mares, pues “ayuda” a Ariel a convertirse en humana e irse de golfilla con el Príncipe Erick. ¡Brillante! Le pide a cambio su voz a sabiendas de que de eso se había enamorado el príncipe y la manda ahí con sus encantos, con el mejor consejo del mundo, “usa tus armas”, osea tu cuerpecillo para convencer al príncipe de que te plante unos besotes. Pero claro, la tonta de Ariel no pudo y pues paso lo que paso y me mataron a mi amiga Úrsula. Ni modo, ella es definitivamente una gran villana, tiene humor, inteligencia, es malvadina y tiene un look estupendo, una villana en toda la extensión de la palabra.

Ursula

Maléfica, el hada mala de La Bella Durmiente. Cabe aclarar que me quedo con mi visión original antes de que mi hermosa Angelina la pasará a joder, es que Maléfica era eso, MALÉFICA, su nombre lo dice, era mala por el gusto de ser mala. Osea, condenó a una niñita a morir porque no la tomaron en cuenta para la pachanga del bautizó o lo que sea que fuera eso y claro se vale querer vengarse por excluirla. Era brillante, además entregada porque siguió vigilando que su plan se cumpliera, era tan buena que se podía transformar en un dragón y bueno esa venganza le daba sentido a la historia, pero ah no, tenían que fregar a la pobre villana con su cuento onda Lo que callamos las mujeres. Olvidemos que esa cosa tan horrible sucedió y pues sigamos con lo genial que es y siempre será. Maléfica para mí siempre será esa bitch malvada que tiene toda la onda por vengativa y sí, perra.

maleficent

La madrastra de Cenicienta, otra mujer absolutamente brillante, mira que casarte con un viudo diciéndole que vas a cuidar a su hijita huerfanita sólo para que a la primera de cambios que pase el viudo al otro mundo tener sirvienta gratis no cualquiera. Mala por el puro gusto, no sentir pena por la pobre niña indefensa y tratarla con la punta del pie, hay que de verdad tener la sangre de hiel para ello, además de que como buena madre veía a sus hijas como potencial para llegar a nada más ni nada menos que el palacio. Bueno sí, le falto visión porque si hubiera visto que la huerfanita era bonita y tenía potencial pues la hubiera tratado mejor para usarla después, era sencillo. Ni modo, a ella le gustaba más tener servicio al cuarto, quien lavara, planchara y cocinará de gratis. Aunque si lo vemos, incluso en las secuelas es súper bitch y por eso merece todo mi respeto y admiración.

madrastra

La reina, mala y vanidosa, ese defectito las mujeres creo lo entendemos perfecto y es que ¿quién no desea ser la más bella del reino? Creo que ella y la madrastra de Blanca Nieves se entendían perfecto en eso del servicio gratis porque pensaron igual al tener a las hijastras de sirvientas. Ella estaba bien justificada, era obvio que si la hija era guapa pues tenía que morir ¿qué no? Aunque bueno, pensemoslo bien, se iba a quedar sin sirvienta ¿no era más fácil encerrarla en una torre para que no la vieran los hombres y ya? ¿O ponerle mascara? ¿O ya de plano desfigurarla con una poción? Digo, de que había opciones mejores que hacerte fea y darle una manzana para matarla pues había más opciones.

reina

Madre Gothel, otra vanidosa, ella admitamos que supo armarla hasta que olvido que a las adolescentes hay que ponerles barrotes en las ventanas para que no se te escapen de golfillas con un ladrón guapo. Ella tuvo visión de cuidar su flor mágica haciéndola creer que era su verdadera madre y gracias a eso lo tuvo todo, sirvienta, cocinera y juventud. Además vean que nivel de villana que la hizo sentir toda su vida una niña inútil incapaz de sobrevivir sin ella y con una autoestima tamaño hormiga, eso es poder, ella sabía lo que hacía ¡ovación de pie! Sin duda una villana muy inteligente y la que hasta el momento se lleva las palmas en esto de las estrategias para sacarle provecho a una princesa tonta.

madregothel

Y villanas hay muchas, podríamos hablar por horas de esas villanas que hacen que cada minuto de las películas valga la pena: la reina de corazones, Madame Mim, Cruela de Vil. Cada cuento merece una gran villana y cada una de ellas es genial a su manera, siendo honestos disfruto más a la villana que a la heroína. ¿Mi consejo? Siempre se la mala, se divierten más.

Esta fue mi opinión sobre las villanas de Disney y porque son lo mejor de las películas.

Comenta en el recuadro