“Las personas se vuelven codependientes. Asumen falsas responsabilidades hacia los demás y olvidan las que necesitan para ellas mismas. Después, culpan a los otros de sus desgracias. Es un círculo vicioso. Es posible sentirse feliz con alguien. Es posible sentirse triste con alguien. Es posible compartir la felicidad y la tristeza. Pero ni la felicidad ni la tristeza propias son responsabilidad de ese alguien.” PAUL FERRINI.

Todos tarde o temprano en la vida nos topamos con uno de estos seres, y no, no son como los de Drácula ni brillan como los de Crepúsculo. Estos lejos de ser seres fascinantes y alimentarse de sangre se alimentan de tu energía, de tu buena vibra, digamos. Son seres que “chupan” toda tu alegría y te dejan debilitado e incómodo.

Llamamos vampiro emocional a aquellas personas que cuando están contigo se dedican a descargar toda su negatividad y problemas, su “mala vibra“, sus quejas, enojos y demás. Esto lo hacen sin ningún propósito, sin querer tu consejo, simplemente por vociferar y soltar su “mala leche” con tu pobre y pequeña persona.

Los vampiros emocionales son muy hábiles, ya que logran envolverte y manipularte, se desahogan, te desaniman y luego se van sin decir “agua va“. Te dejan ahí, agotado emocionalmente por todo lo que han descargado en ti. Su única misión en cargar su pila con tu energía.

Ahora pensarás, ¿conozco yo alguno de estos malignos seres? Seguramente sí, no se esconden en un ataúd ni se pasean de noche, ni mucho menos se ven pálidos y asombrosamente guapos. Te daré sus características y tú te encargas de palomear el check list con tus amigos y conocidos.

  • Es la típica persona que se la pasa quejándose de todo lo que le pasa.
  • Encuentran el lado malo de todo.
  • Por más opciones que le das se niega a cambiar.
  • Siempre hablan sobre sí mismos y no tienen tiempo de escucharte.
  • Se la pasan hablando de sus desgracias, para ellas sólo existe la mala suerte, viven a la expectativa de las cosas horribles que van a suceder.
  • Cuando dicen que quieren cambiar NUNCA lo hacen.
  • Tienen una numerosa lista de todo lo que va mal en su vida y la repiten cada que hablan contigo.
  • Son sarcásticas, burlonas, crueles, hacen comentarios y no les interesa lo que puedan hacer sentir a los demás.
  • Cuando checas con otras personas te das cuenta que se queja de lo mismo (tiene varias victimas).

 No nos confundamos, existen personas que acuden a nosotros con sus problemas, la diferencia entre ellas y los vampiros emocionales es que ellos sí buscan ayuda, es decir, buscan solución a su problema, no sólo sueltan la queja al aire. Recuerda que los vampiros emocionales no luchan, no ponen de su parte para librar obstáculos, no llegan a cambiar la situación, esa será la diferencia con tus demás amigos con problemas existenciales.

Ahora bien, ¿qué hago si ya soy víctima de un vampiro emocional? ¿Mi consejo? Suéltate, no te involucres más con esa persona, no intentes solucionarle tú sus problemas, puedes darle consejos y animarlo a que trabaje en la solución, pero si no pone de su parte lo mejor es “dejarlo por la paz” y dejarlo sólo con su amargura.

¿Cómo saber que verdaderamente es un vampiro emocional? Si tienes dos o tres conversaciones similares y por más consejos que le diste y mil promesas de cambio que dio la cosa sigue igual, entonces antes de que “muerda tu cuello“, desaparécete de su camino. Ok sí, puede que “sientas feito” abandonarlo, pero piensa, ¿realmente necesitas una persona así en tu vida? Piensa, honey, es alguien que únicamente te buscará para desahogarse y que te preocupes por él pero jamás hará nada por él mismo. Creo que para problemas tenemos bastante con los propios como para todavía cargar con los de alguien que no quiere mejorar.

¿Cuesta trabajo deshacernos de ellos? Lo más seguro es que sí, pero calma, no necesitas ni ajos, ni estaca ni crucifijo. La estrategia, es darles por su lado, es decir, dejar de darles ánimos, atacar con la cruda honestidad y… darles la razón. Si te dice que su vida es miserable y no tiene solución, dile que está en lo cierto; seguramente ante tu falta de preocupación irá en busca de una nueva victima.

¿Sigues sin creer que seguramente has conocido a un vampiro emocional? Identifica cuando sales con la gente como llegas a tu hogar, si te sientes agotado, cansado, tenso, desanimado o incluso con estrés sin razón aparente…¡CUIDADO! te has topado con un vampiro emocional.

Comenta en el recuadro