Las manos envuelven el cristal

Un cristal el cristal ese cristal

A través del cual te miro

                                           7(3)

                                            7(3)

                                            7(3)

                                             7(3)

Siete años tres

Siete días tres

Siete horas tres

¿entiendes?

¿entender?

¿no te entiendo?

¿no quiero entenderte?

Abro mis senti-

                         Dos

                         Mientos

                         Mientes

                         Una cinco mil mentiras

                         Qué más da

Me mientes

Quedarte  q q q

Que queda de mares que se hicieron interminables

Sólo queda un recuerdo en el más profundo calabozo

Y quedarme en esta escalera esperando

Sueño ese cielo que pintamos con magia

Viviendo para llevar soplos y sigo sin respuesta

Grietas por todo el cuerpo llevan una mezcla

Agua salada agua dulce agua agria agua simple como la palabra

Tengo los sentidos descompuestos

Y espero milagros

No hay milagros gritan los demonios

La espera se agota con las canas y ganas en el cuerpo

Los días son menos entonces la vida se fuga

Mis manos las manos esas manos

Mueren murieron para caricias

Y mi corazón en suspiros vaga por los callejones

Callejones en la obscuridad de una noche que ya no existe

No volverá

No será

Jamás

Luego mis ojos quietos clavados inertes

Se esfuma el brillo la luz

Después de la historia que ya

no existe existe no existe existió no existió existí no existí existamos no existamos existo no exstooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Como un eco en el planeta

 

Paz ven al sueño arropa mi cuerpo

Vive en mi casa por el resto del tiempo

Muestra todos los caminos

Fe enseña la luz divina en el firmamento

Vive en mi locura

Calza mis sandalias para viajar

Amor en primera persona

Sé quién acalle las heridas

Viaja en mi sangre que es roja viva húmeda y caliente

Dispara besos en mi alma para sosegar la zozobra

Paz fe amor

Cortas y grandes

 

 

Ale Olson

COMPARTE en:
Alejandra Olson
Espíritu congestionado por las letras, que busca encontrarlas en el camino del hacer literario y de éste encuentro aparezcan historias de empatía con los ojos participantes del espectador. Se dice incipiente escritora, pues cada día se descubre, redescubre, encuentra, pierde hilos dentro de éste oficio. Oficio que necesita dedicación, amor y empeño. Ella es así, tan natural como la vida se lo permita y aguerrida.

Comenta en el recuadro