Entiendo perfectamente que México necesita inversión extranjera, el “desarrollo” nos beneficia a todos, tener una imagen de lugar cosmopolita vende, pero cuando no se tienen las condiciones necesarias para competir con países como China, todo se complica.

Dragon Mart será un centro de exhibición y distribución de producto chinos, ubicado en Cancún, un lugar importante por su atractivo turístico, este sitio contará con locales, viviendas, restaurantes, bodegas y una explanada, ubicado en  Puerto Morelos, teniendo un terreno aproximado de 561 hectáreas.

Todo esto pareciera a primera vista muy bueno porque mejoraría la afluencia de turismo internacional a nuestro país e incluso tal proyecto tiene contemplado dar 8550 empleos, o al menos así lo manifiestan sus espectaculares.

Pero…  ¿Cuál es el problema a fondo?

El primero que se detecta es ambiental, cómo es posible que vayan a construir este lugar destruyendo parte del hermoso ecosistema de aquella región. Muchos ambientalistas y oriundos de la zona están inconformes ante este hecho, incluso el ayudantamiento de Benito Juárez logró imponer una multa de 2 millones de pesos (un pelo a un gato, a comparación de todo lo que manejan) por haber destruido 87 hectáreas de selva para empezar la construcción, sanción que “inexplicablemente” no fue cubierta ya que la súper empresa se amparó. El mega proyecto sigue en marcha y se le ordenó al ayuntamiento de Benito Juárez otorgar la licencia necesaria, que irónicamente tienen que ser dada por la secretaria de Ecología y Desarrollo Urbano.

El segundo problema detectado es la competencia desleal que este gigante traerá, por el simple hecho de que, como todos sabemos, los productos chinos manejan precios de venta muy bajos, ya que muchas de las veces su calidad es mala y desechable. Al llegar esto a Cancún lo “hecho en México” sufrirá una seria caída en adquisición ya que como “buenos compradores” siempre escogemos lo más barato.

Este hecho a quienes más afecta es a los artesanos, productores, restauranteros, etc. La desconformidad en gran parte del sector empresarial se hace notar en Cancún y en México, porque al abrirle las puertas a China, estamos destruyendo a la gente de nuestro país que con esfuerzo sacan su producto con un margen de ganancia raquítico.

Para tratar de “equilibrar” el asunto, la empresa mexicana Enlace International Group abrirá en China un edificio de 10 pisos para exhibir y vender productos mexicanos. Pero ojo, el  terreno autorizado para la construcción de este proyecto “azteca” mide 16000 metros cuadrados y será hecho en la isla de Macai China, mientras que el mega proyecto de Dragon Mart ocupa alrededor de 5.57 millones de metros cuadrados y está situado el lugar más turístico de México, Cancún.

Se sabe que el Dragon Mart no solo traerá mercancía del gigante asiático, sino mano de obra y gente especializada de su país para que administren el lugar. Un dato interesante para que sepan a lo que me refiero es que según la Organización Mundial de Comercio (OMC) China es el país que acumula el mayor número de demandas de gobiernos y empresas por prácticas desleales.

¿Generará trabajos para mexicanos?… a lo mejor, pero sin duda serán más los que sufrirán una baja significativa de las utilidades en los servicios y/o productos que ofrecen. Es algo “fatalista” mi punto de vista, pero no hablo por hablar, todo sabemos lo que son los productos chinos y el mal rato que nos hacen pasar.

A pesar de todo esto las autoridades dan luz verde a este gran proyecto,  dejando realmente desprotegidos a los comerciantes y productores de nuestro país, hay realmente mucha gente inconforme, pero extrañamente no se le hace ruido a este tema en los medios de comunicación.

Lo que podemos hacer, es NO comprar productos chinos (aunque estén a 1 dólar) y apoyar a nuestra gente que en serio si no nos ayudamos entre nosotros mismos, ¿quién lo hará?

¡VAMOS MÉXICO!

Comenta en el recuadro