InicioYOLOescriboTsunamis más grandes del mundo (Top 5)

Tsunamis más grandes del mundo (Top 5)

Un tsunami (palabra que viene del japonés “ola de puerto”) o maremoto, también conocido como ola marina sísmica, es una serie de olas en una masa de agua provocada por el desplazamiento de un gran volumen de esta, generalmente en un océano o un gran lago. A lo largo de la historia, los tsunamis más grandes del mundo han dejado perdidas mortales y económicas incalculables. Varios originados por catastróficas erupciones volcánicas.

Los grandes terremotos submarinos en los límites de las placas tectónicas suelen causar un tsunami. Cuando el fondo del océano en el límite de una placa sube o baja repentinamente, desplaza el agua sobre él y lanza las olas que se convertirán en un tsunami.

La mayoría de los tsunamis ocurren dentro del «Anillo de Fuego» del Océano Pacífico, un área geológicamente activa donde los cambios tectónicos hacen que los volcanes y los terremotos sean comunes. Alrededor del 90% de los terremotos del mundo y el 80% de los tsunamis ocurren a lo largo del Anillo de Fuego.

Tsunamis más grandes del mundo

A principios de año, el mundo entero se mostró alerta en caso de posibles tsunamis debido a la explosión volcánica submarina ocurrida en la isla de Tonga. No es para menos que todo el mundo esté al pendiente en cuanto a estos sucesos, porque a lo largo de los años, la humanidad ha sido testigo de los efectos devastadores de los tsunamis más grandes del mundo.

1755: Gran Tsunami de Lisboa, Portugal

Lisboa en la actualidad

El 1 de noviembre de 1755, alrededor de las 9:40 a.m., un terremoto estimado entre 8,5 y 9,0 en la escala de Richter con epicentro en el Océano Atlántico frente a las costas de Portugal y España sacudió los alrededores.

El temblor cobró su precio en Lisboa, Portugal, por solo unos momentos, pero unos 40 minutos después de que cesara el temblor, llegó el tsunami. Este doble desastre provocó una ola de devastación que provocó incendios en todas las áreas urbanas.

El tsunami recorrió una amplia franja, con olas de hasta 66 pies que golpearon la costa del norte de África y otras llegaron a Barbados e Inglaterra. El número de muertos por el trío de desastres se estima en 40.000 a 50.000 en Portugal, España y Marruecos. El 85% de los edificios de Lisboa fueron destruidos. Al estudio contemporáneo de este terremoto y tsunami se le atribuye el surgimiento de la ciencia moderna de la sismología.

1883: Krakatoa, Indonesia

Este volcán indonesio entró en erupción en agosto de 1883 con tal violencia que las 3.000 personas de la isla de Sebesi, a ocho millas del cráter, murieron. La erupción, que arrojó nubes de gas caliente que se movían rápidamente y envió rocas gigantescas que se precipitaron al mar, provocó olas que oscilaron entre 80 y casi 140 pies y demolieron ciudades enteras.

Según los informes, la explosión volcánica se escuchó a 3,000 millas de distancia. El tsunami resultante llegó a la India y Sri Lanka, donde murió al menos una persona, y las olas se sintieron hasta en Sudáfrica. En total, se perdieron unas 40.000 vidas, y la mayoría de esas muertes se atribuyeron a las olas del tsunami.

Un recordatorio duradero del calamitoso evento ha sido durante mucho tiempo el volcán restante, Anak Krakatoa. También conocido como «el niño de Krakatoa«, este volcán entró en erupción en 2018 y provocó otro tsunami al colapsar sobre sí mismo. Cuando las olas tocaron tierra, tenían unos 32 pies de altura, sin embargo, ya se habían disipado considerablemente para entonces. Si el tsunami hubiera estado viajando en dirección a las áreas pobladas, fácilmente podría haber resultado en el desastre natural más destructivo de los tiempos modernos

1908: Messina, Italia

El Estrecho de Messina que separa Sicilia de la provincia italiana de Calabria está ‘en la punta de la bota’ del mapa de Italia. El 28 de diciembre de 1908, un sismo de magnitud 7,5, enorme para los estándares europeos, se produjo a las 5:20 a. m., hora local, y provocó olas de 40 pies que se estrellaron contra ambas costas.

La investigación moderna sugiere que el terremoto en realidad desencadenó un deslizamiento de tierra submarino que provocó el tsunami. Las olas devastaron ciudades costeras como Messina y Reggio di Calabria. El número de muertos estuvo entre 100.000 y 200.000, con 70.000 muertes solo en Messina. Muchos de los sobrevivientes se unieron a una ola de inmigrantes que se fueron de Italia a Estados Unidos.

2004: Tsunami del Oceano índico

Aunque este fue el tercer terremoto de mayor magnitud registrado desde 1990, el temblor de magnitud 9.1 se recuerda mejor por el mortal tsunami que desató el terremoto submarino. El terremoto se sintió en Sumatra, partes de Bangladesh, India, Malasia, Maldivas, Myanmar, Singapur, Sri Lanka y Tailandia. El tsunami que siguió afectó a 14 países tan lejanos como Sudáfrica.

La línea de falla que se desplazó causando el tsunami se ha estimado en 994 millas de longitud. El Servicio Geológico de Estados Unidos estimó que la energía liberada por el terremoto que provocó el tsunami fue equivalente a 23.000 bombas atómicas tipo Hiroshima.

El número de muertos por este desastre fue de 227.898 (alrededor de un tercio fueron niños), lo que lo convierte en el sexto desastre más mortífero registrado en la historia. Millones más se quedaron sin hogar. La concientización sobre tsunamis ha aumentado dramáticamente, lo que ha resultado en numerosas alertas de tsunamis a raíz de eventos sísmicos subacuáticos posteriores.

2011: Tsunami de Tohoku, Japon

Provocado por un terremoto de magnitud 9.0 en alta mar el 11 de marzo de 2011, olas que alcanzaron una altura de 133 pies se estrellaron contra la costa este de Japón. La destrucción resultó en lo que el Banco Mundial llamó el desastre natural más costoso registrado, con un impacto económico de $235 mil millones. Más de 18.000 personas perdieron la vida.

Las aguas embravecidas también provocaron fugas radiactivas en la planta de energía nuclear Fukushima Daiichi y provocaron un debate mundial sobre la seguridad de la energía nuclear. Las olas de este tsunami llegaron hasta Chile.

Hubo momentos en que la gente creía que podía controlar la naturaleza. Pero eso es historia antigua. Ni un terremoto ni un posterior tsunami se pueden prevenir. Además, el momento en que sucede no se puede predecir ni calcular. Sin embargo, lo que sí se puede hacer es una alerta temprana a la población de la zona afectada, ya que se pueden ahorrar números de víctimas. ¿Y qué hay más precioso que una vida humana?

El tiempo desde la detección de un terremoto hasta el momento en que la primera ola del tsunami llega a la costa cuenta en minutos o posiblemente en horas, lo que proporciona mucho tiempo para alertar a la población.

Por tanto, habiendo aprendido del pasado, los sistemas de alerta en las zonas más vulnerables deben mejorarse de forma que puedan ofrecer una sensación de mayor seguridad a todos los habitantes.

NM
Amante de las películas y las series. Intento de escritora. Entusiasta de la cultura pop

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos nuevos

Las arañas más venenosas del mundo

Estaría bien si clasificar a las arañas como las diez más bonitas del mundo o las cinco mejores, pero...

Reseña: Conversations with friends – Sally Rooney y los peligros de la juventud

Hace dos años se estrenó la maravillosa Normal People, convirtiéndose en el éxito televisivo de 2020. Debido a la...

Crítica C’Mon C’Mon. Siempre Adelante – Mike Mills y su disección familiar

Personalmente encuentro a Mike Mills como uno de los cineastas más interesantes en el panorama actual. Su cine, netamente independiente...