Mucho se ha hablado acerca de la firma del tratado TPP o la integración de México al acuerdo de comercio exterior “más grande” que haya existido, debido a que concentra un poco más del 40% del PIB mundial, y que está representado por: EE.UU., Singapur, Vietnam, Perú, Nueva Zelanda, Malasia, Japón, Chile, Canadá, Brunei y Australia.

Vayamos por partes, primero debemos saber que hoy en día México, tiene las siguientes cifras de firmas de tratados y acuerdos:

  • 11 tratados de libre comercio con 46 países (TLC’s).
  • 32 acuerdos para la promoción y protección recíproca de las inversiones con 33 países (APPRI’s).
  • 9 acuerdos de alcance limitado (Acuerdos de complementación económica y acuerdos de alcance parcial en el marco de la asociación latinoamericana de integración).

Entre todos ellos sobresale el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Mercosur, APEC, AELC, y un sinfín de los países que se mencionan, pero basta hacer un poco de análisis respecto a la exportación de mercancías que hoy en día se realizan y resulta lo siguiente.

La firma de tratados internacionales siempre desata controversia y lo seguirá siendo porque México sigue siendo inoperante en muchos sectores que supuestamente se beneficiarán, entre los más importantes y que se mencionaron son: agroindustrial, electrónico, automotriz y manufacturero, sin embargo, de acuerdo a cifras del INEGI, con EE.UU., se tiene una exportación de más de 26 mmdd, con Singapur de apenas 49 mdd, Vietnam irrisorio de 13 mdd, Perú 145 mdd, Nueva Zelanda 8 mdd, Malasia 17 mdd, Japón 197 mdd, Chile 201 mdd, Brunei (¿de verdad?) no existe registro, Australia 76 mdd.

Hasta pareciera que todo lo que hacen es absurdo, y lo digo porque de acuerdo a las mismas cifras del INEGI y en los apartados mencionados, hasta datos de 2015 (enero inicios) en el sector Agroindustrial se tenía un superávit de 324 mdd, pero desde 2009 hasta 2014 se tuvo en promedio un déficit de 1,424 mdd, para el sector manufacturero (incluye las otros 3 sectores) se tenía un superávit de más de 2,735 mdd y como promedio entre 2009 y 2014 la friolera deficitaria de 12,728.5, o sea, que no le pinta nada bien a México llenarse de tratados internacionales y no aprovecharlos al máximo, porque resulta que siempre la Balanza Comercial de México es un desastre.

De acuerdo al Índice de Competitividad Global, México se encuentra en el lugar número 57, manteniendo la mediocridad, y hago referencia a este índice debido que entre otras variables incorpora el tamaño de mercado (interno y externo), eficiencia del mercado de bienes y la sofisticación en materia de negocios, entre otros que también son de gran valía y tienen que ver mucho con la eficiencia y eficacia con la que se hacen o se dejan de hacer negocios.

Y no es que uno como habitante esté en contra de todo lo que sucede alrededor de las políticas de gobierno, pero de verdad se ponen a meditar por un segundo que así seamos el país que no le cobra aranceles a nadie y existen millones de compensaciones arancelarias y demás “beneficios” crecerá la economía, por supuesto que no, y el claro ejemplo está en que somos el país que más trabaja, pero no representa que seamos productivos, todo lo contrario y aplica para todos los sectores productivos.

La firma de tratados sólo ayuda a dar una “buena imagen”, sin embargo, los hechos hablan más que mil palabras y haciendo énfasis en la inversión que hace la empresa KIA Motors (hoy en día en el camino de la “solución”) que carta de presentación puede hacerse con la firma y atracción de inversión extranjera si los simples y sencillos valores de negocio no son llevados a cabo y pareciera que siempre acabamos en el mismo tenor, la corrupción es el lastre.

Comenta en el recuadro