Aunque da la sensación de ser mucho más largo, gracias a la enorme información que llega a diario, el Festival de Toronto ha llegado a su final después de diez días de jornada. Tal como se dijo con anterioridad, el TIFF es el festival de cine que tiene mayor vinculación a la temporada de premios gracias a su extensa programación que suele abarcar (casi) todos los títulos que suenan para la temporada de premios. Aunque Venecia y Telluride -especialmente este que mantiene en secreto su programación- suelen arrebatarle algún estreno mundial, Toronto sirve para albergar, reunir y confirmar que títulos sonarán hasta febrero. Esta temporada, a diferencia de lo que se esperaba previamente, será completamente interesante teniendo en cuenta que hay muchas favoritas y cualquier cosa podría pasar. Siete acontecimientos ha sido el legado de este TIFF, listos para animar la temporada.

01. La categoría de Mejor Actor se desinfla y Gary Oldman parece no tener competencia

Quién diría que la categoría de mejor actor principal se volvería tan aburrida. Hasta hace un par de años un puñado de actores solían quedarse fuera de los nominados, no por calidad sino por cantidad, después de todo solo hay espacio para cinco. Desde hace tres años algo cambió y los triunfos de Leonardo DiCaprio (favorito antes de que se viese su película, The Revenant) y Casey Affleck habían sido previstos meses antes de los Oscar. En esta oportunidad todo parece seguir igual y Gary Oldman probablemente ya esté haciendo espacio en casa para su estatuilla. El actor se sometió a un cambio físico y vocal para dar vida a un personaje histórico -dos cosas que suelen conquistar el gusto de los académicos- pero lo que podría facilitarle el triunfo a Oldman es la falta de competencia. El frontrunner es Daniel Day-Lewis, cuyo trabajo (Phantom Thread) aun no se ha estrenado pero su historia con la academia le precede. Más distante están Tom Hanks que ya ni su llave con Spielberg es garantía de nominación, Thimothée Chalament cuya edad es su único obstáculo, Jake Gyllenhaal y Andrew Garfield en dos personajes que la academia suele reconocer pero sus películas han tenido tibias recepciones y James Franco en una interpretación que ha fascinado pero se trata de un personaje atípico. Cabe esperar si alguno le arrebatará, a última hora, la estatuilla a Gary Oldman.

02. Mejor Actriz Protagonista, una vez más, está on fire

En el pasado han quedado esas temporadas en las que actrices secundarias (hola, JLaw) acababan compitiendo como protagonistas no sólo para tener más opciones de ganar sino para llenar plazas vacías. No habían historias centradas en mujeres. El año pasado puso punto y aparte a esta situación gracias a interpretaciones como la de Emma Stone, Natalie Portman, Isabelle Huppert, Amy Adams, Annette Bening, Meryl Streep, Ruth Negga, Taraji P. Henson, entre otras que nos dieron la categoría más reñida en años.

En esta ocasión la historia parece que continua. Frances McDormand regresa a los personajes principales por la puerta grande con la aplaudida Three Billboards Outside Ebbing Missourie, a ella se suman Sally Hawkins en The Shape of Water, la mejor interpretación de su carrera; Judi Dench como La Reina Victoria que podría convertirse en la actriz británica con más nominaciones al Oscar; Annette Bening conseguiría el Oscar en su quinta nominación; Jessica Chastain y Jennifer Lawrence que podrían coincidir nuevamente en la categoría por Molly’s Game y mother!; Diane Krueger por In the Fade y Margot Robbie por I, Tonya a la espera de su primera nominación mientras que Emma Stone y Saoirse Ronan irían a por su tercera nominación gracias a Battle of Sexes y Lady Bird respectivamente. Y de hecho de conseguir distribución americana antes de finalizar el año, Ronan tendría también opciones con On Chesil Beach y como ella Rachel Weisz y Rachel McAdams por Desobedience, Glenn Close por The Wife y Brie Larson por su opera prima Unicorn Store entrarían a la conversación de conseguir distribución.

03. Buenas películas buscan distribución

Como si no fuesen suficiente el puñado de (buenas) películas que se exhibieron en Toronto y están por arribar los próximos meses a las carteleras mundiales más aquellas que aún no se han visto, hay que sumar esos trabajos que buscan distribución americana para entrar a colación. Lady Bird, la opera prima de Greta Gerwig, y I, Tonya fueron dos de las películas adquiridas en el festival por A24 y Neon respectivamente. On Chesil Beach, Disobedience, Breath, Three Christs y The Wife son algunos de los títulos que a pesar de sus magníficas críticas esperan aún que alguna distribuidora anglosajona se hagan con los derechos de las mismas y puedan llegar a las salas de Estados Unidos antes de año nuevo.

04. Las pequeñas distribuidoras cada vez más dominantes

El año pasado A24 y Lionsgate dominaron la temporada gracias a Moonlight y La La Land respectivamente, incluso la tercera opción, Manchester by the Sea, provenía de una plataforma relativamente nueva: amazon. En esta ocasión los grandes estudios parecen estar en un segundo plano cuando las pequeñas distribuidoras vuelven a imponerse en la conversación. A24 tiene hasta cuatro títulos que van a por todo ahora mismo: The Florida Project, Lady Bird, The Disaster Artist y The Killing of a Sacred Deer mientras que Lionsgate asume la distribución de Film Stars Don’t Die in Liverpool. Neon se apunta a su primera temporada de premios con la distribución de I, Tonya.

05. Mudbound o la oportunidad de Netflix para dejar el autosabotaje

El poder y buen pulso que posee Netflix para crear y promover sus series originales es envidiable pero cuando se trata de sus películas la historia es completamente diferente. Este año, por ejemplo, Netflix tiró a la basura a Brad Pitt, Tilda Swinton y 60 millones de dólares como presupuesto en War Machine una película que ya nadie recuerda. Un caso similar surgió con Okja que a pesar de la polémica en Cannes, las buenas críticas y el furor en el público -que duró una semana- hoy, ya nadie habla de ella.

La plataforma digital suele estrenar un par de meses antes del estreno el tráiler de la película, liberarla y ya. La carencia de publicidad demuestra un desinterés que parece autosabotaje, dando la sensación de que no les interesa que la gente vea sus películas. Sin embargo su oportunidad de redención es Mudbound. La película de Dee Rees enamoró a los asistentes de Sundance, reafirmó el fervor en Toronto y a día de hoy es una de las películas que cuenta con mejores críticas y con el mejor tráiler del año. Cabe esperar si Netflix tiene preparada una mejor campaña que sepa vender mejor la película no sólo al público sino también a los Académicos.

06. Angelina Jolie regresa por la puerta grande

The Breadwinner, una expresión anglosajona cuya traducción literal seria “el ganador del pan” y su significado es precisamente eso, la persona que dentro de la familia trabaja para llevar alimento al hogar. The Breadwinner, la película animada, va precisamente sobre una joven pakistani que se disfraza de hombre para poder trabajar y mantener a su familia. La cinta cuenta con todas las tablas para alzarse en la categoría de película de animación y quien está detrás de esta cinta, en calidad de productora es Angelina Jolie. Después de un 2016 estrepitoso gracias a la terrible recepción de By the Sea y su comentado divorcio, la actriz regresa con dos grandes trabajos: The Breadwinner y First They Killed My Father, su cuarto trabajo como directora pero la primera cinta que consigue críticas positivas en general.

07. Aaron Sorkin, mother!, Three Billboards Outside Ebbing Missourie y otras incógnitas

Ni siquiera la gran triunfadora del festival, Three Billboards Outside Ebbing Missourie parece tener una plaza asegurada en la categoría de mejor película, gracias a la amplia competencia y que, a diferencia de otras ganadoras del certamen -como Room y La La Land– encaja menos con el perfil académico. Por si fuese poco hay otros títulos que a pesar de su buen recibimiento aun son un misterio.

La opera prima de Aaron Sorkin gustó pero da la sensación de que sus opciones dependen de que alguna otra película caiga como favorita, mientras que Aronofsky sedujo a la crítica con su visceral propuesta, mother!, el público medio está aborreciendo la película y no sabemos a cual grupo se asemeja más el gusto de la academia. James Franco, por su parte ha dirigido su enésima película pero la primera buena en toda su filmografía como director, tiene entre manos una rareza que podría petarlo en los Globos de Oro pero en los Oscar, con unos votantes más escépticos, el resultado es incógnito aun.

A24 se encuentra en una situación La Decisión de Sophie, se ha hecho con el derecho de 4 películas para la temporada de premios pero tomando en cuenta lo pequeña y nueva que es y lo costoso que suelen salir las campañas al Oscar probablemente deba sacrificar uno o dos títulos en favor de otros.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre