Guitarras confundibles con el acero por el pesado sonido que poseen abren la pieza acompañadas de una batería que está por enloquecer. Algo grita “¡Metal!”, lo grita como alguien que ha perdido la cordura, y no es para menos; los próximos minutos serán la pesadilla de los cuellos de quienes hayan asistido al concierto, y nuestros oídos incluso pensarán que es una pesadilla para la garganta de quienes cargan las guitarras, mas no lo es así. Se trata de Terrasería, una excelente banda tamaulipeca de Death Metal.

Terraseria es una banda surgida en el año 2003, grabó su primer (y hasta la fecha único) álbum, titulado “War Confessions” en 2008. Desde entonces, se ha presentado en incontables ocasiones en el norte del país, y en eventos con bandas como Testament y Cannibal Corpse. Poseen un estilo pesado, mas no muy ruidoso, predomina lo melódico para su género. Encontramos riffs más bien trasheros, mas no de manera exclusiva; escuchamos también solos variados en técnica y estilo, no forzados a ser muy rápidos o complicados cuando no hace falta.

Describiría a fondo sobre su estilo, pero he de dejar que sus propios oídos continúen el análisis de los sonidos emitidos y mezclados por los talentosos músicos mexicanos.

Un servidor tuvo la oportunidad de escuchar en vivo a esta poderosa banda, y es algo de lo que no se arrepiente. Si Terrasería suena genial en una grabación de estudio, en vivo no hay intensidad que se le asemeje. Bien, quizá eso es un poco exagerado, pero no se compara escucharles en vivo con escucharlos en una grabación; de verdad, si les gustó la banda y tienen la oportunidad de deleitarse con sus notas en vivo, los exhorto a no dejar de asistir.

Se logró contactar al vocalista de la banda, quien nos hizo saber que trabajan ahora con nuevas canciones, de las cuales llevan a cabo una selección para grabar, de ser posible, el próximo año. Asimismo, nos comentó que ahora experimentan con otra cara del Terrasería de War Confessions, y esperan lograr un contenido más original y que agrade.

1 Comentario

Comenta en el recuadro