No sé como hiciste pero te quiero, te quiero como nunca he querido a nadie y no sé que hice que te ha hecho odiarme de la forma en la que lo haces. Recuerdo cada momento, todo lo dicho y lo hecho, sigue sin tener ningún sentido nada de lo que vivimos. Así es el amor ¿no? Loco, sin sentido.

Y viéndolo fríamente, un día estabas y al otro no, tenías mi amor, mi corazón y yo creí tener el tuyo sin poder estar más equivocada. Me dijiste amor y te creí completamente, sentí que eramos amor y que teníamos toda la eternidad para sentirlo, para vivirlo, y me quede.  Me quede y luche hasta el último momento por ti, por mí, por nosotros, un nosotros que era una fantasía.

¿Cómo se le pone fin al amor? Porque no he encontrado instructivos, manuales o libros que me expliquen como sobrevivir a todo esto aunque me advirtieron que el amor destroza y una vez que se ama, la vida adquiere un nuevo sentido y sin el ser amado la soledad es mucho más amarga.

Tal vez luche mucho o muy poco, tal vez demasiado, tal vez force algo que no tenía ni pies ni cabeza. Lo único que sé es que aunque hayan pasado los días, los meses, los años, nunca olvidaré lo que me hiciste sentir, como me hiciste sentir. Invencible, capaz de todo, me diste alas. Aunque hayan pasado los días, los meses, los años, nunca olvidaré lo que me hiciste sentir, como me hiciste sentir. Como si no fuera nada, como si no valiera nada, como cualquier cosa.

Y si el amor no duele, duele la decepción, la desilusión, la indiferencia… la mentira.

Comenta en el recuadro