La semana pasada, la Sociedad de Investigación y Docencia en Virología e Infectología, S.C (SIDVI) a cargo del Dr. José Antonio Mata Marín, médico Infectólogo del Hospital de Infectología del CMN “La Raza” del IMSS, presentó su Taller de Investigación en Hepatitis C (VHC), en conjunto con el Dr. Mauricio Castilllo Barradas y el Dr. Jorge Sandoval Ramírez, ambos también del CMN “La Raza”

El Dr. Mauricio Castillo Barradas, Gastroenterólogo del Hospital de Especialidades del CMN “La Raza” del IMSS, habló de la Individualización de tratamiento para definir el tercer componente en terapias triples. Comenta que ante la llegada de nuevos Antivirales de Acción Directa (DAAs), el tratamiento estándar con Interferón Pegilado y Ribavirina, tiene la opción de combinarse con un tercer elemento lo cual eleva la probabilidad de alcanzar la respuesta viral sostenida (RVS) con mayores beneficios, como lo son menores efectos secundarios para el paciente, y un menor tiempo de tratamiento.

Sofosbuvir, Simeprevir y Daclatasvir

Entre las opciones para la terapia triple, se encuentran fármacos como Sofosbuvir, Simeprevir y Daclatasvir; el primero aún no se encuentra en México, sin embargo se espera su llegada para los próximos meses; los otros dos fármacos ya se encuentran aprobados y disponibles en nuestro país. Castillo Barradas explica que aunque Sofosbuvir es un Inhibidor de nucleótido de polimerasa que tiene acción sobre todos los genotipos del VHC (pangenotipo), no se recomienda su uso en pacientes con cirrosis y falla a un tratamiento previo, ya que esto se ve reflejado en una disminución de la respuesta del paciente al tratamiento.

IMG_4791

Hablando de Simeprevir, el cual es un Inhibidor de Proteasa de 2a generación, tiene efecto sobre los genotipos 1 y 4, sin embargo si el paciente es genotipo 1a, y presenta el polimorfismo conocido como Q80K, se ha concluido que la respuesta al tratamiento con terapia triple con Simeprevir se ve afectada por esta mutación del virus, por lo cual si se sabe que el paciente es genotipo 1a, se le debe realizar un estudio para conocer si presenta dicha condición y poder darle a su vez, el mejor tratamiento.

En el caso de Daclatasvir, que es un potente Inhibidor NS5A, con actividad pangenotipo, presenta una buena tasa de respuesta al tratamiento, siendo un poco más alta para pacientes con genotipo 1b y sin cirrosis.

Finalmente un tercer componente en terapias triples, brinda beneficios como lo es una menor interacción farmacológica, periodos de tratamiento más cortos, horarios de dosificación más fáciles, menos eventos adversos y mejor perfil de seguridad.

Pacientes con VHC con mutaciones y polimorfismos

El Dr. José Antonio Mata, explica el caso de los pacientes que presentan falla a un tratamiento con un inhibidor de proteasa (IP), y cómo es que este hecho complica el uso de otro IP nuevamente. Se llaman mutaciones de resistencia cuando el sitio donde se une el IP se ha mutado y el fármaco ya no se une correctamente a la enzima (proteasa); debido a este proceso los virus pierden capacidad replicativa pudiendo perderse con el paso del tiempo, manteniéndose únicamente los virus salvajes. “Una vez que el virus muta, lo ideal es retirar el fármaco”, explica el Dr. Mata.

12334509_10207451262137126_1788803711_o

No es la misma situación para los Inhibidores NS5B, como el Sofosbuvir, al cual las fallas generalmente no le producen mutaciones; en el caso de los Inhibidores NS5A, sucede lo contrario, ya que entre más tiempo esté expuesto el paciente a tratamiento con este tipo de fármacos, más mutaciones pueden haberse producido durante la falla, y éstas a su vez no desaparecen con el tiempo, a diferencia de las mutaciones de los IP.

Por todo lo anterior es muy importante que si el paciente ha presentado falla a tratamientos previos con DAAs, se le realice un genotipo ante dicha falla para secuenciar su próximo tratamiento y aumentar la probabilidad de respuesta viral sostenida (RVS)

Warehousing Patients

Finalmente el Dr. Jorge Luis Sandoval Ramírez, médico Infectólogo del Hospital de Infectología del CMN “La Raza”, del IMSS, explica el concepto del warehousing de pacientes; el cual se refiere a los pacientes que no son elegibles a tratamientos actuales, ya sea porque no respondieron a un tratamiento previo o porque presenten alguna condición que les impida tratarse con las terapias con las que se cuenta actualmente. También pueden considerarse en warehousing pacientes sin fibrosis o en estadios tempranos de fibrosis, sin requerimiento de pronta terapia que pueden esperar a terapias nuevas para incrementar la tasa de respuesta.

IMG_4771

Muchos son los pacientes que son elegibles para terapias triples, opciones poco viables en países con acceso limitado a terapias libres de interferón. Los pacientes con fibrosis leve a moderada y otras características basales favorables son los mejores candidatos para estos regímenes con tasas de respuesta iguales o mayores al 90%.

Todo esto con el fin de prevenir la cirrosis, descompensación, hepatocarcinoma y muerte prematura del paciente, además de mejorar su calidad de vida, disminuir la prevalencia, reducir nuevas tasas de infección, y además, intentar la erradicación mundial del virus de la Hepatitis C (VHC).

Comenta en el recuadro