Ésta noche los Halcones Marinos de Seattle se han ganado el título como campeones de la NFL tras jugar su segundo Super Bowl y derrotar 43-8 a los Broncos de Denver.

   La edición 48 del Super Bowl se llevó a cabo en el MetLife Stadium, ubicado en Nueva Jersey, a las afueras de Nueva York. Seattle fue el campeón de la Conferencia Nacional, División Oeste, mientras que Denver hizo lo propio en la misma división pero dentro de la Conferencia Americana.

   Denver parecía el favorito ante los ojos de la mayoría. Peyton Manning ayer fue nombrado el Jugador Más Valioso de la NFL por quinta ocasión, pero ni sus 16 temporadas en el campo ni el haber ganado anteriormente un Super Bowl fue material suficiente para derrotar al novato QB de Seattle, Russell Wilson, quien sólo ha jugado dos temporadas y ésta fue no sólo su primer final sino su primer campeonato. Sorprendentemente, a pesar de que los Halcones habían jugado ya un SB, nadie en el equipo actual lo había hecho, todos eran finalistas primerizos y eso les jugó a su favor.

   Desafortunadamente para los Broncos, el haber tenido la mejor ofensiva a lo largo de la temporada no bastó para perforar la línea defensiva de Seattle, que también fue la mejor de este año. Tristemente, esta noche el estadio MetLife fue testigo de la aparición de unos Broncos tan apagados que sus rivales ni siquiera tuvieron la necesidad de dar su mejor juego.

   Desde los primeros minutos del primer cuarto el marcador se inclinó hacia Seattle con un safety y después un gol de campo, mientras que Denver no podía ni completar un sólo primero y diez. Al llegar a la mitad del encuentro los Broncos aún no habían hecho su primer tanto y los oponentes ya estaban 22 puntos arriba.

   Los liderados por Manning no fueron los únicos que esta noche dejaron un mal sabor de boca, puesto que el espectáculo de medio tiempo, que es el evento musical con más audiencia anual, se quedó corto ante las expectativas, quizá la combinación Bruno Mars/Red Hot Chili Peppers no fue la más adecuada para una noche tan especial.

   De vuelta al partido, la escuadra bajo el mando de Wilson seguía imparable y alcanzó a anotar otros dos touchdowns antes de que Broncos pudiera ganar sus primeros y únicos puntos y así llegar a los 39-8 para que en el último cuarto Seattle diera el último golpe y anunciara su victoria aplastando a sus contendientes 43-8.Quizá sea momento de revalorizar a Russell Wilson y a todo su equipo, incluido el linebacker Malcolm Smith quien fue nombrado MVP del Súper Bowl.

Comenta en el recuadro