Al revelarse los nominados al Oscar y ver The Boy and the World entre las seleccionadas a Mejor Película Animada del año fue definitivamente una gran sorpresa. En las pasadas premiaciones, The Boy and the World ya había acumulado algunas nominaciones, pero en premios como los Critics’ Choice y los Golden Globes no logró ninguna, en su lugar siempre estuvo The Peanuts Movie la película de Snoopy y Charlie Brown que esta vez quedó por fuera.

Compite en su categoría junto a When Marnie Was There, del prestigioso Studio Ghibli; Shaun The Sheep: The Movie, y las indiscutibles favoritas, Inside Out, de Pixar, y Anomalisa, el filme de este año que a pesar de ser animado, forma parte de ese grupo que realmente no están dirigidos a una audiencia infantil.

The Boy and the World (O Menino e o Mundo), es una película brasileña y apenas el segundo proyecto del director Alê Abreu. El  tipo de animación es una combinación entre tizas, acuarelas y creyones, con una variada paleta de colores, pero dejándole un considerable espacio al tan excluído color blanco, y haciendo uso del más puro arte naïf durante los 80 minutos que tiene de duración, a excepción de un breve segmento de metraje con el que refuerza muy bien su crítico mensaje.

Reseña O Menino e o Mundo
Reseña O Menino e o Mundo

¿De qué se trata The Boy and the World?

El argumento trata sobre un pequeño niño descubriendo todo el mundo que lo rodea tras la partida de su padre en busca de trabajo, algunos días de desconsuelo después, el chico decide buscarlo por su propia cuenta, descubriendo entonces que el mundo es mucho más que solo el pasto y las flores que crecen en su jardín.

Empezando su largo recorrido en nuevos territorios, por primera vez descubre el peligro, el rechazo y el desprecio a las personas mayores cuando de trabajo se trata, descubre la ciudad moderna, su urbanismo, y otras capitales que a sus inocentes ojos lucen casi futuristas, pero también esas áreas de mayor pobreza; descubre además la violencia, el consumismo, la explotación de la industria y la utilización de personas en la maquinaria, pero también el desempleo cuando esta misma industria reemplaza sus manos y su trabajo por tuercas y más máquinas. Y lo más importante, durante la incansable búsqueda de su padre, se encuentra a sí mismo, llevando una vida humilde, y sintiendo ese mismo rechazo al hacerse mayor, quedándose con la única compañía de un perro que no se aparta de su lado.

La película termina convirtiéndose más en una crítica social, haciendo cada  vez más a un lado el tema inicial y la principal búsqueda del chico antes de toparse con todos sus descubrimientos, pero aun así sin una sola palabra de su parte, únicamente con ese vistazo a su fantástica travesía, repleta de música, colores, y centenar de figuras sinuosas y rectas, deja muy bien grabado su mensaje.

Comenta en el recuadro