La noticia de Enero en 2016 es que Humberto Moreira ha sido liberado por un juez con libertad condicional y se le ha retirado el pasaporte…, en todos lados se indicaba que el caso de la justicia española era muy endeble y que más temprano que tarde quedaría en libertad debido a que no tenía bases sólidas que ayudaran a que se mantuviera en prisión.

La endeble investigación que se llevó a cabo por posible lavado de dinero debido a la irrisible cantidad de 200,000 €, parece que sólo fue una simple ilusión y no podrá ser deportado a EE.UU. donde se le imputa una investigación por una exorbitante cantidad de dinero y que el “angelito” sigue gozando de tranquilidad y mostrando un desprecio por la legalidad y la transparencia sobre cualquier orden y arropado por la dinastía jurásica del partido en el poder.

Y no es de extrañar que pudiera haber “mano diplomática” en este asunto siempre tratando de proteger a los pillos de su mismo bando, al tener las mismas mañas todos se deben de conocer hasta el tipo de tierra que tienen en las uñas de los dedos de los pies y de las manos y cuál es la mejor forma de retirarla sin contaminar a propios y extraños.

La nula transparencia y poca claridad del gobierno federal sólo alimenta las teorías de protección y “salvamento”, hasta el día de hoy han pasado más de 3 años en los cuales no se ha hecho nada por tratar de aclarar “¿dónde está el dinero?”, claro a menos que existan magos que desaparezcan así como así todo el dinero que implica la deuda del estado de Coahuila.

La supuesta “investigación” de la PGR (Procuraduría General de la República) deja mucho que desear al sólo decir: “es un hombre limpio y no hay bases que demuestren que él se llevó el dinero”, es estúpido, insultante y por supuesto cero transparente, y teniendo también los antecedentes de esta procuraduría de “justicia” pues simple y sencillamente no hay punto de retorno.

Los ejemplos de pillos rondan en la figura de todos los virreyes (denominados gobernadores) de los estados de la República, podemos empezar con Natividad González y Rodrigo Medina (que seguimos esperando TODO EL PESO DE LA LEY dicho por el “gobernador independiente”), ambos tienen denuncias de enriquecimiento ilícito y evidencia de que no cuadran las propiedades, las inversiones, y la vida de reyes que tienen ellos y sus familiares, y al mismo tiempo el tráfico de influencias en el estado de Nuevo León, y hasta pareciera que el gobierno está implicado, al “diversificar” las inversiones de sus amigos (Grupo Higa [del que se sabe] con el suspendido proyecto Monterrey VI).

Y qué decir de Guillermo Padres que tuvo hasta su propia presa construida con recursos federales y que “le llamaron la atención” y tuvo que quitarla, pero eso no es todo, es acusado de múltiples desvíos de recursos federales y al igual que sus anteriores “compañeros de profesión” se volvió millonario de la noche a la mañana y claro siempre favoreciendo a los suyos, pero para variar las denuncias principales radican en EE.UU.

Y la joya de la corona de los dinosaurios está en Veracruz donde cada gobernador es peor que el anterior, pero a la fecha siguen protegidos hasta el cansancio, la prueba actual es el nombramiento de este pillo de cuello blanco como “cónsul en Barcelona”, su premio por haber dado tanto a su bola de bandidos denominado PRI, y que decir del represor, ladrón y cercano a Peña Nieto, el gobernador Duarte, que no hay día en que no aparezcan evidencias de su gestión cero transparente y robos al por mayor.

Y faltan los virreyes de Tamaulipas, todos acusados de “mafiosos”, pero sólo con denuncias e investigaciones en EE.UU., en México no pasa nada…, y faltan muchos muchos muchos más que no tienen ni 2 gramos de dignidad, vergüenza, ética, profesionalismo, y por supuesto nada de sentido de servidor público.

Comenta en el recuadro