Reseña retro: las mujeres de la tierra son fáciles

Hay películas de hace varios años que aparecen de la nada en el televisor y por alguna extraña razón no puedes dejar de verlas, pues a mi me paso antier con esta película.

Las mujeres de la tierra son fáciles (Earth girls are easy) es una película de 1988 dirigida por Julien Temple y estelarizada por Geena Davis, Jeff Goldblum, Damon Wayans y el entonces desconocido Jim Carrey y nos presenta la vida de una mujer que, el día que descubre a su prometido con otra, una nave alienigena aterriza en su patio trasero, trayendo consigo a tres extraterrestres amorosos, llenos de pelo y con una serie de habilidades y poderes bastante peculiares.

Goldblum, Carrey y Wayans interpretan a Mac, Wiploc y Zeebo, tres extraterrestres que vienen a la tierra con la específica misión de conocer mujeres, cayendo en la piscina de Valerie (Geena Davis) quien, sin pensarlo mucho, decide ayudarlos a adaptarse, llevándolos primero que nada a quitarles el pelo de todas las partes del cuerpo que no deben tener, revelando a los tres actores arriba mencionados.

Jim Carrey, Damon Wayans y Jeff Goldblum

A lo largo de la película, que raya en lo inverosímil cada dos minutos, estos alienigenas analizan los comportamientos y costumbres humanas desde otro enfoque, con resultados generalmente cómicos, como una escena en una discoteque (en los ochenta si se les decía así) donde el extraterrestre Zeebo sostiene una batalla de baile, o en cada uno de los números musicales que tienen durante la película, que si, también es considerada un musical.

Los alienigenas son divertidos, con gran énfasis en su proyección corporal, sello principal de Jim Carrey como actor cómico hasta la fecha, y con momentos de musical ochentero que  hoy se ven bastante simplones pero que en la época eran altamente efectivos. Con todo, la película en general resulta divertida, por momentos bastante ridícula pero capaz de entretenerte, con el gran plus de  Jeff Goldblum en gran forma y luciendo su cuerpo en varias ocasiones y Geena Davis que se ve increíble durante toda la película, vistiendo bikinis, falditas y demás atuendos reveladores que no llegan nunca a ser vulgares.

Jeff Goldblum como símbolo sexual
Jeff Goldblum como símbolo sexual
Geena Davis en si mejor etapa
Geena Davis en su mejor etapa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una de esas películas que han quedado en el olvido general, pero que es buena opción para relajarse y dejarse llevar una hora cuarenta.

 

 

 

Artículo anteriorCuestión de enfoques
Artículo siguienteLas cartas sobre la mesa
Hector D Ramos
Hector D Ramos
Licenciado en comunicación con especialidad en cine digital. Soy realizador, principalmente de cortometrajes aunque también hago videoclips. Director artístico de Rodando Film Festival y pago las cuentas dando clases y diplomados de materias audiovisuales. Evidentemente yo escribo de cine, desde todos sus aspectos, perspectivas y visiones.

Leer más

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizá te interesa

Recién publicados

Crítica: Look Both Ways, la película más optimista del año

En el cine, la década de los noventa se caracterizó por muchas películas inofensivas; historias contadas desde la perspectiva más inocente. Las películas de...

Meditación compasiva o ‘loving kindness’ una práctica que podría cambiar vidas

No suelo escribir posts en primera persona, a excepción de que sea sobre cosas que me gustan mucho y/o han tenido un impacto en...

Depilación láser vs IPL ¿Cuál es mejor? –

Depilación láser vs IPL, algunas personas votan IPL mientras que otros votan láser. Pero, ¿cuál es la verdad detrás de ambos métodos de depilación?...