En cinco años hemos tenido Forever, Russian Doll, The Good Place y ahora Miracle Workers. ¿Qué tienen todas estas series en común? Son comedias y están ambientadas “en el más allá”. Entre todos, el mayor éxito es The Good Place que aborda a sus personajes en el infierno -que luce como el cielo- para debatir a través de la comedia qué es realmente hacer el bien y hacer el mal. Es una sorpresa que otros hayan tardado tanto en intentar replicar la fórmula ganadora pero eso es precisamente lo que intenta Miracle Workers. La serie original de TBS utiliza temas religiosos y filosofía (ligera) para preguntar qué significa vivir en un mundo que parece estar experimentando una crisis desmoralizadora tras otra.

Si bien carece del golpe satírico de la serie protagonizada por Kristen Bell y Ted Benson, el increíble elenco (Buscemi, Radcliffe) y la premisa (una combinación de The Office con The Good Place) le dan a la serie la posibilidad de crecer y tal vez incluso encontrar su propia voz.

Miracle Workers: Sinopsis

En Miracle Workers, Dios (Steve Buscemi) está deprimido e insatisfecho con el actual estado de la Tierra. Mientras, vemos que el cielo funciona como una corporación, completa con oficinas y almacenes. Eliza Hunter (Geraldine Viswanathan), un ángel que ha trabajado durante años en el Departamento de Suciedad, solicita un traslado a un lugar donde pueda hacer algo bueno por la raza humana; se muda al Departamento de Cumplimiento de Deseos, donde solo hay otro empleado, Craig (Daniel Radcliffe) a quien lo que más le interesa es ayudar a las personas a encontrar artículos que se caen, como guantes y llaves de auto. Pero cuando Dios decide cerrar permanentemente la Tierra, Eliza hace una apuesta con él en un intento de salvarla.

No es tan ruda como se cree

La sinopsis básicamente es desarrollada en los primeros cinco minutos del episodio uno. Eliza es nueva en el departamento y está decidida a hacer una diferencia: concede un milagro a alguien que le pide que llueva para terminar una sequía, algo que Craig hubiera calificado de imposible para luego ser enviado a Dios. En cambio, las buenas intenciones de Eliza causan involuntariamente un tifón que mata a miles de personas. Esto hace que Dios decida que es hora de destruir la tierra porque ¿cuál es el punto de todo? A partir de ahí las cartas están echadas para desarrollar en siete episodios de veinte minutos, una comedia negra sobre el bien y el mal, la religión, la fe y un puñado de temas relacionados.

Incluso mientras los humanos están muriendo en la Tierra, a veces de maneras directamente causadas por los ángeles a los que estamos alentando, y un reloj que marca literalmente cuenta los últimos días de la Tierra, Miracle Workers nos permite pensar en el mundo y nuestro lugar en él.

Sin embargo al presentarnos una idea diferente de lo que conocemos -un Dios aniñado y mimado que dice muchas sandeces- la serie se cree irreverente. Y a pesar de algunos giros en el tono de la comedia, el espectáculo nunca falla en su optimismo y esperanza. Su mensaje y sus personajes se esfuerzan por ser mejores, incluso si se necesitan muchas vidas para conseguirlo.

Este espectáculo podría caer fácilmente en la sátira religiosa, pero su uso indiferente del humor oscuro ayuda a nivelarlo. Usar un presentador de noticias para transmitir malas noticias como una broma para socavar lo que nuestros personajes piensan que están haciendo bien es solo el principio.

Un elenco cumplidor

Si pensamos que no había nadie mejor que Morgan Freeman para hacer de Dios, estábamos muy equivocados. Steve Buscemi interpreta a un Dios mimado con una intención hilarante, verlo es como una especie de una extraña y hermosa pesadilla; es incompetente y distraído, un completo desastre en casi todo momento, Buscemi parece estar divirtiéndose mucho en el papel, diciendo cosas absolutamente extrañas y obsesionado con ideas sin sentido como la de crear un restaurante en alta mar que lo mantiene ocupado probando nuevas bebidas y pidiendo a su personal que lo ayude con tareas increíblemente locas. Mientras que Daniel Radcliffe muestra sus habilidades cómicas como un ángel que se siente cómodo en su forma de hacer las cosas; Radcliffe es genial como el incesante nervioso y cuidadoso de Craig, es una actuación maníaca en la que pasa mucho tiempo preocupado o disgustado con el plan que tienen entre manos, pero Radcliffe lo interpreta con tanto encanto y pánico donde sus gestos siempre funcionan, y es un placer verlo.

Geraldine Viswanathan equilibra perfectamente el dúo de Craig y Eliza proporcionando un nivel de sentimentalismo que el programa necesita para hacer frente al humor negro. Karan Soni y Lolly Adefope como Sanjay y Rosie respectivamente también están muy divertidos, ya que pasan la mayor parte del tiempo con Buscemi, y sus personajes brillan en la gran expresividad tanto de Adefope como de Soni siendo una especia de ayudantes/padres para Dios. Es más tarde en la temporada donde están más involucrados en el funcionamiento de Craig y Eliza, y una vez que todos están juntos, el espectáculo funciona aún mejor.

Lo que pasa con Miracle Workers es que sigue siendo un visionado divertido, a pesar de los problemas. Nunca es desagradable de ninguna manera. Tiene personalidad, y sus personajes son vulnerables en sus inseguridades y complejos. En una comedia laboral sobre Dios y sus ángeles, extraña pero efectista pero que funciona, logrando entrener al espectador.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre