Empezar una nueva relación es interesante, pero también es algo confuso porque ya que has encontrado a alguien con el que haces clic, te la pasas bien y de verdad te gusta empiezas a preocuparte de que algo salga mal y termine igual o peor que las relaciones pasadas. Algo en tu interior muere de miedo de cometer un error y que termine incluso antes de comenzar.

Es increíble como muchos se preocupan más de lo que disfrutan una relación por estar más al pendiente de arruinar las cosas que de vivir el día a día. No las culpo, solía sentirme igual cuando empezaba a tratar gente nueva aún viendo el interés de la otra persona me asustaba pensar que en cualquier momento algo podía salir mal. La he regado tanto en mis relaciones que sé que soy capaz de echar todo a perder aún si deseo que todo vaya viento en popa.

Por eso, decidí dar algunos tips que estoy usando para dejar de lado esos miedos y vivir plenamente una relación.

  1. Escoge bien a tu pareja. Ok, es importante en una primera instancia darte cuenta de con quien estás saliendo cariño. Elegir con quien te involucras es un punto vital para predecir el futuro de tu relación; obviamente no eres Mizada o una onda así pero es fácil saber con las primeras impresiones el estilo de la persona. Si ya viste sus tintes patanezcos no esperes que sea un galante caballero contigo. Si ya soltó comentarios de que nunca ha tenido una relación seria o que no le gusta el compromiso o que puro sexo casual pues, honestamente ya puedes ir viendo que no es potencial de novio y ni aunque Dios Padre baje ese hombre no es el correcto. Es necesario aprender a ver focos rojos, señales de alarma y banderas que señalan marea roja a tiempo, deja de pensar que tú eres ese alguien que va “a salvar” a esa persona del abismo en el que lo ves metido. Recuerda la película de A él no le gustas tanto y piensa que eres la regla y no la excepción. El amor no lo arregla todo, grábatelo bien. Un leopardo no cambia sus manchas sólo porque le den amor, tú no cambias a nadie, ellos cambian sólo si quieren. Así sea Beckham y se vea divino en boxer o Natalie Portman de todos modos antes de irte al físico pregúntate si posee las cualidades que tú buscas en una pareja. Si no, alejate y ahórrate la decepción.
  2. Deja de pedirle que te diga lo que sienta por ti a cada momento. Te diré una cosa muy sencilla, el pobre sujeto no tiene la culpa de tus inseguridades. Ni aunque te escriba en la luna lo que siente por ti va a poder cambiar el cómo te sientes. Deja de pedir un reporte diario de lo que siente o de si ya subió su nivel de amor. Ten por seguro que si alguien está contigo es porque le gustas y si te pidió algo formal es porque le interesas. Pero atosigar a la persona resulta molesto, no seas de esas personas que pide que le digan “te amo” cada dos segundos. Presionar en este sentido a que te declare su amor en pleno Zócalo, en hora pico y hacer drama si no lo hace lo único que va a hacer es que te deje antes de haber cumplido siquiera un mes. Mejor atesora cada “te amo” que le nace del alma y deja que las cosas fluyan sin ahogarlo.
  3. No cambies por nadie.  Deja que te conozca tal cual eres, con todos esos defectos que crees tener. No intentes ser alguien más sólo porque es el tipo de personas que normalmente le gustan. ¿Qué tiene que normalmente salga con rubios de ojos azules? No por eso vas a irte al salón a decolorarte y a la óptica por pupilentes, si a Fulanita le llegas a gustar que sea por ti, por tu esencia y no por querer ser lo que a ella le gusta. Tarde o temprano por más rubio que hayas quedado si algo no le checa, no le checa y punto. Confía en que ser tú mismo o tú misma es suficiente para encontrar a alguien que realmente valore todo el paquete. No sé si recuerdan un capítulo de Sabrina, la bruja adolescente en el que ella es asistente de un mago y él le cuenta todas las cosas que sabe hacer y que aprendió porque pensó que así conseguiría una chica. Ella le dice que algún día encontraría una mujer que apreciará todo eso, sus dotes de piano, sus trucos de magia, etc. Es cierto, no te desesperes. De verdad alguien va a apreciar todo lo que eres por más cliché que suene. Siempre sé tú sin importar nada, si eres lo suficientemente seguro para eso entonces créeme que alguien lo verá, eso de cada quien con su cada cual es muy cierto. Si no dejas que te conozcan entonces no permites crear una conexión real.
  4. No olvides a tus amigos. Sé que todos conocemos a ese alguien que consigue pareja y se olvida de que existes. No seas esa persona. ¿Cuánto tiempo tardaste en formar esas amistades? ¿Realmente vale la pena dejarlos por tu pareja? ¡No! Los amigos están en las buenas, las malas y las peores. Si has conseguido pareja entonces presenta a tus amigos con ella. Habrá veces que pueda salir con ustedes y otras en las que quizá se junten sólo ustedes. Una pareja también necesita espacio para estar con sus amigos, hacer sus cosas, dedicarse a sus hobbies. No te vuelvas dependiente de esa relación romántica, tienes también relaciones familiares y amistades que tienes que seguir cultivando fuera de tu pareja. Piénsalo.
  5. No dejes de lado lo que te apasiona. En otras palabras, no te olvides de ti mismo. Continúa con las cosas que amas, pintar madera, coleccionar caracoles, pintar, hacer ejercicio, jugar a los tazos, lo que sea. Debe haber algo que ames y a lo que desees seguir dedicando tu tiempo. Esas cosas que te apasionan y te hacen sentir vivo son parte de ti. Quizá necesites tiempo para irte a la yoga o meditar y es súper respetable. Siempre se necesita tiempo a solas y va muy de la mano con el punto anterior. Existe una relación vital que tienes que cultivar y no puedes perder de vista y es la relación que tienes contigo mismo (a). Priorizate, ojo no digo que no le pongas atención a tu relación de pareja pero recuerda que cuando tú no estás bien contigo mismo (a), menos puedes estarlo con otra persona.  Una persona que no es feliz no puede hacer feliz a nadie, no olvides tus sueños y tus metas. Cuando una relación no te da tiempo para ti mismo (a) o te demanda abandonar la persona que eres y perder tu esencia es mala, tóxica y cero sana para ti. Aquí suena alerta roja y debes huir cual Blancanieves del cazador en el bosque. Si alguien te ama no deja que te pierdas, pues es todo lo que eres de lo que se enamora, lo malo, lo bueno y lo peor de ti.
  6. No te estreses. Aquí vamos a resumirlo en NO TE HAGAS CHAQUETAS MENTALES. Deja tus relaciones pasadas en el pasado y no traigas los fantasmas de tus ex a convivir con tu actual. Deja los miedos y empieza algo nuevo, si te engañaron, mintieron o dejaron o que sé yo, pues ya pasó. No dejes que tus miedos e inseguridades arruinen algo que puede llegar a ser algo tipo bien. Entierra todo lo que pasó, agradece que te enseño a ser la persona que eres ahora y deja que esta nueva persona entre en tu mundo. Déjate fluir, muestra la persona que eres y deja que se enamore de todo eso sin pensar que en cualquier momento igual que Mengano, tu ex, se va a poner a coquetear con la mesera por la que te va a dejar 2 meses después. No, este sujeto no es Mengano, es alguien diferente, deja de analizar cada movimiento que hace. Está contigo, disfruta ese momento, si ya salieron y empezaron algo pues ya deja de estresarte.
  7. Crea intimidad.  Ojo, dije intimidad no intimo. Con este punto no estoy diciendo que te vayas y tengas sexo, no tengo nada en contra de eso pero no es lo mismo. Me refiero a que crees una conexión más allá de lo físico, que realmente se conozcan, que hablen de metas, sueños. No está mal ser vulnerable, dejarle conocerte y bajar la guardia es lo que hace que una relación realmente crezca. Puede que suene cursi, pero no es lo mismo desnudar el cuerpo que el alma, se requiere mucho más valor lo segundo que lo primero. Sexo cualquiera lo tiene con quien sea, pero una relación como tal no. No te enamores de la ilusión de cómo es esa persona, date tiempo de conocerla en verdad. Ábrete, conoce sus gustos, aficiones, su color favorito y como le gusta dormir. Comparte tu vida, tus proyectos, sólo así pueden realmente construir algo juntos y hacerle parte de tu vida.

Espero que esto te sirva, tanto como me está sirviendo a mí. Suerte.

Comenta en el recuadro