Bueno, tras mucho análisis y reflexión, creo que puedo compartirles algo que he aprendido a lo largo de estos 24 años de vida. Entre otras cosas y creo que es una lección vital, aprendí que nada es para siempre. La gente llega, deja una lección importante en tu vida y sigue adelante. No puedes atarlos para siempre a ti, por más que intentes, por más que lo anheles. Simplemente cada cosa tiene su ciclo.

¿Pensé en algún momento en no seguir adelante? Claro, pensé en mil formas de no despertar pero entendí que la vida sigue mientras Dios haga que abras los ojos a un nuevo día. Agradécelo infinitamente, porque el ver la luz de nuevo es un regalo, cada persona nueva que entra a tu vida es un regalo, ver la sonrisa de alguien especial, el abrazo que te dan, un te quiero, todo eso son bendiciones. Incluso en el más pequeño detalle de la vida tenemos una bendición.

Es por ello que puedo sonreír a pesar de todo. A pesar de que la persona más especial de mi vida no esta más a mi lado, se convirtió en mi ángel y sé que sigue conmigo de una u otra manera. Me enseñó que está bien equivocarme, siempre y cuando estés dispuesto a corregir tus errores e intentar de nuevo, a ser fuerte y a dar lo mejor de mí en cada proyecto que emprenda. Gracias a él sé que cada cosa que hagas deja huella, sé lo importante que es tu familia nuclear y que no importa que tan mal esté todo alrededor lo que cuenta es demostrarle a los demás lo que significan para ti y sonreír, sobretodo sonreír.

Deseo de todo corazón que sean felices y que aprendan también a sonreírle a la vida si es que no lo hacen. No hay nada tan malo que no tenga remedio y si te estás ahogando en un vaso de agua créeme que seguramente no es tan malo como parece.

Empieza a practicar el saludar a todos aquellos que encuentren a su paso, regalándoles una sonrisa o un buenos días (tardes o noches según sea el caso)  ¿quién sabe? tal vez con ese detalle han hecho sentir menos solo a alguien o le han dado una motivación para seguir adelante ese día.

Por último, si estás leyendo esto, felicidades, significa que has despertado a un nuevo día, que Dios (o como sea que tú le llames) te ama, que tienes vida y si ese no es un motivo para sonreír, entonces realmente no sé cual pueda ser el tuyo, búscalo, abraza esa motivación y nunca dejes que nada apague tu alegría. Suerte :)

Comenta en el recuadro