Muchas personas se obsesionan con tener una figura espectacular como todas esas imágenes que vemos en las revistas, se podrá pensar que es “cosa de mujeres” pero no, los hombres también llegan a desarrollar cierta obsesión por su imagen. El hecho es que en ocasiones caemos en el gravísimo error de recurrir a métodos extremos donde solo logramos poner en riesgo nuestra salud. Es importante plantearse lo que nos motiva a bajar de peso, porque tomar esta decisión basada en simples imposiciones sociales, para gustarle a una persona o porque “estar delgado es sinónimo de belleza” es emprender un camino que no tendrá un buen final.

En primer lugar debemos preocuparnos por cuidar  nuestra salud, para esto es recomendable acudir con un especialista para que nos realice un chequeo general, porque hasta para iniciar una dieta es necesario tener una buena base ya que no es solo dejar de comer o comer la mitad de lo que antes comías, lo principal es nutrir a  nuestro organismo para lo cual necesitamos saber que le hace falta y que no.

También hay que aceptar que no existen remedios milagrosos para de la noche a la mañana tener un el cuerpo deseado, las mejores recompensas vienen después del esfuerzo y la constancia.

La perfección no existe y aún los modelos mejor pagados del mundo tienen defectos pero no los notamos gracias al mágico Photoshop, así que cada vez que veas una revista y sientas deseos de parecerte a uno de esos esculturales modelos recuerda que no son tan reales como parecen.

¿Cómo cuidar tu cuerpo?

Si quieres empezar a cuidar tu salud puedes empezar con estos sencillos pasos que te ayudarán a sentirte bien y te encaminarán hacia tu meta:

  1. Deja de lado los refrescos y bebidas procesadas: Si, porque no solo los refrescos son malos para nuestra salud, si no también todos esos néctares que juran ser naturales pero en realidad tienen cantidades excesivas de azúcares que nuestro cuerpo no necesita y para nada nos hidrata. Opta por aguas de frutas naturales, son deliciosas, económicas y fáciles de preparar. También puedes intentar con diferentes variedades de té cuyas propiedades serán muy benéficas para tu cuerpo. Eso sí, no abuses a la hora de endulzarlas.
  2. Pinta tus platillos de verde: A la hora de tu comida del día en lugar de saturar tu plato con tu comida favorita, hazlo con vegetales como la lechuga o la espinaca, así no te quedará tanto espacio para lo demás.
  3. No te saltes ninguna comida: A diferencia de lo que se piensa, saltarte comidas no te ayudará a bajar de peso, sin embargo si divides tus alimentos en tres siendo el desayuno el más importante y dos refrigerios estarás satisfecho durante todo el día sin necesidad de recurrir a la comida chatarra. Procura que estas comidas sean ligeras, no necesitas sentir el pantalón a punto de reventar para dejar de comer.
  4. Mantente ocupado: Sabemos que entre más tiempo de ocio tengamos más ganas de comer alimentos chatarra nos darán y no precisamente por hambre si no por ansiedad.
  5. Realiza actividad física regularmente: No es necesario que te inscribas a un gimnasio para que puedas mantenerte en forma, algo tan simple como salir a caminar, practicar algún deporte de tu agrado o realizar ejercicios en la comodidad de tu hogar ayudará mucho.
  6. Consume grasas buenas: Nuestro organismo necesita diferentes tipos de alimentos para funcionar correctamente, entre estos se encuentran las grasas, pero no se refieren a los tacos escurriendo de grasa que si pueden ser muy ricos, pero nada beneficiosos. Cámbialos por alimentos como el aguacate, las almendras, el aceite de oliva y muchas otras alternativas sanas pero deliciosas que puedes encontrar.
  7. Llénate de vida: Si, deja de lado los alimentos enlatados o instantáneos, no hay nada mejor que lo natural como las frutas y las verduras, no un montón de químicos y conservadores. Lee bien las etiquetas de los productos que consumas y piensa… si muchas veces contienen sustancias que ni puedes pronunciar imagina lo que le causa a tu organismo.

Lo esencial es entender que cada cuerpo es diferente y hermoso tal cual es, aunque claro que podemos mejorarlo con una correcta alimentación y rutinas de ejercicio, pero sin volverlo algo obsesivo y siempre pensando en mejorar para nosotros mismos no para darle gusto a nadie más.

Alimentación sana es igual a un cuerpo perfecto
Alimentación sana es igual a un cuerpo perfecto
 Samantha Rocha

1 Comentario

Comenta en el recuadro