La reina del sur, Sel señor de los cielos, Pablo Escobar, el cartel de los sapos, narcos de Netflix, existen bastantes series de Narcos para tirar por la ventana y eso no es sorpresa ya que desde hace mucho tiempo este tipo de contenidos agradan tanto al público que es inevitable ver al menos un capítulo, ya sea por morbo o mero interés científico en algún momento de tu vida has visto un episodio o una película relacionada directamente al narcotráfico.

El poder es un placer universal

Aunque ciertamente no todos quisieran estar en la posición de un presidente, ya sea por estrés o simplemente es complejo dedicar tu vida a servir una nación, el poder es eso que a todos nos llama la atención y a pesar de que algunos no necesariamente lo buscan, es un deseo profundo el tener a muchos bajo nuestro mando, poder comprar lo que se nos antoje sin temor y andar por la vida sin ninguna preocupación económica que si bien el dinero no es la solución a todos los problemas ayuda bastante.

Los narcos son los nuevos Rockstar

Dentro de las polémicas vidas de aquellos que representan el crimen organizado encontramos lujos y extravagancias, desde propiedades en zonas exclusivas hasta vehículos como ningunos, joyas que cuestan mas que una casa promedio y accesorios tan estrafalarios que merecen salir en el record Guinnes. La vida del narco suele estar acompañada de Glamour y muchos excesos, algunos incluso son la sensación en la tv aunque sea por un momento lo que hace que muchos quieran seguir ese camino aunque prometa una corta vida, los lujos ameritan dicho sacrificio.

El narco ayuda a la economía

De manera indirecta, existen grandes capos que son reconocidos por sus hazañas con el pueblo, hay quienes ayudan a sus comunidades promoviendo la educación al construir escuelas y hay quienes generan empleos de manera indirecta, desde el personal de limpieza para sus propiedades hasta el consumo de productos que si bien el dinero puede no ser obtenido de la manera mas honesta sigue generando ganancias dignas y honestas para terceras personas, es decir, nadie pregunta si eres o no narco antes de venderte un producto, osea.

¿Todos los mexicanos quieren ser narcos?

Afortunadamente no y a pesar de ser populares los temas que refieren o derivan en actos ilícitos muchas de las personas aborrecen este tipo de actividades que poco a poco han caracterizado la vida en nuestro país.

El deseo oscuro de romper las reglas

Sin reglas esta sociedad sería un caos, debemos comportarnos de cierta manera para ser aceptados, debemos tener límites para no ser mal vistos, debemos invertir en lo que se nos dice para no lucir como idiotas. sin embargo los narcos no siguen muchas reglas, hacen lo que quieren cuando quieren y son respetados y temidos, inconscientemente tenemos el deseo de hacer lo que nos cause placer pero el temor al ser vistos y juzgados nos limita por lo que vivir mediante las acciones de los demás suele ser un recurso muy utilizado para aliviar esas pulsiones de aventura y desafío que ocasionalmente tenemos y que aparentemente esta mal por lo que satisfacer esa necesidad asesina y el hedonismo mediante la proyección hacia un personaje que hace lo que nosotros quisiéramos hacer es una alternativa saludable dentro de ciertos parámetros para calmar esas ansias y las series de Narcos suelen proveer de eso por lo que dudo que su popularidad se extinga pronto.

1 Comentario

Comenta en el recuadro