Esta semana encontré un CD, exacto ¡un CD! Casi había olvidado que ahí guardaba la música antes de que mi celular guardara mi vida entera. Decidí ponerlo y bueno, casi muero de emoción. Pura música que escuchaba en la prepa con mis amigos, en verdad me recordó todo lo vivido en esa época tan rara de mi vida.

Y digo rara porque en ese entonces estaba la moda de ser “emo” y cualquiera vestido de negro ya pertenecía a esta “tribu urbana“. Me la pasaba en “tokines” los fines de semana, de fiesta con amigas y fue la primera vez que experimenté en casi todo sentido. Casi porque siempre he tenido una opinión bastante firme en cuanto a drogas se trata, por lo demás no tengo ningún problema.

Tuve mis primeros novios “formales“, claro que nunca los llevé a mi casa porque mi madre se hubiera infartado con el look que traían, uno de los cuales bueno era un súper psycho de lo peor (esa es otra historia). Aunque en realidad nunca le di importancia a las relaciones de pareja hasta la Universidad, era más bien una amistad con derechos sin atarte a nada y podías cambiar de sujeto como si fuera cualquier cosa. No tenía ni idea de lo que era una relación como tal, me daba igual.

Fueron mis primeras borracheras como tal, o sea, de esas que no recuerdas ni que paso el día anterior. Fui grupie de bandas, manager y apoyo moral de las mismas. Aprendí las consecuencias de cada acto. Al ser un bachillerato mucho más liberal que las escuelas donde había estado, supe lo que era saltarme clases para escuchar música y platicar en la cafetería (que más bien era una azotea con una tiendita) con mis amigos muy despreocupados de la vida. Cabe señalar que muy a pesar de eso siempre fui el mejor promedio de mi grupo, nunca he dejado de serlo sin importar la escuela.

En esta época estudie comunicación y grababa vídeos bastante nice, mi compañera y yo nos dedicábamos a videoclips de música de My Chemical Romance, Avril Lavigne y Simple Plan, entre otros. Hicimos cortos que yo escribía y ella actuaba, vídeos que casi nadie entendía más que mis amigos que eran igual de “raros” que yo.

Aquí también supe lo que es ser friendzoneada intensamente. Lo que es la confusión de identidad y la orientación sexual, me hice de buenos amigos y entendí que estaba bien ser una ñoña amante de superhéroes y andar en convenciones de ese estilo; abracé esa parte de mi y entendí que está bien ser diferente porque a la única que tenía que rendirle cuentas era a mi misma. Me encontré a mi misma y agradezco inmensamente haber vivido todo esto.

Todo se revolvió en mi mente con las primeras notas de las canciones de Finde, Ellinoise, Cuatro y medio, Insite, Panda, Allison, Canseco y demás. Gracias a esto, a todo lo vivido, puedo decir que soy la persona que ahora soy; hoy soy firme en mis gustos, en lo que creo y a donde voy. Dejé de lado mis dudas y aprendí a defender mis creencias. Cada experiencia me formó y sé qué quiero de la vida.

¿A ti qué te ha dejado marcado? ¿A través de qué lo recuerdas? ¿Canciones, fotos, peluches, cartas? Espero que te des un tiempo para recordar qué es lo que ha logrado que seas quien eres hoy, que juntes los buenos momentos del pasado y con una sonrisa puedas decir que todo ha valido la pena. Claro que después no olvides volver a guardar todo en el cajón del pasado y continuar a este brillante presente que tiene mil cosas nuevas que regalarnos. Suerte.

Comenta en el recuadro