Soy de esas personas que es adicta a los libros, me encanta comprar libros y sí, soñaba con el castillo de La Bella y la Bestia por esa majestuosa biblioteca que se veía en la película. Definitivamente me hubiera casado con la Bestia sólo por pasar mis días ahí. Y sí, adoro ir a las librerías y pasar mi tiempo viendo qué comprar hasta que termino con al menos un libro, eso es porque luego los que me interesan son un poco caros y pues ni modo.

Pensaba seriamente en cómo me nació esta pasión por leer e inmediatamente me viene a la mente la imagen de mi abuela materna con un libro en la mano, siempre traía alguno, no logro recordarla sin asociarla con ellos. Mi tía abuela también lee bastante, y quedarme a su cuidado era sentarme junto a ella a leer. Ellas dos hicieron de mi una pequeña bookworm, es decir, una ávida lectora. Aunado a esto, mi papá siempre me llevaba a las ferias de libros; es el único lugar donde escuchaba la frase que creo que fascina a las mujeres: “compra todo lo que quieras“.

En este medio, ahora pienso, fue lógico que me enamorara de los libros porque tenía muchos modelos de lectores. Además, cada uno de los libros encerraba algo especial, frases, historias, personajes y enseñanzas. En algún momento de mi vida pensé en ser escritora, pero se atravesó la psicología y se ganó mi corazón. Jamás he dejado de escribir, hoy por hoy amo los microcuentos y cómo en una sóla frase puedes expresar tanto.

Puedo agregar que mientras leía cada párrafo y recorría hoja por hoja de aquellos libros deseaba con estar dentro de la historia, ser alguno de esos personajes y para mí es como si realmente hubiera estado ahí. Me sentía identificada con alguien de la narración e incluso soñaba con fragmentos de lo que acababa de leer. No estaba tan “de moda” hacer películas de los libros que iban saliendo y eso permitía a mi imaginación desarrollarse y tener mi propia imagen de los personajes. Especialmente porque nadie nunca hizo películas de mi primer saga favorita “Todos mis monstruos” del escritor austriaco Thomas Brezina.

¿Mi consejo? Enseñemos a los niños a amar este hábito maravilloso que es la lectura. No criemos niños que digan “Me espero a que salga la película“, sino que tenemos en nuestras manos a los futuros lectores del mundo. Volvamos a regalar libros en lugar de juguetes, películas y vídeo juegos, ojo, no digo que esto sea malo todo con medida como diría el anuncio. Pero en la práctica, la lectura aporta al niño grandes beneficios.

¿En qué ayuda? Bueno no sólo permite al niño adquirir conocimientos, sino que desarrolla la creatividad y la imaginación ya que al ser pocas o nulas las imágenes que contiene da al niño la oportunidad de crear las imágenes en su cabeza. Cuando es pequeño las creará ayudado por nuestra voz y ritmo que pongamos a cada frase que le leemos. ¿En verdad queremos privarlos del privilegio de soñar?

Además Kathy Holland, nos dice que leer con el infante es una forma excelente de relacionarse con él, crear lazo que durará de por vida. Así mismo, lograremos que se familiarice con el lenguaje  diario; el cuidador puede elegir libros de materiales diversos con ilustraciones grandes y sin mucho detalle para los primeros meses.

Con los libros, el cuidador  logrará que la capacidad de atención del niño aumente así como su nivel de comprensión. Observará que poco a poco le presta más atención a los detalles y a partir de que el niño fije la mirada se le va introduciendo libros con más detalles, formas, colores y objetos de la vida diaria. Eso sí, es importante dejar que el niño de vuelta a la hoja para también estimular la parte táctil y hacerlo parte de la experiencia de la lectura.

Hoy, existen muchos libros sencillos que podemos darle a los niños como primeros acercamientos a la lectura, incluso hay libros con sonidos, trozos de telas pegados, de plástico, en fin, miles de opciones que atraparán el interés del pequeño.

Así que gente, si tienes contacto con un niño ya sea tu hijo, sobrino, hermano, primo pequeño o vecino regálale sueños; regálale un libro. Sírvele de modelo y si es demasiado pequeño lee con él, verás que ambos se divertirán mucho. Créeme te lo va a agradecer cuando descubra todo lo que ofrece el fantástico mundo de la lectura.

Por cierto, no olvides leer mínimo un libro al mes, enriquecerá tu vida. Suerte.

 5-libros-para-que-los-ninos-lean-en-vacaciones_117485.jpg_23771.670x503

Imagenes de: http://4.bp.blogspot.com/-yT6qOZ4UQgc/UOwbigmFq0I/AAAAAAAABEI/T7V8aUs8cwQ/s400/Libros-Viejos-Apilados_Imagenes-de-Libros.jpg, http://itservice89.ru/free/wallpaper/270590-1920×1440.jpg y http://www.garuyo.com/uploads/2012/7/5-libros-para-que-los-ninos-lean-en-vacaciones_117485.jpg_23771.670×503.jpg

Comenta en el recuadro