Políticamente siempre me he identificado más con la derecha que con la izquierda; cuestiones de crianza, de mi forma de pensar particular y de otros factores que han influido de manera considerable. No quiere decir lo anterior que esté de acuerdo con las dictaduras de la derecha, o con sus modos de gobierno llevados a extremos, es sólo que su ideología representa en muchos aspectos mi forma de pensar.

Ahora, como ciudadana colombiana, y habitante de un país que está ubicado o mejor dicho, rodeado por gobiernos de ideología de izquierda, son muchos los acontecimientos que he observado a lo largo de los últimos años y que me permiten afirmar, que los gobiernos y en general aquellos que actúan bajo el manto del pensamiento de la izquierda, tienen una gran ventaja, frente a muchas cosas.

Primero, la mayoría de gobiernos de izquierda, hacen prácticamente lo que les viene en gana sin temor a las consecuencias; lanzan acusaciones que van desde lo temible hasta lo ridículo (según el fallecido Hugo Chávez Q.E.P.D. El terremoto acaecido en Japón hace un par de años era obra del gobierno imperialista de los Estados Unidos), brindan asilo a cuanto perseguido sale huyendo de algún país capitalista por haber hecho de las suyas, financian de forma descarada a las guerrillas y grupos al margen de la ley en sus propios países o en los de sus vecinos, expropian empresas y son capaces de llevar a la quiebra cualquier economía en su afán de “quitarle a los ricos para darle a los pobres” como si esta fuera la Inglaterra medieval y ellos, los gobernantes de izquierda, alguna especie de Robin Hood del siglo XXI.

Todo lo anterior, lo hacen y lo vuelven a hacer mil veces, bajo el manto que les da su ideología izquierdista y además con el apoyo de cuanta ONG se les ocurre cobijar y patrocinar. Pero quiero ver intentar a cualquier país de derecha hacer tales proezas. Primero, si algún país de derecha se atreviera a pronunciar algún discurso contestatario contra algún poderoso socialista, con seguridad le lloverían todo tipo de demandas desde la corte penal internacional en La Haya, hasta los estrados de cuanto país de ideología marxista apoyara al ofendido; ahora si Colombia o cualquier otra nación con gobernantes del centro o de la derecha, se atreviera a dar cobijo político a algún fugado de las retaguardias de izquierda, tendría que soportar todo tipo de críticas, devolver al pobre infortunado y probablemente deportado y como si esto fuera poco deshacerse en excusas.

¿Creen que hablo en broma? Comparemos dos dictaduras en América Latina, de pensamientos ideológicos diferentes: Chile y Cuba. Es cierto que Augusto Pinochet no fue ni de cerca un buen gobernante, es cierto también que masacró a sus oponentes políticos y que es recordado como uno de los más sanguinarios gobernantes que ha tenido el continente, pero dejó a los Chilenos una economía supremamente fortalecida, que aún hoy, varias décadas después de terminada su dictadura, se sostiene firme, soportando desde desastres naturales, hasta recesiones que no han soportado tan bien sus vecinos más inmediatos. Sus actos, llenos de barbarie (no lo niego) han sido repudiados, sacados a la luz y exhibidos como trofeos de lo atroz que puede ser un gobierno de ultra derecha; pero si nos remitimos a Cuba, los hermanos Castro llevan más de medio siglo gobernando una isla, que supuestamente arrebataron del dominio norteamericano, pero que realmente convirtieron en su finca personal. El gobierno Castro se ha sostenido en el poder, primero gracias a las subvenciones de la Unión Soviética y con posteridad, gracias a las amplias carteras de otros gobiernos de orden socialista como China y Venezuela, pero no porque hayan sido capaces de establecer un gobierno ordenado, que desde el pensamiento socialista, pueda mantener a flote y dar de comer de forma digna a los habitantes de la isla; pero lo más curioso es que sus masacres nadie las menciona, o ¿realmente creen que las últimas balas que Fidel disparó u ordenó disparar fueron contra Fulgencio Batista?, nadie menciona los miles de opositores fusilados por el simple hecho de ser detractores de un gobierno como el Cubano, nadie recuerda los miles de exiliados que no pudieron volver ni a enterrar a sus padres, muy por el contrario he escuchado a más de un ingenuo, afirmar que la vida en la Cuba castrista es mucho mejor que la de algunos países con gobiernos de derecha bien plantados, no me hagan reír señores.

Recientemente leí y escuché como a Evo Morales, cinco países de la Unión Europea, le negaban el paso a través de su espacio aéreo; la reacción del bloque de izquierda no se hizo esperar para exigir las disculpas públicas para el presidente boliviano; no obstante no recuerdo haber visto a nadie exigiéndoles a ellos las disculpas por el sostenimiento de guerrillas como las FARC, por secundar las acciones de grupos ilegales en todo el territorio, por la expropiación de empresas que le costaron a muchos venezolanos y que Hugo Chávez se robó con todo el descaro, jugando a ser el héroe de una nueva revolución bolivariana, que solo dejó a Venezuela sumida en una crisis sin parangones históricos, a su pueblo al borde del hambre y a un sucesor que no sabe ni cómo proceder ante los retos que le representan los errores garrafales de su antecesor.

Esa es la ventaja de la izquierda; cobijarse bajo el manto del humanismo y el socialismo, para actuar si se puede con más impunidad que la más inhumana de las dictaduras de derecha, y lo peor es que tiene el apoyo de miles que aún creen ciegamente que las mejores condiciones de vida, deben caer del cielo por obra de una figura borrosa llamada “estado” que trabajen o no, debe sostenerlos a todos. La utopía de la izquierda y el socialismo, vivirá hasta el día en que muchos se quiten esa venda y se den cuenta de que al final, de derecha o izquierda, todos buscan su propio beneficio, sólo que los de izquierda son capaces de ampararse en el idealismo de muchos, para cobijar sus fechorías y ahí radica su ventaja.

http://www.123rf.com/photo_20201821_danger-signs.html

COMPARTE en:
NeoStaff
El Staff de NeoStuff está formado por una docena de integrantes capaces de escribir sobre todas las temáticas que encuentras en la revista. También nos encargamos de contestar todas tus dudas lo más rápido posible

Comenta en el recuadro