Realidad y surrealismo mezclados en su punto exacto es la fórmula secreta del escritor y traductor japonés Haruki Murakami.

Murakami ha vivido casi en su totalidad en Japón y es probablemente el autor japonés de más éxito alrededor del mundo. Sus obras han sido traducidas a gran cantidad de idiomas y podemos toparnos con sus libros más populares Tokio Blues (Norwegian Wood) y 1Q84 en casi cualquier librería.

La historia de cómo terminó siendo escritor es interesante y algo divertida, pues él siempre ha dicho que nunca soñó con ser escritor. Simplemente un día, viendo un partido de béisbol, se le ocurrió escribir una novela, y lo hizo. La envió al único concurso literario que aceptaba novelas y lo ganó. Fue cuando empezó a escribir y un gran placer surgió de ello.

 “Yo no quería ser un escritor, pero me convertí en uno. Y ahora tengo tantos lectores, en muchos países. Creo que eso es un milagro. Por eso pienso que tengo que ser humilde en cuando a esta habilidad. Estoy orgulloso de ello y lo disfruto, y es extraño decirlo de esta forma, pero lo respeto.”

La facilidad de Murakami de escribir historias en las cuales llega un punto en que no sabes qué parte es real y que no (así como sus personajes), es quizá la cualidad que le ha hecho ganar una inmensa cantidad de lectores en todas partes del mundo. Historias de amor que te dejan un hilo de nostalgia y melancolía, mezclados con recuerdos de lo que pudo o no pasar, un trozo de todo lo que la cultura japonesa representa y una ventana a la fantasía.

Autor de trece novelas y más de cuarenta relatos cortos, Haruki Murakami se ha abierto un lugar muy sólido entre la literatura postmoderna y son sus libros de los más leídos del planeta.

Si tienen oportunidad de leer alguno de sus títulos, no dejarán de leerlo, es una promesa.

“Por eso ahora estoy escribiendo. Soy ese tipo de personas que no acaban de comprender las cosas hasta que las ponen por escrito.” (Tokio Blues)

Comenta en el recuadro