Hace cinco años, Quentin Tarantino subió al escenario del salón del Hotel Beverly Hilton para recibir el Premio Hollywood Film al mejor guión por Django Desencadenado. La película no había llegado a los cines y no se estrenaría hasta nueve semanas después de la premiación. “Es raro recibir un premio mientras sigo trabajando en la edición [de la película]” Dijo Tarantino. A pesar de ello el director bromeó sobre el honor del mencionado galardón al tener la oportunidad de añadir en los créditos de la cinta el título de “Guión ganador“. Lo que parecía un sutil broma podría funcionar como una crítica directa porque lo de Django Desencadenado en 2012 no fue una anécdota chistosa, esta ¿asociación? lleva dos décadas premiando películas antes de verlas, cambiando categorías anualmente a conveniencia y tratando de adivinar quien se llevará el Oscar para así premiarlos primero. Prueba irrefutable de ello es que este año la cinta I, Tonya ha ganado Mejor Elenco y Mejor Actriz Secundaria (para Alison Janney) cuando la cinta solo se ha proyectado en el Festival de Toronto, ha lanzado únicamente un teaser promocional -que llegó después de los premios- y no se estrenará en cines hasta diciembre, días después de la ceremonia de premiación. Aunque los Hollywood Film Awards se autoproclamen como el inicio de la temporada de premios, llevan casi veinte años siendo el hazmerreír de la industria y ellos no se han enterado o no les interesa porque siguen haciendo lo que se les antoja.

El creador de este evento es el empresario Carlos de Abreu y su esposa Janice Pennington quienes en 1997 organizaron la primera ceremonia -mas parecida a una fiesta que a un acto de premiación- reuniendo a un basto grupo de celebridades para homenajear. La cadena CBS quedó fascinada con el evento (bastante similar a los Globos de Oro pero con menor presupuesto) y adquirió los derechos para transmitirla en señal abierta, así hicieron su debut televisivo y desde entonces tienen una cita anual con el público anglosajón. “Estamos diseñando esto como un gran acontecimiento en Hollywood” confesó el Vice Presidente Ejecutivo de la cadena, Jack Sussman, y es por ello que desde sus primeras transmisiones, Dick Clark Productions se ha encargado de organizar las ceremonias, productora que también ha montado los Globos de Oro (!) y los American Music Awards. En 2013, un año después del momento Tarantino, la CBS desplazó la ceremonia de octubre a noviembre -fecha que han mantenido- para que así el público “esté más familiarizado con las películas que no han sido estrenadas fuera del circuito de festivales” pero la verdad es que ellos siguen entregando premios a películas que al igual que el público no han visto.

Con el respaldo de la CBS y de Dick Clark Productions, los Hollywood Film Awards han buscado ser una especie de Globos de Oro (premios otorgados por la prensa extranjera en Hollywood) pero con más ánimos y menos disimulo de intentar adivinar lo que sucederá meses después en los Oscar, es por eso que ellos no nominan, eligen directamente el ganador (o ganadores) de cada categoría y a su vez las categorías pueden variar año tras año o tener diferentes reconocimientos que a la final significan prácticamente lo mismo. En el acontecido 2012 tuvieron la osadía de premiar a seis actores en una misma categoría (Hollywood Spotlight Award). En 2013 prescindieron de dos categorías (fotografía y montaje), Jake Gyllenhaal (Prisoners) y Julia Roberts (August Osange County) recibieron el premio de mejor actor y actriz de reparto respectivamente, las dos más grandes estrellas que competían en sus apartados, mientras que los auténticos ganadores -“los favoritos“- Lupita Nyong’o (12 Years a Slave) y Jared Leto (Dallas Buyers Club) fueron reconocidos en la categoría de New Hollywood y Breakthrought Performance -premiar un talento nuevo/debutante en Hollywood- lo curioso es que Leto llevaba una carrera actoral de más de una década con varios protagónicos en el currículo antes de recibir el premio.

Siguiendo con la categoría Breakthrought en 2014 Shailene Woodley se llevó la estatuilla por Bajo la misma estrella a pesar de que dos años antes había recorrido todos los festivales y circuitos de premios por su trabajo en Los Descendientes; Shailene compartió el premio con Jean-Marc Vallée (Wild) que ese año estrenaba su tercera película y Eddie Redmayne (The Theory of Everything) quien tres años previos ya había estado en Los Miserables, su verdadero trabajo debut. En ese año tan competitivo en la categoría de mejor actor principal, los Hollywood Film se dieron a la tarea de premiar a todos los favoritos. Por eso Michael Keaton se recibió un premio por su carrera artística, Steve Carell fue honrado junto a Channing Tatum y Mark Ruffalo como mejor reparto por Foxcatcher y Benedict Cumberbatch (The Imitation Game) fue quien se alzó como mejor actor. 2015 fue la guinda del pastel cuando en la polémica categoría de “Mejor Rol Debut” hubo cabida para Alicia Vikander (The Danish Girl) quien ya lleva una década en la industria, Joel Egerton (Black Mass) nutrido en el cine australiano, Saoirse Ronan (Brooklyn) quien a su corta edad ya goza de dos nominaciones al Oscar y Adam McKay quien antes de dirigir The Big Short ya era bastante conocido por dirigir Anchorman y su secuela. Trabajos que de debutante no tienen nada.

En 2016 se precipitaron al premiar a Natalie Portman (Jackie), Tom Hanks (Sully), Hugh Grant (Florence Foster Jenkins) y ninguno trascendió demasiado a la final de la temporada de premios. Y es que da la sensación de que Carlos de Abreu, Janice Pennington y su “grupo de invitados” no saben más que cualquier mortal capaz de indagar en las redes sociales los dimes y diretes de los festivales de cine tras la proyección de cada película. Cuáles gustan, cuales no. Cuáles (y quienes) lucharán hasta conseguir la mayoría de votos ente los académicos. De allí esa obsesión de honrar a todos los que puedan, antes que todo el mundo. Su afán de ser visionarios cada vez les está dejando en peor situación. Y se habla en plural porque según De Abreu, las votaciones se realizan entre él y un grupo de invitados (miembros y ejecutivos de la industria) que varía anualmente aunque mantiene su número de 12 miembros y cuyos nombres se mantienen en anonimato por “mayor transparencia“. Sin embargo un reconocido consultor de Hollywood quien irónicamente mantiene su nombre en anonimato para afirmar que la única razón por la que De Abreu no da a conocer el nombre de los demás votantes es porque no existen; probablemente sea sólo él quien elige los ganadores de ello. Evidencias de tales acusaciones no hay pero visto el modus operandi de los premios no suena tan descabellado.

“Los premios solo le interesan a aquello quienes los reciben y solo cuando su proceso de entrega es transparente” dice Mark Harris quien cubre la temporada de premios para Grantland. “Los Hollywood Film Awards fallan en ambas cosas. Cuando no conoces el proceso de votación o como eligen a los ganadores probablemente significa que no se trata de un premio en verdad sino alguna clase de negociación el equipo de publicidad de la película y la organización del evento que busca incluir estrellas [para subir el rating]”. Y probablemente allí hay algo de razón. Este año Emma Stone fue nombrada la actriz mejor pagada por las ganancias que le dejó La La Land y una comisión por su insaciable campaña a por el Oscar. Cuando un actor, su representante y la distribuidora de la película tienen la certeza de que pueden ganar algún premio inician una campaña que incluye un consultor que maneja la publicidad, les lleva a alfombras rojas, programas de televisión y eventos privados. Si estrellas como Robert de Niro, Tom Hanks, Julianne Moore o Angelina Jolie acceden a participar en los Hollywood Film Awards es porque saben que su presencia en un premio televisado les dará mayor empuje al teatro Dolby, el lugar donde realmente desean (y merecen) estar.

Dentro de un par de semanas se llevará a cabo la vigésima primera edición de estos premios. I, Tonya acumula dos triunfos, la misma cantidad que Mudbound la película original de Netflix (aun sin estrenar) que ha conseguido el premio New Hollywood (para Mary J. Blidge) y Mejor Reparto Joven una categoría que, por supuesto, se han inventado este año. Los Hollywood Film Awards no tienen intenciones de cambiar, a ellos les encanta presumir que son el pistoletazo de salida de la temporada de premios; las estrellas siguen asistiendo a unos premios que, después de todo, es un triunfo asegurado y el público aunque se rían de los premios o no tienen una cita anual de dos horas y media con muchas estrellas juntas dando bonitos discursos y eso es su verdadera recompensa.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre