Los bebés casi siempre son hermosos, ya que irradian una inocencia y dulzura que puede cautivar a cualquiera, pero, ¿qué pasa cuando estas pequeñas criaturas, no son angelicales?

Una de las cosas que más me gustan del marketing es la manera en que se crean campañas para llamar la atención de la gente, esto desencadena una serie de ideas creativas que realmente son de aplaudir, aunque a veces se pasen un poco, no dejan de sorprendernos.

El siguiente es un video que se ha hecho viral últimamente y es porque están promocionando una película llamada “Devil Baby” en Estados Unidos. Este tipo de broma-promoción ha causado expectación entre los habitantes de New York, que ingenuamente caen en la trampa. Todo ocurre cuando los transeúntes ven una carriola sola y oyen unos llantos de bebé, las personas de inmediato se acercan a curiosear al pequeño y allí cuando les dan el susto de su vida.

 

No hay que olvidar algo: “Carriolas vemos, bebés no sabemos”

Comenta en el recuadro