Tras la gran polémica que desató durante su “reinado”, la era Mourinho llegó a su fin. Después de tres años de estar al mando del equipo, Mourinho dirigió hoy su último partido con el Real Madrid. Fue el partido número 178, con 128 victorias, el mejor porcentaje de triunfos que con ninguno de los otros clubes había conseguido.

El técnico portugués siempre se ha distinguido por ser un figura controversial. Durante su mandato en el banquillo merengue, varios fueron los lios en el que se vio involucrado, muchos de ellos en contra de jugadores, prensa, árbitros, técnicos y hasta aficionados.

En este último partido, la tensión se hizo notar desde el momento en que dejó fuera a varios de sus jugadores iniciales, quienes durante todo el partido lucieron como otros espectadores más, debido a que ni a la banca fueron llamados, incluso Mourinho salió a la luz justo en el silbatazo inicial.

Pero… ¿Cómo fue en realidad la despedida del señor Mourinho?

En esta ocasión, el juego no fue protagonista. El 4-2 que se impuso ante Osasuna quedó en segundo plano. Dejando como espectáculo cada movimiento de Mourinho y de los aficionados presentes. Toda la prensa estaba atenta a ese lado del estadio.

Aunque el técnico portugués ha sido distinguido como uno de los mejores entrenadores del mundo. Para la afición madridista, fue una figura que muchas veces nos dejó con un mal sabor de boca. Tomando en cuenta que para tres años, una Liga, una Copa del Rey y una Supercopa, no es nada. Y para decir verdad, el crecimiento del equipo, también dejó mucho de que hablar.

Eso si, lo único claro en esta despedida, fue la división del madridismo. Por un lado, estaba la afición que lo odiaba y lo despedía con abucheos y silbidos. Por otro, la afición fiel que lo acompañó hasta este último partido, en este caso los ultras sur que se pasaron todo el partido, gritando y agradeciendo con pancartas a Mourinho, que minutos más tarde, salió junto con su cuerpo técnico a agradecer a la tribuna.

Concluyendo así, la época de Jose Mourinho en el Bernabéu, quien horas antes envió un mensaje de despedida por medio de la página web del equipo “Deseo a todos los madridistas muchas alegrías en el futuro. Agradezco el apoyo de muchos aficionados y respeto la crítica de otros. Repito, muchas alegrías para todos y, principalmente, mucha salud. ¡Hala Madrid!”

A mi parecer, pienso que la prepotencia de Mourinho fue el factor principal que terminó por destruir la relación técnico-jugador, motivo que se vio reflejado en los resultados obtenidos, durante la temporada y que por supuesto muchos de los aficionados sufrimos. Sin embargo, Mou siempre será un gran ídolo para muchos de nosotros.

Comenta en el recuadro