Para muchos el cine es una vía de escape: dos horas en una butaca (o sofá en casa) para desconectar del mundo real; películas de fantasía, musicales, ciencia ficción son el plato fuerte para saciar estos antojos. Sin embargo y lo que hace maravilloso al séptimo arte es su dualidad: cómo nos hace volar, nos hace aterrizar y de eso se encargan películas como Cafarnaúm (2018, dir. Nadine Labaki); retratar los males que aqueja las distintas sociedades no es fácil, mucho menos es verlo pero a veces es necesario. Necesario para concienciar sobre la cruda realidad; sobre esos problemas que aunque nos parezcan ajenos, son reales.

Uno de los problemas que atañe fuertemente países del medio oriente y/o subdesarrollados es la división de clases o directamente la pobreza; el privilegio de clase se transmite de una generación a la siguiente, en países que viven bajo dictaduras prolongadas y con variadas historias de deshacerse del dominio colonial y reclamar los derechos y la tierra.

¿De qué trata Cafarnaúm?

En cierto sentido, es una revuelta contra estos sistemas y desigualdades lo que impulsa la película ganadora del Premio del Jurado de Cannes de Nadine Labaki, Capernaum. Centrada alrededor de la historia de un niño libanés de doce años, Zain, que vive en los barrios pobres de Beirut, la película toma su título de la aldea de Kfar Nahum, en el Mar de Galilea, históricamente conocida por su desorden y caos, pero también por sus milagros (fue aquí donde, según informes, Jesús curó al paralítico que hizo caminar).

La película que escudriña a los sentimientos del espectador (es difícil no sucumbir ante las emociones) es un drama de la corte, una odisea urbana y una representación realista de la pobreza extrema, todo en uno. Pero de una forma magicamente conjugada que funciona como una jugada perfecta de tetris.

La película está narrada en dos temporalidades: en el presente, Zain (Zain Al Rafeea), de 12 años, demanda a sus padres por dar a luz. Mientras tanto, los flashbacks al pasado muestran la existencia empobrecida de Zain y su familia en los barrios marginales de Beirut y los eventos que lo llevaron a huir de casa, finalmente ser arrestado y sobre todo por qué decide denunciar a sus padres y bajo qué alegatos.

Estos flashbacks conforman la mayor parte de Capernaum, ofreciendo una visión implacable de la pobreza abyecta en la vida de Zain. Vemos el hogar en ruinas que comparte con sus innumerables hermanos y sus padres, que luchan por cuidar a todos sus hijos, ninguno de los cuales tiene certificado de nacimiento.

Después de una serie de injusticias, Zain se escapa y finalmente se encuentra bajo el cuidado de Rahil (Yordanos Shiferaw), una trabajadora ilegal de Etiopía con un hijo recién nacido sin papeles, Yonas (Boluwatife Bankole). Viviendo en una casa de lata de Rahil, Zain se convierte en un hermano mayor de Yonas. Cuando Rahil no regresa del trabajo una noche, Zain y Yonas se encontrarán viajando por las calles de Beirut en busca de comida, refugio y respuestas.

Una infancia mutilada por la pobreza

Capernaum le da un rostro humano a las condiciones que existen fuera del ámbito geográfico de los ricos o incluso de la mayoría de los habitantes de occidente.

El barrio marginal de Beirut en el que se desarrolla la película, con sus kilómetros de viviendas decrépitas y improvisadas, callejones embarrados, redes de alambres sueltos colgantes y tejados llenos de capas de latas, parece partes de El Cairo o Mumbai. Estos son los márgenes donde viven los indocumentados: refugiados, trabajadores domésticos que han huido de patrocinadores abusivos, lugareños golpeados por la pobreza. Aquellos que no pueden registrar el nacimiento de sus hijos por falta de las tarifas necesarias que caen en tierra de nadie y ya no son reconocidos por el estado.

Aunque vemos a Zain y sus amigos en las calles jugando juegos de guerra con los armas d mentiras fabricadas de chatarra de madera y metal, sabemos que eso no es infancia. Junto con los agujeros de bala y los edificios bombardeados, estos son los signos reveladores de dónde están.

El Líbano, atrapatado geográficamente entre Siria e Israel, nunca tuvo la oportunidad de recuperarse por completo de sus quince años de guerra civil, que técnicamente terminó en 1990, aunque la violencia ha continuado desde entonces. El centro de Beirut es culturalmente próspero, pero durante mucho tiempo se pensó que el país estaba «al borde«. La afluencia de un millón y medio de refugiados desde el levantamiento de 2011 en Siria se convirtió en guerra civil y ha aumentado la población del Líbano en casi un tercio, Infraestructura y recursos. Esto es evidente en Capernaum con sus caóticas y calles abarrotadas, tráfico de personas, comercio ilegal de documentos y bebés refugiados.

La naturalidad resulta abrumadora

Capernaum es una película poderosa porque explora y muestra la realidad de la pobreza extrema en su país de una manera compleja. Si bien los padres de Zain, Souad y Selim (Kawthar Al Haddad y Fadi Kamel Youssef, respectivamente), ciertamente son malvados, sus acciones amorales se enmarcan como resultado de grandes problemas sociales y culturales.

Por ejemplo, cuando Selim se defiende ante el tribunal por una de las acciones más despreciables que ha cometido, se le presenta la presión social que sintió al casarse y tener hijos. Si bien podemos estar de acuerdo o en desacuerdo con su justificación, esta escena y otras similares muestran que hay más en juego aquí que solo dos padres malvados que abusaron de sus hijos.

Voz para los silenciados

Nadine Labaki, elegida en el papel de la abogada que defiende a Zain, refleja su papel en la vida real de una directora que hace una película con un mensaje social. De entrevistas y artículos sobre Capernaum, queda claro que Labaki quiere dar voz a los niños que son víctimas de las injusticias de su entorno: que nacieron en una vida de pobreza y/o agitación social que no eligieron vivir.

La película de Labaki también aborda múltiples problemas específicos del Líbano, como la crisis de los refugiados sirios y la ola de inmigrantes de Etiopía, pero no se limita a una audiencia libanesa. De hecho, como alguien de una clase estable en occidente que todavía vive cómodamente en su hogar de infancia, me sentí fuertemente conmovida por el paisaje social desolado y sombrío de Capernaum. Su descripción de la pobreza se sintió cruda y real, y me instó a tomar medidas contra las injusticias sociales a la vez que me hizo admirar la humanidad que puede existir incluso en las situaciones más extremas.

Capernaum abre una ventana para mostrarnos que incluso nuestros peores problemas, no son tan asfixiantes como la realidad que enfrenta la gran parte de la población al otro lado del charco. Es una película cruda de ver pero desde mi punto de vista, necesaria.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre