Ok ya sé, ustedes dirán ¿cómo este tema a tan pocos días del 14 de febrero? Pues  déjame te digo que es mejor darte cuenta a tiempo de que lo suyo “ya no jala” bebés. Y es que miren, continuar una relación sólo por no quedarse forever alone no está bien.

Quizá sí es verdad, llevan demasiado tiempo y puede que sea sólo una mala racha, pero no siempre es así; a veces es mejor cortar por lo sano antes de terminar con ganas de no volver a ver a esa persona que una vez amaste tanto.

¿Cuáles son esas señales? Calma, a continuación te diré.

Todo lo que hace te molesta: Exacto, de pronto ese príncipe/princesa empieza a ser la persona más irritante del universo. Como mastica, como sonríe, la forma en que se truena los dedos, cada gesto y cada movimiento te hace sentir ganas de soltarle un golpe. No importa si son los mismos detalles que te enamoraron y te parecían tan lindos, todo eso hoy es un cumulo de situaciones que te hacen querer cometer asesinato. Aquí tienes de dos: o empiezas a enfocarte de nuevo en aquello que te enamoro o puedes romper con él/ella.

Odias su personalidad: Ya sé, todo al principio era encantador y ahora te parece nefasto. Ahora has empezado a verle “peros” a esa persona perfecta, te das cuenta que tus amigos tenían razón y efectivamente tu “bebé” es un tacaño y un odioso y que tu “muñequita” es una mamona y una engreída. ¿Qué hacer? Pues lament informarte que es momento de romper.

Tienen distintas prioridades: No creo que tenga mucho que explicar, tú quieres empezar una maestría y él no quiere ni hacer sus trámites de titulación, tú deseas algo serio y él está bien con su relación actual. ¿Puede funcionar? Puede ser, no siempre. Sabemos que cuando la gente toma rumbos distintos, tiene diferentes sueños y metas distantes no siempre pueden tomarse de la mano y crear un camino a la par.

Ya no se divierten juntos: Sabes que es cierto, antes solían reírse de todo y pasarla bien incluso si sólo iban por una nieve de $10 pesos afuera del kiosco pero ¿y ahora? Llegando el punto en el que pasar tiempo juntos es más por costumbre que por deseo es mejor romper por lo sano o replantearse juntos que es lo que desean y a donde quieren llegar con su relación.

Te interesan otras personas: Si eres feliz en tu relación entonces sólo existe esa persona y nadie más. Es como si tu pareja y tú fueran los únicos en el universo y no tienes necesidad de voltear a ver a nadie porque estás con alguien perfecto. Si ha llegado el punto en el que has empezado a fantasear como sería estar con otra persona, esperas esos mensajes de alguien más o incluso te preguntas como sería besarlos entonces déjame decirte que tu relación no es tan feliz ni perfecta como crees e incluso sí no deseas admitirlo te gustaría tener algo mejor.

No lo/la extrañas: Sé honesta (o) cuando no estás con esa persona no extrañas para nada su presencia, es peor cuando llegas al punto en el que buscas pretextos para que no se vean o si llega de sorpresa tienes que fingir emoción. Este es el punto sin retorno en el cual es momento de romper.

Estás celoso de otras relaciones: Piénsalo, si estuvieras feliz en tu propia relación no tendrías porque estar celoso por cómo se llevan tu mejor amigo y su novia o tu hermana y su novio. Es más para acabar pronto no tendrías porque comparar tu relación con la suya. Fin. Esto sólo demuestra que estas decepcionado de tu relación y esa es una clara señal de que no eres feliz con esa persona y pues si no eres feliz ¿qué haces ahí?

No tienen nada en común: A lo mejor en un principio la atracción física, sexual o como quieras llamarle era mucha, se divertían en fiestas y con amigos pero al estar solos realmente se han dado cuenta que… ¡no tienen nada en común! Y cuando digo nada me refiero a que ni siquiera se ponen de acuerdo en donde quieren comer porque tu amas Burger King y ella McDonalds. Suena absurdo pero a fin de cuentas si tu eres de la idea de la casa, los hijos y el perro y ella prefiere enfocarse en su carrera, vivir en un apartamento y comprar un gato su relación sólo puede ir a un único punto: romper y seguir su amistad.

Discutir y discutir: Cuando llegas al punto en el que tu relación se basa en peleas cada 10 segundos, déjame decirte que estás en un punto muerto. Pelear hasta porque al ordenar los helados se le olvido que tú sólo comes de vainilla y él pidió dos de chocomenta no suena como una relación donde quisiera verme involucrada. Piénsenlo, ambos merecen una relación que los haga felices y no una donde se desgasten discutiendo por todo; resuelvan los conflictos o rompan mejor.

Infidelidad: Ya sea que tú le hayas puesto el cuerno o la otra persona lo haya hecho, es una realidad que tienen que terminar. Si esto ha ocurrido es obvio que algo está faltando en tu relación que no tuvieron el valor de discutir a tiempo, así que si ya tuvieron su aventura es mejor romper, nadie merece ser engañado.

En resumen bebé, mereces alguien que te haga completamente feliz, se honesto contigo y con la otra persona. Es mucho mejor romper por lo sano y quedarse con un recuerdo bonito de lo que tuvieron a terminar alucinándose sin ningún deseo ni siquiera de verse en figuritas de plastilina. Todos merecemos quien nos haga soñar y sonreír de sólo pensarle, si eso ya no ocurre y no te ves con esa persona a futuro ten valor y háblalo; puede que esa persona esté sintiendo lo mismo que tú. Suerte.

Comenta en el recuadro