La dedicación es importante para cualquier clase de labor. Si alguien es verdaderamente apasionado por algo, la motivación para seguir vendrá con naturalidad. Debido a esto, amar lo que haces es esencial para tener éxito.

Porque nos interesa conocer el proceso creativo de personas que cuentan con pasión por su arte. Conversamos con el director de cine venezolano Milton Crespo para aprender sobre El Irrigador, su próximo proyecto cinematográfico que llegará a las salas de cine de Latinoamérica el veintitrés de septiembre.

Entrevista con Milton Crespo

img_4860-2

El Irrigador es una comedia ambientada en 1995 que toma lugar en un pueblo ficticio. Durante unas fiestas patronales, el alcalde de la comunidad (Toco Gómez) aprovecha el caos que provocan las celebraciones para introducir un cargamento de desechos tóxicos a “Pueblo Rico”, como parte de un negocio sucio.

Mientras esto sucede, la hija del alcalde se involucra románticamente con uno de los muchachos del pueblo. Este individuo comienza a irrigar petróleo por los genitales y, debido al alto valor que tiene esa sustancia, todos en la entidad rural lo consideran un milagro. Desde ese momento, dicho sujeto milagroso se convierte en un producto que todos quieren adquirir, sea como sea.

Basada en un cuento de Roberto Rodríguez, un polifacético escritor venezolano, la trama da vueltas alrededor de este extraño fenómeno que nos hace recordar al clásico realismo mágico latinoamericano. Dicho escritor hizo el guion junto con el director de la cinta.

Toco Gómez interpretando al Alcalde del pueblo.

El Irrigador comenzó a realizarse en 1998. Justo cuando estaba por comenzar una época turbulenta, tanto política como económicamente, en Venezuela. Esto retrasó bastante la producción del filme. Obligando a que fuera completada más de una década después de su inicio. Milton describe como, en un país en crisis, muchos se le reían en la cara cuando expresaba su interés por conseguir financiamiento suficiente para completar su proyecto cinematográfico.

http://wisembly.com/wp-content/uploads/2015/06/LOL.jpg
En la imagen: la pesadilla de cualquier cineasta buscando financiamiento.

A pesar de tantos obstáculos, Milton y su equipo contaron con la perseverancia suficiente para acabar lo que empezaron. Comenzaron grabando la película en 35mm, luego en video y finalmente en HD. Generaciones enteras de tecnología fueron y vinieron mientras los cineastas responsables por El Irrigador ideaban la manera de cumplir su difícil meta.

El amor del Milton por el cine comenzó hace muchísimos años. Cuenta cómo un proyector que le regalaron a su hermano mayor, con el cual experimentaba a escondidas, fue su primer contacto con el mundo del cine; sobre todo por la maravilla que representa una imagen completamente compuesta de luz reflejada en una pared.

Luego comenzaría a hacer pequeñas películas con antiguas cámaras de Super 8, el antiquísimo formato con el que se formaron tantos cineastas.

Al preguntársele sobre sus tres películas preferidas, tres venezolanas y tres en general, Milton responde lo siguiente: en cuanto a las venezolanas nombra a Los Tracaleros (de Alfredo Lugo), El Pez que Fuma (de Roman Chalbaoud) y País Portatil (de Iván Feo y Antonio Llerandi).

Con lo que respecta al cine en general, Crespo nombra tres obras maestras: Life of Brian (con Terry Jones liderando a Monty Python), El Verdugo (de Luis García Berlanga) y Brazil (de Terry Gilliam).

http://www.amazoniafilms.gob.ve/wp-content//uploads/2016/08/Banner-Irrigador2Amazonia.jpg

Milton comenta las diferencias entre trabajar con filme y grabar en digital. Afirma que, en el primer caso, la concentración del equipo y la tensión es mucho más alta, dado que el material de filmación es limitado, no pueden permitirse cometer muchos errores. Pero de esta tensión nace una disciplina que puede dar fruto a una euforia creativa beneficiosa.

En cambio, trabajar en formato digital es mucho más simple y económico pero, muchas veces, los directores cometen el error de nunca quedar satisfechos con una toma; ya que no les cuesta nada, deciden repetir y repetir una escena hasta el cansancio, lo que puede bloquear la capacidad creativa de sus intérpretes y colaboradores.

Trabajar con formatos digitales es también un proceso inmediato. Puedes ver lo que acabas de grabar justo después de filmarlo. Con el filme hay que esperar uno o dos días hasta que se revele el material químico para poder observar el resultado de tu trabajo.

El debate de filme vs digital es uno que parece no tener una respuesta definitiva, sino que es cuestión de gustos. Aunque el primero podría desaparecer en el futuro, por los constantes avances tecnológicos.

https://i.ytimg.com/vi/WiwsOaDBZkQ/maxresdefault.jpg

El elenco de El Irrigador cuenta con varias estrellas de renombre como Toco Gómez, Antonio Cuevas, Martha Track, William Colmenares, entre otros experimentados intérpretes. Sin olvidarnos del hermano del director, Bernardo Crespo, que se encargó de la dirección de fotografía de la cinta, manejando el contraste entre lo rural y lo moderno.

Terminamos la entrevista con un consejo por parte de Milton dirigido a todos los jóvenes que quieren hacer cine. Crespo recomienda no perder “la inocencia frente a las ganas de contar historias”, que todos tenemos naturalmente cuando somos niños. Recalca que, en la actualidad, los jóvenes tienen la ventaja de poder grabar con alta calidad con tan solo un teléfono inteligente, por lo que se deben aprovechar estas oportunidades.

Compara esto con sus inicios en Super 8, cuando tan solo sincronizar los diálogos con la imagen era algo “medio loco” por el alto nivel de dificultad pero “nosotros lo hicimos” afirma Milton.

Para concluir, el director subraya la importancia de educarse en los aspectos técnicos que requiere el cine para ser realizado. Meterse en cuantos cursos y escuelas que tengan que ver con el séptimo arte existan para perfeccionar habilidades. Enfatiza la importancia de esto diciendo: “el cine golpea muy duro cuando improvisas”.

El Irrigador se estrena este viernes veintitrés de septiembre.

Comenta en el recuadro