Hoy es un día muy importante en las creencias católicas y es que celebra su día San Judas Tadeo, patrón de los comerciantes y de las causas difíciles.

Es muy de mi asombro cómo un santo congrega a tanta gente en la iglesia de San Hipólito en la ciudad de México, tengo entendido que a San Judas se le celebra el día 28 de cada mes, pero el mes especial y donde más gente se junta es en Octubre.

La gente se reúne en ese lugar a dar gracias por los favores recibidos, los devotos del santo dicen que es realmente milagroso y que van a pagarle en cierto modo con su visita algún favor o milagro que les hizo posible, los milagros van desde económicos hasta de salud, por ejemplo; conseguir trabajo, hacer a un negocio más fructífero, curarse de alguna enfermedad terminal, quitarse alguna adicción, etc. La forma en que la gente paga para que se cumplan estos “deseos”  es mediante la visita a la iglesia, peregrinaciones, mandas, llevar a su santo de tamaño real a ser bendecido, vestirse del santo, entre otras.

La gente que acude allí es de todas partes de la república. Existe la discriminatoria creencia que va pura gente de bajos recursos que son considerados los más devotos e incluso se hace mofa por las formas tan “raras” de celebrarlo. Hay gente que siendo devota prefiere no ir (aunque si lo deseara) porque dice tener miedo de cierto sector de la sociedad que se congrega, mucha gente dice que la mayoría son pandilleros o gente que no inspira confianza, incluso llegan a reforzar la zona con seguridad por si llegan a pasar conflictos o situaciones de asalto.

Desde mi peculiar punto de vista creo que es bueno tener algún tipo de creencia o fe aunque suela a veces parecernos muy estrafalaria, recuerden “el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Y si quieren ir a visitar a San Juditas en su día, no lo duden y vayan, no repriman sus deseos religiosos por temor a ser juzgados, pues no necesitan mayor seguridad que la que San Juditas les brinda.

Comenta en el recuadro