El motín fue en la madrugada del jueves 11 de febrero 2016, ni intento de fuga, ni fuga exitosa, se trató simplemente de una riña entre líderes de banda de criminales, o al menos eso es lo que dan a conocer los medios de comunicación por que el denominado “Bronco” se tardó más de 10 horas en “salir” a dar un poco de claridad, información o por lo menos estatus del problema que había surgido en un CERESO a cargo de su gobierno, la disputa fue entre el conocido como “el Z-27” y “el Credo”.

La razón, era la disputa por el “control” de dicho centro de readaptación social, y sin reparo los medios informativos, gobernador y medios federales, tienen la osadía de poner esa palabra “control”, mi pregunta es: ¿por qué tiene el control de un penal alguien externo a la autoridad estatal?

Se supondría que es una forma “coloquial” de decir que alguien es el “jefe interno”, pero aun así no encuentro o me imagino porque un delincuente debe ser el que dicte las órdenes o el estilo de vida de un penal, pareciera que como en todo no existe autoridad, reglas, leyes y sobre todo realmente alguien que se haga responsable de lo que sucede.

Lo único que demostró Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” ha sido lo mismo que con cualquier persona en el poder, INDIFERENCIA TOTAL Y ABSOLUTA, o no puede entenderse como en una crisis de esa magnitud tiene la poca prudencia y tacto de dar los detalles cuando han pasado más de 10 horas, y sin aceptar ningún tipo de cuestionamiento acerca de lo que realmente sucedió, y que se había hecho al respecto.

Lo único que se puede concluir e inferir es que el gobernador “independiente” se ha dedicado a estar en campaña para su candidatura independiente del 2018 y por supuesto el “apoyo” para los demás candidatos independientes de las próximas elecciones para gobernador, el citado personaje se ha valido de las redes sociales para hacer sus informes, sus dichos y demás, pero hasta ahora sólo se ve un incipiente gobierno estatal que a un poco más de 4 meses de gobierno, sólo se ha escuchado una serie de excentricidades que no ayudan en nada al gobierno estatal, como la tan anunciada “clausura de la Casa de Gobierno de Nuevo León”, y al contrario de todo esto, nada se ha escuchado acerca del tan cacaraqueado desfalco al gobierno con una deuda que según él supera los 100 mmdp, así mismo todo el sin número de desfiguros de todo su clan incluyendo a todos sus parientes cercanos.

Otra de las promesas ha sido el servicio de salud universal (dixit ¿Seguro Popular?) y que a la fecha sólo un par de ronroneos sin nada en concreto y sin ninguna propuesta sólida que alimente tal servicio que no es nada barato y queda demostrado con la poca o mala administración de los recursos de las entidades de salud gubernamentales.

Y para cerrar con broche de oro, la demora en lo “prometido” a la armadora KIA Motors, aún y cuando hayan existido pautas y reglamentos beneficiosos para la empresa y que generarían quebrantos para el gobierno del estado, pero se supone que para eso tiene a gente en su equipo que debe poder soslayarlo y ve r cual es la manera más óptima de solucionarlo, y por último la revisión de Monterrey IV el acueducto que construiría el proveedor favorito de la Casa Presidencial.

Podremos decir entonces que una vez más queda demostrado que no importa el color, ideología, estado y demás, nuestra estirpe política es la misma desde el punto de vista que se desee ver, la protección, las ideas fuera de lugar y las promesas llenas de engaño son un común denominar.

Peculiaridad

La élite eclesiástica tiene tan poco vergüenza dígase Norberto Rivera en todavía tener el poder aún y cuando protege a pederastas por aquí y por allá con la impunidad del mundo, y acaso ¿Bergoglio estará de acuerdo?, se saludan como si nada pasara y nada aconteciera, parece que su política sólo aplica para ver lo que no sucede en su círculo.

Comenta en el recuadro