El don de escuchar es muy cotizado hoy en día, esta es la razón por la que existen los terapeutas.

Hay que diferencias entre dos verbos que se pueden confundir fácilmente, uno es oír y otro es escuchar, la diferencia reside en que con el primero solo percibes los sonidos y con el segundo ya entiendes el mensaje que el emisor trata de decirte.

Los problemas empiezan cuando la gente no escucha y hay muchas razones por las que esto sucede, ahora las mencionaré:

1.- Te anticipas a lo que van a decir

2.- Quieres llegar a un objetivo a toda costa y crees que las razones que expones son más importantes que las de los demás.

3.- Por pereza mental, no quieres procesar la información que te dan, ya escuchas demasiadas telenovelas como para escuchar a alguien real.

4.- Déficit de atención

5.- Falta de tacto para resolver problemas

En fin me he dado cuenta que últimamente la gente no quiere escuchar, empezando por los padres que tristemente no saben muchos de lo que les pasa a los hijos, desde allí se generan grandes problemas existenciales.

La mejor manera de conocer a alguien es escuchando lo que dice, saber qué tipo de ideas expresa, la manera en que se comunica, eso es realmente lo que diferencia a las personas.

Incluso en la vida de pareja esto resulta básico, porque poco a poco se pierde el interés en la otra persona (si es que lo hubo) y se le deja de escuchar, lo que resulta triste ya que es un acto salvaje de egocentrismo que nunca te hará salir del círculo vicioso del fracaso en las relaciones.

Si no se puede empezar con algo tan básico como es escuchar, cómo se quiere que haya lectores asiduos o estrategas brillantes.

En resumen los invito a que empiecen esta semana escuchando lo que tiene que decir el compañero más cercano, a lo mejor de la información que nos da, nos nace un consejo y de ahí se empieza cambiar vidas.

Si no venimos a este mundo a ayudarnos, entonces… ¿qué sentido tendría ?

Comenta en el recuadro