Eddie  the Eagle es una película estrenada en 2016, dirigida por Dexter Fletcher, escrita por Sean Macaulay y Simon Kelton, basada en la vida de Michael “Eddie” Edwards, el primer inglés en llegar a los juegos olímpicos de invierno, en la categoría de salto de esquí.

¿De qué trata Eddie The Eagle?

Cinta biográfica que muestra de la forma más dulce las aventuras de Eddie (Taron Egerton) para convertirse en un atleta.

De muy pequeño, nuestro protagonista, recibe de regalo una revista de los Juegos Olímpicos, desde ese momento sueña con convertirse en un gran deportista. Incansablemente practica diversas disciplinas hasta poder encontrar la correcta y poder ser parte del mundo del deporte. Además, deberá enfrentarse a su torpeza, a la suspicacia de su padre y los problemas médicos que le afectan en sus rodillas.

Eddie y su tenacidad serán parte de todo el film, cuando ve que sus esfuerzos fallan, su vida dará un vuelco al descubrir el esquí olímpico, momento en el cual será rechazado por sus compañeros y por el comité de su país. Pero Eddie, no se rendirá y sus empeños serán puestos en convertirse en el primer saltador de esquí en representar a Inglaterra.

En su viaje por cumplir su sueño, llegará hasta Alemania, donde conocerá al mayor deportista de la disciplina de la época, Matti Nykänen (Edvin Endre);  a la dueña de un restaurante ubicado junto a las pistas de entrenamiento; y aun antiguo miembro del equipo norteamericano, Bronson Peary (Hugh Jackman),  ya retirado, alcohólico y con la única expectativa de vivir el día a día.

El verdadero Eddie que inspiró la película.

Michael Edwards, apodado Eddie “The Eagle” (El Águila), es conocido por ser el primer atleta británico de la historia en haber participado en los Juegos Olímpicos de invierno en la especialidad de salto de esquí.

A pesar de convertirse en el representante de su país, su calificación fue de lo más cuestionable. Con sobrepeso (pesaba nueve kilos más que su contrincante más pesado); con miopía, por lo que llevaba unas inmensas gafas; poco preparado y sin el equipo necesario (por ejemplo sus botas de competición le quedaban grandes y debía usarlas con calcetines extras). Pero su sueño era más grande que todo lo que tenía en contra.

Eddie, consiguió la simpatía del público y de los periodistas por su inocencia y perseverancia. Albañil como profesión, y esquiador con buena marca en descenso, había intentado calificar para los Juegos de Sarajevo como esquiador alpino, pero no lo logró. Ante la negativa, dio “el salto” yéndose a entrenar a Lake Placid (Estados Unidos).

Al ser el único representante de su país su clasificación fue sencilla, en los Juegos de Calgary 88, donde participó en el salto de setenta y el de noventa metros. Quedo último en ambas pruebas, saltando solo un tercio de lo que saltó el vencedor, pero ello no lo privó de ser el único atleta al que se ha mencionado durante el discurso de ceremonia de clausura. Juan Antonio Samaranch (presidente del Comité Olímpico Internacional) dijo: “En estos juegos algunos atletas han ganado oro, otros batieron récords y otro hasta voló como un águila”, haciendo mención a su apodo. Mientras en el público se coreaba “¡Eddie, Eddie!”, algo nunca visto para un deportista que había quedado en último lugar.

Si el público lo adoraba, con sus compañeros pasaba totalmente lo contrario, constantemente objeto de burlas, por su estado físico y su ropa (a pesar de que realizaba sesenta saltos al día, como entrenamiento. Aunque se creía que tenía miedo a las alturas). Tras las críticas se creó la llamada “regla de Eddie El Águila”, que estipulaba que para clasificar a la competición se debía participar en competencias internacionales y estar dentro de los veinte primeros puestos.

Edwards intentó participar en otros Juegos Olímpicos, hasta en tres ocasiones, pero no lo logró. Lo que sí consiguió fue convertirse en celebridad, lo que le confirió una pequeña fortuna (la que se gastó por completo) y salir en varios programas de televisión, siendo el más recordado el salto sincronizado junto a Tom Daley en la final de “Splash!” en el 2013.

Eddie el Águila y Tom Daley

Hace tiempo se venían arrastrando los rumores de llevar su historia a la gran pantalla, donde el primer candidato que se mencionaba era el humorista británico Steve Coogan, aunque Eddie bromeaba diciendo que prefería ser interpretado por Brad Pitt o Tom Cruise. Finalmente fue Taron Egerton quien terminó poniéndose sus botas de esquí y sus grandes gafas.

Análisis y mi calificación de Eddie The Eagle.

9/10

Es un biopic, que a primera vista no se aleja de los films de su tipo, un hombre ninguneado por todos, que oponiéndose a cualquier pronóstico logra atravesar todos los obstáculos para alzarse y alcanzar sus sueños. Pero esta cinta biográfica se destaca por lo bien tratada que está en todos los aspectos, las tomas de los saltos de esquí desde diferentes perspectivas, desde las alturas, hasta desde el mismo casco del esquiador.

Hugh Jackman se roba todas las miradas (bueno, es Hugh Jackman, ¡¡HUGH JACKMAN!!), el actor es muy generoso, siendo un apoyo para el protagonista Taron Egerton (el chico Kingsman) quien realiza una gran actuación, con un personaje con una tremenda ingenuidad (que solo deseas apapachar), ambos desempeñan el papel de la pareja cliché, el alumno torpe y el entrenador acabado, pero sus personajes se ganan el público con una dupla extraordinaria, destacando diálogos pintorescos y un entrenamiento que te sacará más de una sonrisa.

El eslogan de la película es “una película que te hace sentir bien” y tiene toda la razón, al terminar de verla te deja una agradable sensación.

Puntos que destacar,  la aparición de Christopher Walken, un easter eggs al equipo de Bobsleigh de Jamaica, cuyo famoso caso inspiro la película Cool Runnings y una canción incluida dentro de la banda sonora interpretada por Taron Egerton y Hugh Jackman.

taron Egerton y Hugh Jackman
taron Egerton y Hugh Jackman

Tráiler Eddie The Eagle.

Bonus:

Algo que no te puedes perder es la hilarante entrevista que le realizó Ryan Reynolds a Hugh Jackman por la película.

Canción interpretada por Taron Egerton y Hugh Jackman.

Área de comentario

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre