Tú sabes lo que siente mi corazón, lo que hace vibrar mi pasión

Lo que a veces, inútilmente trata de ocultar mi razón

Que te quiero, que te adoro, que vives en mi mente y en mi corazón

Que de mil formas diferentes he intentado superar esto que inquieta mi mente

No es en vano que dicen que el amor lo puede todo, no es falso decirte que te extraño

Que cada mañana mi corazón escucha en el fondo de mi mente el sonido de tu voz

Y que por las noches en la luna veo tus ojos antes de cerrar los míos

Que en un sueño beso tus labios y de madrugada escribo versos para ti.

Lo sabes, porque te lo he dicho, lo sabes porque te lo hago sentir

Del mismo modo que yo sé que no eres para mí.

Qué difícil amor mío, es dejarte partir

Qué cosa tan complicada aceptar que sin ti yo he de seguir.

Sé que no te faltará quien te haga feliz,

Que en tu mente y cuerpo abundan besos y caricias que no son míos

Que nunca pude lograr que dejaras de lado lo que alguien más te podía dar.

Que intenté hasta el último momento, comprender tu forma de querer

Que una y otra vez traté de adaptarme a tu curiosa forma de ser

Que hoy reconozco que no pude, que he perdido, que ya tendría que haberme ido

Alejado para siempre de tu vida, desde que sucedió la primera vez.

Que no pude porque fui débil, que lo postergué por miedo al dolor

Un dolor que no me ahorré, que al contrario solo acrecenté

Que en mi ingenuidad pensé que si a mí volvías era porque era a mí a quien querías

Sin embargo tu corazón alberga a cualquier cantidad de ilusas

Y tu cuerpo es la pista de aterrizaje de muchas aventuras.

Yo te ofrecía algo más que lo etéreo, algo más que duradero

Yo te ofrecía mi todo, mi presente hecho persona

La oportunidad de darte algo más que el aquí y el ahora.

Un amor sincero que no engaña ni abandona.

Hasta a ti un beso enamorado, apasionado, el más dulce que pude haberte dado.

Mis versos de madrugada que compartiste con alguien más, me los llevo en el alma

Que seas feliz y que yo encuentre algún día lo que tú, de mil formas encontraste…

V.

Comenta en el recuadro