Que puede justificar que en el año 2014, en pleno siglo veintiuno se conserve en algunas ciudades el uso de animales como son burros, mulas y caballos para tiro de carretones que conforman un inadecuado, delictivo, obsoleto e indolente sistema de recolección de basura de la ciudad de Reynosa”.

No quiero hablar de las condiciones sanitarias con las que se debe tratar la basura, o del retraso en las condiciones de trabajo o la falta de vehículos recolectores adecuados para los desechos. En otro momento realizaré la investigación sobre cuáles son las condiciones actuales en que el municipio de Reynosa separa, reutiliza, reduce, recicla, clasifica los desechos y en general cual es el tratamiento que les da y si es seguro para la sociedad.

Pero hoy quiero hablar, solo un poco, para dar voz a estos equinos, para hablar no exactamente de ellos, sino por ellos, así que estimado lector espero poder lograr que tú los escuches a ellos y no a mí, que escuches que sufren a causa del ser humano, innecesariamente, tan solo porque sí, tan solo porque podemos hacerlos sufrir.

La  "Ciudad de Reynosa" perpetua el maltrato a los animales y el rezago cultural.
La “Ciudad de Reynosa” perpetua el maltrato a los animales y el rezago cultural.

A 36 años de la Declaración Universal de los Derechos de los Animales1, me encuentro a diario con estos animales tirando de rústicos carretones construidos a base de pesadas estructuras como suspensiones de camión y viejas llantas que apenas parecen poder rodar con mucha dificultad, transitando por las calles, avenidas e incluso vías rápidas de “la ciudad de Reynosa lo que constituye un delito, aunque yo lo veo simplemente como un abuso y una tortura.

Estos equinos, circulan entre los autos y camionetas de las personas o los camiones de trasporte público y tráileres de carga pesada, fustigados, azotados por las personas que los explotan para correr al paso incluso de los automóviles, bajo el inclemente sol, a temperaturas que pueden superar los 40 °C con pesadas cargas e incluso siendo también atropellados en las mismas calles, donde no solo los animales resultan heridos o muertos, pero si en donde siempre son solo ellos víctimas de los humanos.

Sé que para algunas personas percibir sensiblemente que un animal sufre y que además es perfectamente capaz de sentir angustia, miedo, dolor, hambre y cansancio como nosotros, puede que no sea sencillo y es una tarea complicada educacional de lograr, esto lo sé porque además de escribir también hablo de esto con las personas y me doy cuenta de que algunas de ellas piensan que los tratan bien y otras tantas son completamente indolentes e indiferentes al animal, que ni siquiera lo ven como un ser vivo, sino simplemente como parte del resto de los fierros viejos conque están hechos sus mugrosos y destartalados carretones acumuladores de basura.

abuso animal reynosa
abuso animal en reynosa Tamaulipas

Muchos de estos carretoneros son padres de familia que trabajan ayudados de sus hijos, otros tantos son adolescentes a los cuales incluso los he encontrado en estado de ebriedad y bueno en ese estado pues ni siquiera se ha de intentar que entiendan, pero aun así es posible decir que hoy en día la cotidianidad de estos animales está lejos de toda consideración o piedad por parte de los humanos que los explotan, y que no reciben tampoco apoyo ni capacitación para dejar el uso de animales y optar por el uso de otro tipo de vehículos motorizados como puede ser el de motocicletas.

Pero no se trata de hablar de los puntos negros y de beneficios económicos que se mantienen a través de esta práctica animal, sino de hacer hincapié en un llamado a la conciencia que debe prevalecer en esta época “de modernidad”. En especial hago un llamado al COMUSA (Consejo Municipal de Salud Animal) para retirar de las calles3 a los equinos y demás autoridades involucradas ya sean sanitarias y de tránsito vehicular.

Con la simple visión de conseguir una cultura con una ética hacia los animales, una ética que los dignifique y al mismo tiempo nos convierta en humanos con la conciencia que nos corresponde no solo en un municipio, un estado, un país, sino verdaderamente en el mundo, pues en toda sociedad el trato que le da a sus animales está íntimamente ligado al trato que se dan entre las personas.

Y sobre todo que a mi entender se trata de interiorizar y despertar la conciencia desde los niños de que nuestro papel y responsabilidad en el mundo es decir como “hombres” es la de cuidar de estos equinos, como también de todos los animales y que la coexistencia y convivencia con todos ellos es también nuestra ineludible responsabilidad y que en ello consiste la modernidad verdadera y no solo en poseer el ultimo “smart phone” de moda pasajera.

1  DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES La declaración, proclamada el 15 de octubre de 1978, fue aprobada por la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y posteriormente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

  • Artículo 1

Todos los Animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia.

  • Artículo 2

a) Todo Animal tiene derecho al respeto.

b) El hombre, en tanto que especie animal, no puede atribuirse el derecho a exterminar a los otros animales o de explotarlos violando ese derecho. Tiene la obligación de poner sus conocimientos al servicio de los Animales.

c) Todos los Animales tienen derecho a la atención, a los cuidados y a la protección del hombre.

  • Artículo 3

a) Ningún Animal será sometido a malos tratos ni a actos crueles.

b) Si es necesaria la muerte de un Animal, ésta debe de ser instantánea, indolora y no generadora de angustia.

(Lee los 14 artículos de esta declaración en: http://www.faunaiberica.org/pdf/declaracion-derechos-animales.pdf )

2 Y en lo referente a lo dispuesto por la Ley de Protección a los Animales para el Estado de Tamaulipas, en su artículo 23 fracción segunda que menciona: Impedir el uso y tránsito de vehículos de tracción animal en vialidades asfaltadas y para fines distintos al uso agrícola.

3 Reglamento Para La Protección y Control de Animales Domésticos y de Granja del Municipio de Reynosa, se compromete en el Artículo tercero, fracciones:

I.- Vigilar y exigir que se cumpla lo estipulado en la Ley de Protección a los Animales para el Estado de Tamaulipas;

II.- Coadyuvar con las Autoridades Estatales y Federales en la protección y regulación de la vida y desarrollo natural de los animales;

III.- Fomentar un trato humanitario hacia los animales

Comenta en el recuadro