Cuando eres soltero o soltera es muy fácil crear en nuestra cabeza a la persona perfecta para nosotros y cuando conocemos a alguien que cumple alguno de los requisitos ¡bam! Creemos que ahí está esa princesa o príncipe que cambiará nuestra vida. Sí, admito que me ha pasado y sé lo que es creer que he encontrado al amor de mi vida y que tendré una relación perfecta donde todo será color rosa ¡error!.

Puede que efectivamente las primeras citas todo sea miel sobre hojuelas, que claramente exista ese click especial y que sientas el circo de mariposas en la panza cada que está contigo, pero como en todo existen fallas y toda relación por más perfecta que sea tiene sus detalles.

Toda relación requiere esfuerzo, acuerdos, aunque sean perfectos el uno para el otro, puedes estar muerto de amor, ser almas gemelas si tú quieres y aún así necesitaran trabajar en su relación. ¡Bienvenido al mundo real! Ya no se trata sólo de ti sino de USTEDES. Ambos dos. En esta nueva dinámica tus acciones, decisiones, comportamiento, tono de voz, cambios de humor, etc influyen en las reacciones de la otra persona y viceversa.

Una relación es tener un compañero, como en esos trabajos en equipo en los que tenías que ponerte de acuerdo para entregar algo minimamente decente. Tener un compañero puede ser fabuloso pero también abre un camino lleno de subidas y bajadas, pues te enfrentas a alguien que como tú tiene un gran equipaje, defectos, virtudes y pasado.

Si has estado en una relación seria sabrás que existen esos momentos donde no sabes si has cometido un error o si estás en la relación correcta. A veces sientes que  las cosas no van como se supone que tendrían que ir, pero calma, todas las relaciones tienen sus puntos y hasta cierto punto es bueno porque las parejas que sobrepasan esas pruebas salen más fortalecidas. Cuando un problema o tropiezo se maneja de forma incorrecta entonces puede causar un daño irreparable.

5 datos verdaderos que (quieras o no) pasan en todas las relaciones:

1. Habrá peleas:

angry-couple

Pelear con la persona que amas es horrible, pero también inevitable, habrá desacuerdos y a veces el enojo será tal que no podemos evitar la pelea. Digamos que es el regreso a la realidad, volvemos a lo mismo si al principio todo era “perfecto”, pues creemos que tenemos a la persona más maravillosa del mundo al lado nuestro y que las peleas nunca sucederán. Quizá puedes creer que jamás pelearan pero hasta la pareja más compatible del mundo tiene sus desacuerdos. .

Lo ideal no es no pelear sino aprender a hacerlo. Aprender a discutir y llegar a soluciones concretas, sin gritar ni agredir a la otra persona, sin aventar objetos o palabras hirientes. Es difícil controlarse cuando estamos invadidos por la ira, así que el mejor tip que puedo darles es no pelear en el momento del desacuerdo sino esperar para poder discutir tranquilamente. Ante cualquier conflicto es bueno recordar que ambos están en el mismo equipo y tienen que llegar a alguna solución que sea benéfica para ambos.

2.- Pedir perdón vs tener la razón.

sorry

Tiene mucho que ver con el punto anterior y es que siempre en las peleas ambos creen que su punto es el verdadero y algunas veces alguno de los dos tiende a “hacerse la víctima” y pintan al otro como “el villano” y eso hace que inmediatamente pasen a equipos distintos, opuestos y entonces comienza la batalla por quien está bien y quien está mal. Esto hace que ambos tomen su armadura listos para defenderse y contraatacar en el momento preciso.

Quizá tengas razón y tal vez merezcas “ganar”, pero al final puedes pedir más que una simple pelea. A veces es mucho mejor tragarte ese orgullo y decir “lamento que hayamos peleado” o “lamento que te hayas sentido mal”, sí, tal vez creas que la otra persona está siendo testaruda, irracional, o que es injustificada su actitud pero si lo piensas bien no importa quien tiene la razón sino que no quieres herir a la persona que amas.

Si es la otra persona quien te ofendió entonces díselo de forma que no sienta que le estás atacando. Algunas veces como dijimos habrá peleas, alguno de los dos hará algo tonto que hiera al otro y sentirán que están totalmente en lo correcto y que el otro es un tonto por ofenderse pero a fin de cuentas no importa si alguien está bien y el otro mal, ponerte necio no te lleva a ningún lado y si me lo preguntan la mayoría de las veces ambos tienen algo de razón.

3.- El resentimiento destruye.

Divorcing couples

¿Quieres saber cual es el asesino no. 1 de las relaciones? El resentimiento. Va matando lentamente el amor, el deseo. Mientras más tiempo lleve una relación más oportunidades hay de acumular el rencor, ese día que cancelo su cita 5 cm antes de la hora acordada, esa noche que salió y nunca contesto las llamadas, la vez que olvidó su aniversario, esa vez que discutieron y nunca pidió perdón…

Claro que habrá veces que en una relación salgas lastimado, aún si tienes al lado a la persona más dulce del mundo, algunas veces te pedirán disculpas o las pedirás tú, escucharás un “tenemos que hablar” y todo saldrá bien y será tu responsabilidad sobreponerte a esos baches. No puedes ir por la vida acumulando rencores porque son como pequeñas semillas que una vez plantadas sólo esperan crecer.

Es difícil, lo sé, es imposible que nunca exista lada que hiera tus sentimientos aún y cuando se hayan disculpado de la manera más sincera del mundo, es como si ese evento quedará tatuado en tu cabeza. Puede que si aceptes la disculpa, que por fuera todo esté bien pero tu cabeza diga “¿Cómo puede ser que haya hecho esto?” Sigue ahí, no lo has dejado ir.

¿Mi consejo? Si ya se disculpo, si ya paso, déjalo ir. No guardes sentimientos negativos, para avanzar hay que ir con la mejor actitud, ya lo pasado pasado. OJO: No hablo de violencia, infidelidad o maltrato, sino de cosas que se hacen sin malicia. Es mejor un futuro feliz que vivir amargado por el pasado.

4.- Tiempos difíciles.

couples-tumblr-photographyblack-and-white-couple-love-vwscocqt

Las relaciones son como las plantas, con un poco de agua, sol y cariño crecen y florecen. Algunas veces será complicado pero al final siempre valdrá la pena. Algunas veces cuestionarás esto, pensarás si vale la pena tanto esfuerzo, si lo están valorando, si estás con la persona adecuada, pasaras tentaciones, nadie dijo que sería fácil. ¡Si fuera fácil todos tendríamos la relación perfecta!

Una relación es un compromiso, el de compartir una vida juntos, lo bueno, lo malo y lo peor. A pesar de ser dos individuos con una vida propia, con gustos distintos, con hobbies e intereses, con necesidades, perspectivas y valores, se comprometen a estar juntos por algo en común: el amor. Algunas  veces resulta que son totalmente compatibles y que comparten muchas cosas en común, el modo de vida, las metas, etc. Pero en otras ocasiones es como juntar agua y aceite y es un reto enorme el permanecer juntos.

Ahí es cuando se entiende la importancia del compromiso y es gracias a la empatia que se logra construir un futuro juntos.

5.- Puede que tú seas el problema.

problem

Ok. es cierto, NADIE quiere darse cuenta de que las cosas no funcionan porque tenemos la culpa. Pero algunas veces desgraciadamente es así. Sin darnos cuenta dejamos de poner de nuestra parte y es como si empezaran un juego de tirar la cuerda juntos y de pronto tu soltarás el extremos dejando a tu pareja tirando solo/a. Y este es el momento en que realmente necesitas una bofetada de realidad. Pasa que es mucho más sencillo culpar al otro, si te sientes insegura/o, celosa/o, es el otro el que te hace sentir así, cuando la realidad es que ya te sentías así incluso estando sola/o.

Todos llevamos cierto equipaje, cosas sin resolver y esas cosas saldrán a la luz tarde que temprano porque el amor remueve lo más profundo del ser y estando con la persona adecuada no hay miedo de ser uno mismo y todo sale incluso te ayuda a conocerte más a ti mismo, saca tu verdadero yo. Algunas veces conocer a profundidad a la otra persona es hermoso y te llena de alegría pero otras veces hay cosas con la que preferirías no lidiar.

Lo importante es averiguar si esto que te está pasando internamente ha sido detonado por algo que hizo el otro o es algo que esta surgiendo de ti, de tu mente. Y siendo así ¿tu relación realmente te hace sentir bien? ¿Segura/o? ¿Realmente estás mejorando aspectos de ti para llevar una buena relación? ¿Te hace sentir amada/o?

El primer paso para una buena relación es trabajar en ser mejor, ser honesta/o contigo misma/o y así lograr que tú pareja te conozca realmente tal cual eres. Claro que tu pareja puede ayudarte pero no puede trabajar en ti por ti. Sólo tú puedes controlar tus emociones.

Las relaciones pueden ser complicadas a veces, pero cuando estás con la persona adecuada todo sale bien. Una relación sana, amorosa, pura, puede engrandecer tu vida de una manera única y te lleva a la mejor versión de ti mismo.

Comenta en el recuadro