Las citas, parece que son una eterna tortura en la que nunca sabes cómo pueden salir las cosas. Desde el momento en el que tienes que decidir qué ponerte hasta qué es lo que deberías y no deberías mencionar, empieza una de las situaciones más incomodas de una noche a partir de la cual podría o no empezar una relación.

Bueno, primero que nada, calma. No necesitas agobiarte con cosas que aún no han sucedido y menos estropear tu cita mentalmente antes de siquiera cruzar el umbral de tu puerta. Ahora, ya con una actitud más positiva te daré 10 cosas que NUNCA, bajo ninguna circunstancia debes mencionar a lo largo de tu cita.

1.- TU EX: Creo que a tu nuevo prospecto no le interesa si quieres hablar mal de tu anterior pareja, o si aun no la has superado o si ese lugar al que te está llevando a cenar es a donde salían pasar las tardes. Nada de mencionar el pasado, sinceramente, a menos que tu cita lo pregunte, creo que es mejor dejar a tu ex guardado en la caja de recuerdos del pasado. No querrás pasar tu cita llorando por tu ex, preguntándote o comentando que fue lo que salió mal haciéndote parecer una persona amargada y ardida ¿o sí? Una persona moquienta, llorona o amargada no liga.

2.- SEXO: En una primera cita no es necesario que le cuentes a tu prospecto tu adicción al sexo, cuantas revistas o películas porno posees o que poses disfrutas más. En un primer momento dudo que le quieras compartir acerca de tu bolsa de juguetes sexuales que guardas en tu closet. Seamos realistas, es una primera cita y a menos que seas una persona fácil y tu prospecto solo quiera alguien con quien pasar la noche, no van a terminar en la cama. Así que, guardemos las platicas sexuales para después, cuando el nivel de confianza haya crecido y estén considerando compartir una noche íntima.

3.- DEFECTOS: Sí, está bien, todos tenemos defectos pero no son algo que debas ir ventilando en éste primer momento. El punto aquí es crear una buena primera impresión, interesar a la otra persona para que acepte volver a salir, no espantarlo con todo lo que consideramos malo en nosotros. Aquí aplica también las costumbres un poco inusuales como el hacerles funeral a todos los peces dorados que se te mueren o que aún duermes con tu peluche de la infancia llamado Cookie. Creo que tendrán tiempo de conocerse mejor en citas posteriores, deja el misterio de ir descubriendo cosas de ti.

4.-  FINANZAS: De primer momento es mejor dejar de lado el que no ganas lo suficiente para pagar tu propio departamento y por eso vives con tus padres, o que estás ahogado en deudas con el banco. Hablar de eso es igual de sexy que soportar a alguien que presume de lo mucho que gana, de las vacaciones que se paga, de cuántas veces al año cambia carro o si ya compró un yate. A nadie le gusta discutir de dinero en una primera cita. Tengas o no tengas solvencia económica, ese no es tema para la primera cita, a menos que salgas con una caza fortunas o un vividor.

5.- MASCOTAS: No digo que no menciones que tienes un perro, un gato o lo que sea. Sólo digo que mostrarle a tu prospecto las fotos de Fido disfrazado de calabaza en Halloween podría ser un poco raro. Eso, mencionar que no podrías dormir en otra casa porque Fido no duerme solo o traer a cuenta a todas tus mascotas muertas desde la infancia puede pasarte directo al NEXT!

6.- DIETAS Y EJERCICIO: Créeme está perfecto que te cuides y que hagas deporte pero… hablar de tus 150 dietas para adelgazar o tus rutinas matadoras en el gym no son tema de conversación para tu primera cita. Tu prospecto no querrá saber cuántas calorías tiene la pasta que acaba de ordenar o cuantas horas de gimnasio tendrá que hacer para bajar el pastel de moras que consumió. Vegetarianos, un consejo, no hablen del tema mientras su pareja disfruta un bistec o algo parecido, lo último que querrá mientras corta su carne es que le digas como matan a las vacas y como sufren para poder obtener un corte de carne.

7.- ADICCIONES: Aquí entran el “estuve en un rehab” claro está, pero también hablo de tus historias de “una vez estaba taaaaan borrach@” o “una vez fumando marihuana con unos amigos”. CERO, no quieres que tenga la impresión de que eres una persona con esas adicciones, además siendo honestos esas historias no son dignas de compartir en las primeras citas. A menos que te parezca maravilloso contar de la vez que te golpeaste la cabeza intentando vomitar en el baño de tu amigo después de una súper fiesta.

8.- CITAS ANTERIORES: El “una vez salí con una persona que…”, no aplica. A tu prospecto no le va a interesar con quien saliste antes de esta cita, están conociéndose así que esas historias pueden ser para más adelante. De nueva cuenta te repito que para algunas cosas hay que desarrollar un nivel de confianza entre ustedes que seguramente surgirá conforme sigan saliendo. De momento es mejor que no sepa si saliste antes con un negro de dos metros o con una modelo de Vicky Form.

9. – QUEJAS: Quizá odias tu trabajo, el lugar donde vives, la carrera que elegiste, la forma en la que el mesero los está atendiendo, pero… ¡a nadie le gusta salir con una persona quejumbrosa a una primera cita! Desde las que se la pasan quejándose de sus dolencias como si uno fuera doctor hasta las que no paran de hablar de cosas que “les revientan” de salir al cine cuando hay niños pequeños o los que se quejan de sus padres, estás personas son un turnoff de las citas. Está bien que quieras dar tu opinión pero hazlo sin parecer que están ante de una persona que se queja hasta del aire que respira.

10. – FOREVERALONE: Por favor, no hables de lo desesperado que estás por encontrar pareja, las citas huelen la desesperación, ok, no la huelen, pero si se detecta en frases como: “No sé porque no he encontrado pareja”, “Quizá no valga tanto la pena y por eso siempre han cortado conmigo” y es peor si dices “Creo que me quedaré sola@ el resto de mi vida” o “Si no me caso éste año me daré por vencid@”.  Esas cosas déjalas para tu terapeuta que se encargue de arreglar tus issues mentales, para tu cita es mejor mantener la calma y mostrar tus mejores cualidades. Usar frases que huelen a soledad y desesperación es tan malo como intentar ligar con la típica frase “¿Tan bonita y sin novio?”.

Así que ya lo sabes, tómalo con calma, respira y confía en ti mism@. Evita que los nervios te traicionen y NUNCA por favor menciones ninguna de las anteriores. Suerte.

Comenta en el recuadro